Un delfín muere solo en un acuario abandonado en Japón
  1. Alma, Corazón, Vida
SE INTENTÓ LIBERARLO

Un delfín muere solo en un acuario abandonado en Japón

Una organización ecologista denuncia que el caso de Honey no es aislado y se da en más partes del mundo

placeholder Foto: Honey, en su piscina. Foto: Dolphin Project
Honey, en su piscina. Foto: Dolphin Project

Un delfín que vivía en un acuario japonés abandonado acaba de morir, a pesar de los esfuerzos de los ecologistas por liberarlo. La noticia ha sido un mazazo para los activistas.

Un delfín hembra, llamado Honey, estaba solo en una pequeña piscina en el Acuario del Parque Marino, al este de Tokio, junto con 46 pinguinos y cientos de peces y reptiles. Un empleado tenía la tarea de alimentar a los animales que habían quedado en el acuario desde que este fue abandonado en 2018, sin embargo, todos estaban principalmente solos.

Desde Dolphin Project, una ONG dedicada al bienestar y el cuidado de los delfines, se había intentado trasladar al animal desde hace más de un año, pero las conversaciones con los responsables del acuario no llegaron a buen puerto. Según revela la ONG, en noviembre de 2018, el acuario estaba endeudado y buscando un comprador. Al año siguiente, en 2019, descubrieron que el acuario había sido vendido, y junto con él, Honey.

Denunciando la situación desde 2018

"A finales de febrero de este año, nos pusimos en contacto con nuestros colegas japoneses, una vez más, intentando comprar a Honey para que pudiera retirarse en paz y dignidad. Estas conversaciones terminaron a principios de marzo cuando se hizo evidente que Honey era poco probable que sobreviviera", señala en un comunicado, citado por LAD Bible, la ONG. "Más tarde, el 29 de marzo, Honey murió en su tanque".

placeholder Parque Marino donde se encontraba Honey. Foto: Dolphin Project
Parque Marino donde se encontraba Honey. Foto: Dolphin Project

Un video de Dolphin Project mostraba en septiembre de 2018 la difícil situación de Honey, que se vio obligada a vivir sus últimos días en un pequeño tanque sin prácticamente ninguna estimulación o interacción con nadie ni nada.

La difícil situación de Honey atrajo la atención mundial, y provocó un gran movimiento dentro de Japón. Aunque, trágicamente, la delfín no fue capaz de escapar de su cautiverio. "Honey seguirá siendo la imagen del cautiverio de delfines durante muchos años", reza el comunicado.

Lamentablemente, no es un caso aislado. Dolphin Project ha estado recibiendo e investigando múltiples informes de animales abandonados y dejados morir por innumerables razones. "Hemos encontrado delfines en los Estados Unidos, Corea del Sur, Haití, Indonesia, Guatemala, Nicaragua, Colombia y Brasil, que se encontraban en situaciones similares a la de Honey. En muchos casos, pudimos rehabilitar y liberar con éxito a estos mamíferos".

Animales ONG Japón Ecología Maltrato animal
El redactor recomienda