¿La cuarentena te empieza a pasar factura? Cuida tu salud evitando estos malos hábitos
  1. Alma, Corazón, Vida
EN LA BUENA DIRECCIÓN

¿La cuarentena te empieza a pasar factura? Cuida tu salud evitando estos malos hábitos

Al estar encerrados en casa, podemos desarrollar actitudes y comportamientos que no son nada saludables. Por ello, conviene actuar con cabeza

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Al comienzo de esta cuarentena que nos ha hecho a todos los españoles permanecer en casa, seguro que la lista de buenos propósitos inundaba nuestra mente. Pero conforme los días van pasando, es probable que ya ni te acuerdes de cuál era el primero, el tercero o el último. Obviamente, si pasamos las jornadas enteras en casa, es normal que nuestros horarios de sueño se vean afectados, nos invada de vez en cuando la ansiedad y nos dejemos llevar por algún que otro vicio que teníamos más o menos superado.

Lo primero es no culpabilizarse demasiado si vemos que pasan los días y nuestra actitud no es la mejor. Y lo segundo, usar toda nuestra capacidad racional para 'darle la vuelta a la tortilla' y manejar esta cuarentena con buena disposición. El estado de ánimo también es un reflejo del modo en que nos alimentamos y vivimos, por lo que es esencial mantenernos sanos y disciplinados para no llevar peor este proceso.

Evita el exceso de información, si estás pendiente de la actualidad minuto a minuto, tienes más riesgo de desarrollar cuadros de ansiedad

Para ponerle solución, primero hay que darse cuenta de qué estamos haciendo mal. Y una vez localizado el problema, ponerle remedio antes de que esos malos hábitos que hemos empezado a adoptar se conviertan en rutina y no podamos eliminarlos después de nuestro día a día. A pesar de que puedas incurrir en estos actos, recuerda que estamos viviendo un momento excepcional en el que es normal que nos sintamos débiles y no actuemos como querríamos. Mucho ánimo para estos días y quédate en casa, pendiente de los tuyos, al margen de todos estos errores en los que puedas caer.

Pasar demasiado tiempo frente al televisor

En una crisis como la que estamos viviendo, es normal que sintamos la necesidad de estar informados de lo que ocurre en todo momento; básicamente porque lo que está sucediendo al fin y al cabo ha afectado a todas y cada una de las vidas de todos nosotros. El medio de información más clásico sigue siendo la televisión, a pesar de que internet y las redes sociales sean el más usado a nivel individual. Además, los programas especiales que tratan la crisis del coronavirus se han multiplicado en la pantalla (y es que realmente apenas hay otro tema del que hablar).

Para calmar el hambre, lo mejor es que optes por fruta fresca: es una gran fuente de vitaminas, con lo cual estarás más inmunizado contra el virus

Ante todo, evita el exceso de información, ya que si estás pendiente de la actualidad minuto a minuto, tienes más posibilidades de desarrollar cuadros de ansiedad que si procuras desconectar un poco del tema. Por otro lado, es probable que a tu cuerpo no le guste nada la idea de pasar todo el día sentado en el sofá o postrado en la cama. Aunque no puedas salir de casa, hay muchas opciones de ejercicios para realizar dentro de casa. Por tanto, saca tu fuerza de voluntad y vuelve a la actividad física para notar el cuerpo más relajado y la mente más despierta.

Beber demasiado

El uso y consumo de alcohol es bastante paradójico: bebemos cuando celebramos algo importante y también para paliar las malas noticias. O simplemente por aburrimiento. Esta concepción de las bebidas espirituosas y fermentadas es muy peligrosa. Recientemente, los supermercados y tiendas de alimentación han percibido que, junto con el papel higiénico, los productos que más pronto se han acabado han sido la cerveza, el vino o las bebidas destiladas.

Foto: Las ventas de cerveza aumentan en un 78%. (Foto:Efe)

Estar encerrado en casa también provoca que a lo mejor se nos vaya un poco la mano con la botella, un problema que es urgente atajar, ya que el alcohol no deja de ser una droga muy adictiva que acaba pasando factura al organismo. Y no solo eso, sino que si se consume en exceso puede disminuir la resistencia de nuestro sistema inmunológico a los virus y bacterias, un mecanismo de defensa tan esencial en estos tiempos que corren. Por tanto, no te la juegues.

Comer a deshoras

¿Cuántas veces te habrás levantado en mitad de la noche a por un 'snack'? Seguro que más de una, y realmente son esta clase de cosas las que hacen que podamos ganar más peso de la cuenta, ya no tanto la inactividad física. La ansiedad también provoca este tipo de antojos. Para calmar el hambre o esas ganas irrefrenables de llevarte algo a la boca, lo mejor es que optes por fruta fresca: es una gran fuente de vitaminas, con lo cual estarás más inmunizado contra el virus o posibles enfermedades.

Fumar en exceso

Esta es otra de las consecuencias de tener ansiedad: y es que en periodos así, la forma que muchos tienen de calmar los nervios no es sino encenderse otro cigarrillo, algo nada sano y más teniendo en cuenta que la enfermedad que todos conocemos ataca directamente al pulmón. Calma tus ansias de fumar enganchándote a otros productos más sanos, ya sean fruta, té o frutos secos. Si crees que necesitas dejarlo urgentemente, puedes pedir ayuda en la farmacia con medicamentos para eliminar el mono del tabaco. Ahora mismo es de vital importancia que te cuides, todo lo contrario de lo que te produce este vicio.

Salud Televisor Salud mental Vida saludable
El redactor recomienda