Cómo limpiar y desinfectar tu baño correctamente en menos de media hora
  1. Alma, Corazón, Vida
EN PLENO CONFINAMIENTO POR EL COVID-19

Cómo limpiar y desinfectar tu baño correctamente en menos de media hora

Pequeños consejos para que la limpieza de uno de los lugares más importantes de la casa sea perfecta y dé gusto pasar horas disfrutando del hogar

Foto: Cómo limpiar y desinfectar tu baño correctamente en menos de media hora
Cómo limpiar y desinfectar tu baño correctamente en menos de media hora

La crisis del coronavirus ha hecho que sean muchas las personas que pasan horas y horas confinadas en casa. Esto ha provocado dos fenómenos importantes e inesperados: por un lado, la aparición de artistas anónimos que deleitan a sus vecinos desde los balcones para que el tiempo pase más rápido; por otro, que muchas personas se afanen en limpiar la casa para que esté perfecta.

Porque este asunto, el de la limpieza, se ha convertido en fundamental en los más de diez días que los españoles llevan confinados después de que se decretara el estado de alarma. Se pasan más horas en casa, lo que hace que se ensucie más; pero, además, el temor al Covid-19 hace que nos lavemos más las manos y que queramos tener todo perfectamente limpio para evitar teóricos contagios.

Foto: Fuente: iStock

Sea como fuere, el caso es que son muchos los que quieren tener su casa en perfecto estado en estos momentos en los que se disfruta de ella, aunque sea por obligación, más de lo normal. Y para ayudarte a mantener uno de los lugares más importantes de la casa, te hemos preparado unos pequeños consejos para limpiar y desinfectar el baño en apenas media hora.

Comienza por el principio

En el baño, como en cualquier otra estancia de la casa, amontonamos multitud de objetos: jabones, cremas, espumas, cepillos de dientes… la lista es infinita. Así que lo primero que hay que hacer es retirar todo de su sitio: para ello, hazte con un par de cajas y vete colocando todo en esos contenedores fuera del baño hasta que lo dejes totalmente vacío, tanto de objetos pequeños como grandes (básculas, taburetes, papeleras, etc).

Podemos aprovechar cuando se vacíe el baño para tirar viejos objetos acumulados con el tiempo que bien han caducado o bien no vamos a usar nunca

Una vez que el baño está vacío, llega el momento de limpiar. El primer paso es acabar con el polvo acumulado en el suelo así que hay que barrer o pasar el aspirador (mejor esta segunda opción). La razón es que al barrer levantamos mucho polvo, aunque no se vea, así que si primero limpiamos los muebles y después barremos, el polvo volverá a alojarse sobre los objetos ya limpios.

Después llega el momento de aplicar los productos de limpieza. Es importante no hacerlo directamente sobre las superficies, sino echar el producto en una bayeta y, con ella, ir limpiando los azulejos, la bañera con su mampara y la pila o lavamanos. Además, debemos aplicar un producto diferente para el inodoro, a ser posible, un desinfectante para eliminar todos los gérmenes. Después, debemos dejar que el producto actúe y no tener prisa por retirarlo.

Da gusto entrar en baño que huele a limpio (Foto: Pixabay)
Da gusto entrar en baño que huele a limpio (Foto: Pixabay)

Una vez que hemos esperado un tiempo prudencial es momento de limpiar y retirar el producto. Comenzaremos por los azulejos, ya que es el frente más grande al que nos enfrentamos: para ganar tiempo podemos usar un paño de cocina, más grande que una bayeta normal, o una toalla de mano que luego echaremos a lavar. Cuando hayamos acabado con los azulejos tendremos la sensación de que ya hemos superado el ecuador de la tarea.

Todo listo en 30 minutos

Después de los azulejos pasamos a la bañera con la mampara si la tuviera o bien al plato de ducha. El truco en este caso es usar papel de periódico para que los cristales queden perfectos. Una vez limpia pasamos a la pila o lavamanos, con la que haremos el mismo proceso, aunque con una bayeta limpia para lavamanos y grifería y volviendo a utilizar papeles de periódico para el espejo que normalmente tenemos enfrente.

Foto: Foto: iStock.

Ya van quedando pocos objetos por limpiar: si en vuestro baño hay bidé, es el siguiente objetivo; en caso negativo, pasamos directamente al inodoro. Es importante dejarlo para el final para que el desinfectante haya hecho su trabajo: si tienes suficientes trapos, dedica uno solo para este sanitario; si andas justo, utilízalo para el final y échalo a la lavadora directamente para que no toque otras superficies.

Una vez que hemos terminado llega el momento de fregar el suelo. Cuando terminemos y se haya secado es hora de volver a colocar todo en su sitio, comenzando por los objetos más voluminosos. Eso sí, deja un paño ligeramente húmedo para que, según vas colocando cada objeto en su mueble o estantería, se pueda repasar si tiene algo de suciedad.

Muchos objetos como jaboneras o vasos para los cepillos pueden meterse en el lavavajillas, ahorrándonos un tiempo precioso

Un truco final es meter en el lavaplatos todos los objetos del baño que se puedan aprovechar: vasos para el cepillo de dientes, jaboneras, etc. De Esa manera, cuando volvamos a colocarlo todo estará perfectamente limpio y reluciente. Seguiremos estando confinados pero, al menos, disfrutaremos de una limpieza total en nuestra casa y, además, en un tiempo récord.

Limpieza Coronavirus
El redactor recomienda