el físico perfecto

La increíble historia de las dietas milagro: lombrices, caucho y otras ideas desquiciantes

Si creías que los cánones de belleza actuales son los que han marcado que se cometan locuras por tener un cuerpo estilizado, te equivocabas. La historia viene de largo

Foto: Charles Goodyear.
Charles Goodyear.

Cuando hace unos años se puso de moda la dieta Dukan, todo el mundo se llevó las manos a la cabeza. Este polémico plan de adelgazamiento, creado por el doctor Pierre Dukan, existía desde hacía más de 30 años, pero no fue hasta los 2000 cuando cobró verdadera popularidad. El método se basa en una ingesta masiva de proteínas y la prohibición de carbohidratos, y pese a que muchos de sus seguidores aseguraban haber perdido varios kilos en pocas semanas, sus peligros son muchos: efecto rebote, cansancio, cetosis e incluso a algunas mujeres les afecta a la menstruación.

A pesar de ello, la historia de las dietas milagro es extensa y tiene un largo recorrido en la historia de la humanidad. Por lo menos, desde que el canon de belleza (especialmente el femenino) pasó a ser la delgadez. Aun así, si nos remontamos atrás, veremos que la Paleo y la Keto no son los únicos regímenes potencialmente peligrosos que el ser humano ha decidido llevar a cabo para encajar con los estándares.

Dietas de personajes históricos

Uno de los personajes más famosos por realizar una dieta de lo más particular fue Sissi Emperatriz. Se ha teorizado mucho al respecto, y se cree que podía sufrir anorexia y bulimia: su alimentación se basaba exclusivamente en pescado hervido, alguna fruta y jugo de carne exprimida, aunque de vez en cuando comía dulces de forma compulsiva, entonces lo compensaba con maratonianas sesiones de gimnasia. Estaba obsesionada con mantener su peso en 50 kilos (a pesar de que medía 1,72 centímetros) y de que su cintura fuera de tan solo 47 centímetros.

La teoría de la 'dieta de la tenia' era que las lombrices absorberían la comida. Esto causaría pérdida de peso, diarrea y vómitos

Igual de extraña era la dieta de Lord Byron que, según cuentan, también luchó toda su vida por mantenerse delgado y se alimentaba exclusivamente de galletas y patatas bañadas en vinagre. Y quizá el vinagre no fuera algo tan llamativo o peculiar, como ya adelantábamos en otra ocasión, en la actualidad muchos expertos recomiendan tomar al menos dos cucharadas (o incluso mezclándolo con levadura) de vinagre de sidra de manzana, un producto de muy bajo aporte calórico que ayuda a adelgazar. Quizá era tan solo un adelantado a su tiempo.

Antiguo anuncio.
Antiguo anuncio.

Conocida también por su pérdida de peso fue la cantante María Callas, pues, según cuenta la leyenda, a comienzos del siglo XX se puso de moda una peculiar dieta que ella decidió seguir: el conocido como régimen de la solitaria, mediante un producto llamado Sanitized Tape Worms prometía el rápido adelgazamiento sin ningún tipo de ejercicio, sin efectos secundarios. Consistía en ingerir huevos de la lombriz tenia o solitaria, a menudo en forma de píldora. La teoría era que las lombrices llegarían a la madurez en los intestinos y absorberían la comida. Esto causaría pérdida de peso, diarrea y vómitos. Luego, con otra simple pastilla, cuando ya hubieras adelgazado lo suficiente, te desprenderías de los 'bichos'. Por supuesto, la tenia crece y puede producir problemas de vista, meningitis, epilepsia y demencia, por lo que no era la panacea que en principio se prometía.

Otros planes locos

Las lombrices no han sido el único plan peculiar en la historia de las dietas. Ahí está, por ejemplo, el régimen a base de arsénico. En realidad este era uno de los componentes de las píldoras que tomaba la gente, el problema es que los fabricantes en muchas ocasiones ni siquiera se molestaban en anunciarlo, y como la gente tomaba más de la dosis recomendada, podía acabar envenenándose.

La alimentación de Sissi se basaba en y jugo de carne exprimida y además realizaba sesiones maratonianas de gimnasia

A mediados del siglo XIX, Charles Goodyear averiguó cómo mejorar el caucho, y con la llegada de la Revolución Industrial y la producción en masa, su uso se extendió, según informa 'BBC'. Eso incluía los corsés y bragas de goma. La idea era que la goma hiciese presión sobre la grasa y causaba sudoración, lo que se traducía en pérdida de peso (los había para hombres y mujeres). En la realidad, el proceso producía un gran deterioro de la piel, expuesta a la humedad durante tanto tiempo, pues se volvía vulnerable a infecciones. La llegada de la Primera Guerra Mundial acabó con la moda, ya que empezó a necesitarse el caucho para la industria militar.

¿Alguna vez te han dicho que mastiques mucho si quieres adelgazar? Pues no hay nada nuevo en ello. A principios del siglo XX, la dieta de Horace Fletcher ya defendía algo así: consistía en masticar los alimentos un mínimo de cien veces, tras las cuales los restos de comida no se tragaban, sino que se escupían. Así (se suponía), absorbías todos los nutrientes de la comida pero no las calorías. ¿Te parece que suena a sinsentido? Probablemente porque lo es.

Buscamos soluciones instantáneas. Eso es un motivo de que la gente se fíe de propuestas que, desde un punto de vista racional, son 'mágicas'

Tanto como la publicidad de cigarrillos Lucky Strike, que en los años 20 se vendía como método adelgazante, pues encendiendo uno se te quitarían las ganas de comer dulces. Así mismo, la denominada como dieta de 'La bella durmiente' también adquirió mucha fama el siglo pasado, y de nuevo gracias a un famoso: Elvis. Este plan consiste en dormir más horas para, de esta forma, eliminar las ganas de comer. Esta dieta, sin embargo, no es aclamada por todos, ya que para poder dormir más, algunas de las personas que la siguen necesitan echar mano de alguna ayuda, como somníferos o sedantes. Además, otras opiniones recomiendan permanecer en la cama durante periodos de hasta 20 horas.

Qué opinan los expertos

¿Por qué? ¿A qué se debe que, pese a que sabemos los problemas de salud que acarrean las dietas milagros, muchas personas aún así decidan realizarlas? Según cuenta el psicólogo Agustín Soler a este periódico: "En mi opinión, la población en general se fía de lo que ve y oye en los medios de comunicación: televisión, radio, prensa escrita y digital... esto es extensivo a todo tipo de contenidos, no solo a los que se refieren a las dietas. Lo que pasa es que hay temas que nos tocan la fibra más directamente, y este es uno de ellos, porque todos queremos lucir un cuerpo esbelto y sano".

"Mucha gente no tiene formación ni información para contrastar si lo que leen y escuchan es verdad o mentira, tampoco si lo que les están diciendo es efectivo o simplemente un cuento. No leen la letra pequeña de los anuncios. Todo esto, por supuesto, lo saben aquellos que se dedican a la publicidad y evidentemente se aprovechan de ello (a pesar de que la publicidad engañosa está prohibida por ley)", explica, "por otro lado, en el mundo actual -al menos en el mundo previo a la crisis del coronavirus-, la mayor parte de nosotros buscamos soluciones muy rápidas, preferiblemente instantáneas. Eso también puede ser un motivo de que la gente se fíe de soluciones a problemas que, desde un punto de vista científico y racional son más bien 'mágicas'", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios