frío y hostil

El misterioso círculo de huesos de mamut que da nuevas pistas sobre la edad de hielo

El sitio donde se encontró esta antigua estructura en la orilla oeste del río Don, a unos 500 kilómetros al sur de Moscú, se conoce como Kostenki 11

Foto: (Alex Pryor)
(Alex Pryor)

Mucho antes de las comodidades modernas, las antiguas comunidades humanas eran capaces de vivir en entornos verdaderamente hostiles y fríos. En la llanura rusa central se ha encontrado un misterioso anillo de huesos de mamut del final de la era glacial europea, cuando las temperaturas invernales regularmente alcanzaban los -20 grados centígrados o menos.

El sitio donde se encontró esta antigua estructura, en la orilla oeste del río Don, a unos 500 kilómetros al sur de Moscú, se conoce como Kostenki 11. El área tiene una larga historia de excavaciones, que data del siglo XVIII. Las primeras estructuras se encontraron allí durante las excavaciones que se realizaron en los años 50 y 60.

Gracias a la datación por radiocarbono, un nuevo estudio publicado en 'Antiquity' ha revelado el descubrimiento del círculo óseo más antiguo conocido construido por humanos modernos en la llanura rusa. Hay alrededor de 70 de estas misteriosas estructuras esparcidas por toda el área. Con más de 20.000 años de antigüedad, este sitio habría comenzado a crecer a medida que la última edad de hielo alcanza su punto más frío y más severo.

"La arqueología nos está mostrando más sobre cómo sobrevivieron nuestros antepasados ​​en este ambiente desesperadamente frío y hostil en el clímax de la última glaciación", explica en el informe el arqueólogo paleolítico Alexander Pryor de la Universidad de Exeter. "La mayoría del resto de lugares en latitudes similares en Europa habían sido abandonados en este momento, pero estos grupos habían logrado adaptarse para encontrar comida, refugio y agua".

El círculo óseo más antiguo, que se extiende 12,5 metros de diámetro, parece estar hecho casi exclusivamente de huesos de mamut

Por supuesto, incluso estas pocas comunidades restantes no duraron para siempre. Finalmente, los círculos óseos fueron abandonados. Pero por un tiempo, al menos, fueron sitios importantes para los humanos.

51 mandíbulas y 64 cráneos

El círculo óseo más antiguo, que se extiende 12,5 metros de diámetro, parece estar hecho casi exclusivamente de huesos de mamut, junto con un puñado de huesos de renos, caballos, osos, lobos, zorros rojos y zorros árticos. Los arqueólogos han identificado un total de 51 mandíbulas inferiores y 64 cráneos individuales de mamuts.

En el borde del círculo, también se revelaron tres hoyos grandes, llenos de enormes huesos de mamut.

(Pryor et al., Antiquity, 2020)
(Pryor et al., Antiquity, 2020)

Utilizando la datación por radiocarbono de fragmentos de carbón encontrados entre los restos, el equipo de investigación confirmó que había presencia humana en la llanura rusa durante un tiempo en que latitudes similares en Europa ya estaban abandonadas.

"Sin embargo, a pesar de este frío, la distribución generalizada de carbón y hueso quemado en Kostenki 11 indica la disponibilidad de combustible de madera y el uso sostenido de incendios de combustible mixto (madera y hueso)", escriben los autores en su estudio.

Una posibilidad es que los mamuts y los humanos pudieran haber llegado a esta área en masa porque tenía un manantial natural

De hecho, este es solo el segundo círculo de hueso de mamut en el que se ha identificado la quema habitual de madera. Y es unos 5.000 años más viejo que el otro.

El descubrimiento añade peso a la idea de que los árboles de coníferas sobrevivieron en la estepa gigantesca rusa durante el último ciclo glacial. La madera para quemar es un requisito previo para muchos cazadores-recolectores modernos en climas fríos de alta latitud, y la disponibilidad de árboles en esta parte del mundo es una posible razón por la cual los humanos persistieron aquí por mucho más tiempo que otras áreas del norte de Europa.

Venenos, medicamentos y cuerdas

Además de la madera quemada, el equipo también identificó varias plantas que podrían haberse usado para venenos, medicamentos, cuerdas o telas, así como más de 50 semillas pequeñas carbonizadas. Todavía no está claro si estos fueron traídos por humanos o arrojados aquí por azar, aunque otros restos fueron fabricados claramente.

Más de 300 pequeñas piedras y pedazos de piedra sugieren que la gente aquí solía cortar herramientas de piedra, probablemente para matar animales y raspar pieles.

 (Pryor et al., Antiquity, 2020)
(Pryor et al., Antiquity, 2020)

En el pasado, los arqueólogos suponían que los círculos óseos se usaban como viviendas, pero este nuevo sitio no implica un campamento humano a largo plazo.

"¿Qué podría haber traído a los antiguos cazadores recolectores a este sitio?", pregunta Pryor. "Una posibilidad es que los mamuts y los humanos pudieran haber venido al área en masa porque tenía un manantial natural que habría proporcionado agua líquida no congelada durante todo el invierno, algo raro en este período de frío extremo".

Por ahora, el propósito de este círculo óseo sigue siendo un misterio.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios