Cuestión de suerte

Gana la lotería por segunda vez... al equivocarse con el Euromillón

Un ciudadano británico se embolsa un millón de libras porque la mujer que le vendió el billete premiado se equivocó de sorteo

Foto: Stuart ganó un millón de libras jugando al Euromillones en el Reino Unido
Stuart ganó un millón de libras jugando al Euromillones en el Reino Unido
Autor
Tiempo de lectura4 min

Existe una posibilidad entre 140 millones de acertar los seis números de la Primitiva y una probabilidad similar de hacerse millonario pronosticando los cinco números y las dos estrellas del Euromillones. Ganar un gran premio en los juegos de azar es algo realmente difícil, pero eso no frena a millones de personas en todo el mundo que lo intentan cada semana.

Sin embargo, tiene las mismas posibilidades de acertar quien juega la misma combinación en todos los sorteos que quien pide a la máquina automática que decida su jugada por él. El hecho de jugar siempre a los mismos números no aumenta la probabilidad de éxito, de la misma manera que poner en cada sorteo números distintos no reduce esa posibilidad.

Pero, de vez cuando, todos los astros se alían para que alguien gane un premio millonario. Suceden cosas extrañas que no deberían haber pasado y que provocan que la suerte aparezca en uno u otro lugar. Situaciones que, aunque parezca imposible, hacen que una persona gane la lotería por error, convirtiéndose en millonario sin querer.

Un doble ganador de la lotería

Eso le pasó a Daniel Schuman, un abogado norteamericano que jamás ha comprado un boleto de lotería en su vida. Pero, pese a esa circunstancia, ganó un millón de dólares en un juego de azar. La suerte quiso que su mujer le hiciera un regalo, en el que incluyó un billete para un sorteo, y que ese billete estuviera premiado con un millón de dólares.

Stuart pidió un boleto para el Euromillón del viernes, pero la trabajadora de la tienda se lo dio para el martes siguiente

El caso de Stuart Powell no es tan extremo, pero también parece casi increíble. El 30 de noviembre de 2011 ganaba un premio de 55.000 libras a la lotería británica, algo más de 60.000 euros al cambio. Entonces, decidía gastarse todo ese dinero en su mujer y en sus dos hijos y seguir haciendo una vida normal, como la que hacía hasta entonces.

Pero cuatro años más tarde, Stuart, que es conductor de camión profesional, se iba a topar de nuevo con la suerte. Se encontraba de viaje cuando paró en un restaurante a comer y aprovechó para comprar un boleto. Era viernes y pidió a la trabajadora de la tienda un billete para el Euromillón de esa noche, pero la mujer se equivocó sin querer.

Stuart y Denise Powell, con sus cheques premiados
Stuart y Denise Powell, con sus cheques premiados

Lo que recibió Stuart fue un billete para el sorteo de Euromillones, pero el del martes siguiente, es decir, cuatro días después de lo que él quería. Pero como nunca se sabe dónde está la fortuna, el camionero se marchó con su boleto de lotería. En ese momento no sabía que el error le había dado la suerte: ese billete valía un millón de libras.

Dos premios en cuatro años

Stuart siempre llama a su esposa para comprobar sus números, pero esta vez era diferente. Cuando llegó ese martes, el camionero tenía turno de noche, así que después del sorteo llamó a su mujer. Revisaron sus números una y otra vez y, finalmente, se dieron cuenta de que la equivocación de la señora de la tienda les había hecho millonarios: habían ganado un millón de libras.

Era tarde, pero ni Stuart ni Denise pudieron guardarse la noticia para ellos mismos. Así que cada uno por su lado, llamaron inmediatamente a sus hijos para compartir la buena nueva. El primero, Matthew, no les creyó; el segundo, Nathen, no contestó al teléfono; y el tercero, Adam, tampoco les creyó y se volvió a dormir. Sin embargo, al día siguiente el Adam les devolvió la llamada para decirle que había tenido un sueño extraño: "Tenía que llamarle para decirle que era un ganador de la lotería".

Esa confusión en los boletos ha hecho que Stuart gane un millón de libras, pero piensa hacer lo mismo que la primera vez: "En 2011 gané 55.464 libras y se lo regalé a mis hijos y mi esposa; ahora, tengo la intención de hacer exactamente lo mismo con este millón. Voy a comprarles a los niños una casa a cada uno, un coche a mi padre y yo seré feliz mientras ellos sean felices".

Ganar dos veces a la lotería está reservado a un puñado de privilegiados: "Es un sueño"

Pocas personas pueden presumir de ganar un gran premio a la lotería, pero ganar dos veces está reservado a un puñado de privilegiados. Tal y como ha explicado Stuart a la Lotería Nacional británica, "gané la primera vez en el momento perfecto, justo con la Navidad a la vuelta de la esquina. Pero pensar que he ganado dos veces... es increíble: ¡un sueño!"

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios