AHORA ES ENTRENADORA DE KETO

Una madre adelgaza 45 kilos y asegura que el deporte no es lo importante

Después de dos hijos, cuatro abortos y de llegar a pesar casi 110 kilos, descubrió una bebida que le ha cambiado la vida

Foto: Jessica no pudo concebir a su primer hijo hasta su quinto embarazo (Foto: Pixabay)
Jessica no pudo concebir a su primer hijo hasta su quinto embarazo (Foto: Pixabay)

Cuando una persona toma la decisión de adelgazar tiene dos caminos principales: ponerse en manos de un especialista en nutrición que le asesore o bien buscar en internet alguna de las miles de dietas milagro que están a un solo clic de distancia. Muchas se decantan por la segunda opción, aunque después de fracasar repetidamente terminan recurriendo a la primera.

Porque las dietas milagro prometen perder peso muy rápido… pero no son fiables. Son planes no supervisados por nutricionistas que, en muchos casos, provocan el conocido como efecto rebote, es decir, que tras abandonar la dieta se recupere todo el peso perdido y, además, se ganen aún más kilos de los que se habían perdido con anterioridad.

El caso de Jessica Smart es similar. En 2011 conoció a su segundo marido, Andrew, y un año más tarde decidieron formar una familia. Hoy es madre de dos hijos pero, además, Jessica sufrió cuatro abortos cuando estaba tratando de ampliar su familia, por lo que su cuerpo lo notó: había ganado mucho peso, llegando a rozar la barrera de los 110 kilos.

Necesitaba adelgazar

En Navidad de 2014 nació su primer hijo, Dash, después de los cuatro abortos que habían cambiado su cuerpo por completo. Jessica se propuso entonces adelgazar y probó con multitud de dietas que fue encontrando por internet, pero ninguna de ellas funcionó. Tampoco el deporte, que no la ayudó a perder el peso del que ella necesitaba deshacerse.

Había sufrido cuatro abortos y su cuerpo lo notó; después tuvo a sus dos hijos

Además, un año después de dar a luz, la protagonista de la historia se quedó embarazada de nuevo. Fue un embarazo "incómodo", tal y como ha contado a The Sun, pero era tal la alegría que solo pensó en que su hijo naciera sano. En septiembre de 2016 daba a luz a su segundo hijo, Duncan, por lo que la familia se amplió a cuatro miembros.

El problema es que el peso de Jessica no se había reducido ni un gramo con sus dietas y el deporte, por lo que Jessica acudió a la consulta de un médico para que analizaran si había alguna razón médica por la que no podía perder peso. Las pruebas no revelaron ninguna anomalía y su médico le dijo que lo mejor que podía hacer era unirse a 'Weight Watchers', un sistema similar al de contar calorías pero que califica cada comida con unos determinados puntos.

Las grasas son fundamentales en una dieta 'keto' (Foto: iStock)
Las grasas son fundamentales en una dieta 'keto' (Foto: iStock)

Jessica decidió que ese no era el camino que quería seguir y, casi por casualidad, descubrió una bebida adelgazante que prometía poner el cuerpo en una situación de cetosis para ayudar a quemar la grasa. Sus fracasos anteriores hicieron que se sintiera escéptica, pero decidió probar ya que había llegado a un punto en su vida en el que estaba dispuesta a probarlo todo con tal de adelgazar.

Adelgazó 45 kilos

Una de sus clientes le había hablado de esa bebida, pero Jessica no sabía lo que era la cetosis ni la dieta keto: "No tenía idea de lo que significaba en ese momento. Ella me dijo que, si lo bebíamos, perderíamos peso. Al principio me reí al respecto y pensé: OK, si es así de simple, ¿por qué no lo estamos bebiendo todos?" Pero se animó y lo probó.

Todo cambió en su vida de repente, aunque no lo entendía: "Parecía demasiado bueno para ser verdad, pero pensé en intentarlo y, ¿sabes qué? De inmediato comencé a sentirme mejor, noté un pequeño cambio en mi estado de ánimo, así como más energía. En pocas semanas mi pensamiento negativo cambió: estaba empezando a 'despertar' y quería aprender todo lo que pudiera sobre la dieta keto y cómo funcionaba".

Los kilos comenzaron a desaparecer de su cuerpo y Jessica no podía sentirse mejor: "Me di cuenta de que no podía perder peso porque no le estaba dando a mi cuerpo el combustible adecuado. Pero tan pronto como hice el cambio comencé a perder peso y en diez meses logré perder 45 kilos". Se había quedado en unos saludables 63 kilos.

En diez meses ha pasado de pesar casi 110 kilos a quedarse en poco más de 63: 45 kilos de diferencia

Jessica lo ha aprendido todo sobre la dieta keto, cómo funciona y lo que significa para el cuerpo. Tanto, que ahora trabaja como entrenadora de keto para poder compartir su experiencia con otras personas: "Ahora difundo esa esperanza, que hay un estilo de vida diferente que es sorprendente y liberador. Hay un combustible mejor que tu cuerpo necesita para perder peso. Es un cambio bastante simple y cualquiera puede hacerlo".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios