CÓMO AFECTA AL CEREBRO

Sufrieron sobredosis de LSD y no les fue nada mal: esta es su historia

Tres mujeres tomaron dosis mucho más elevadas de LSD y sufrieron una serie de efectos que, a pesar de todo, no fueron tan negativos como se esperaba

Foto: Se trata de estudiar los efectos de la sobredosis de LSD  (iStock)
Se trata de estudiar los efectos de la sobredosis de LSD (iStock)

Una adolescente que accidentalmente ingirió 10 veces la dosis recreativa normal de LSD, una chica que sufrió una sobredosis de la droga sin saber que estaba embarazada y una mujer que tomó 550 dosis de LSD al confundirlo con otra droga son algunos de los casos que se detallan en un nuevo estudio sobre los efectos médicos de dosis extremadamente altas de psicodélicos.

Según nos cuenta Science Alert, el renovado interés en el uso de psicodélicos como tratamientos médicos y las diversas investigaciones sobre los efectos del LSD en el cerebro, midiendo los efectos de la microdosificación, han hecho que los científicos se pregunten cómo afectan las dosis demasiado altas de esta droga a nuestro organismo.

La dietilamida de ácido lisérgico o LSD es una droga ilegal en la gran mayoría de los países que se ha usado en ocasiones como droga legal bajo prescripción médica en psicoterapia. Sus efectos pueden incluir alucinaciones con los ojos abiertos y cerrados, sinestesia, percepción distorsionada del tiempo y disolución del ego. Aunque los ensayos científicos realizados hasta el momento muestran que el LSD no causa adicción,​ su consumo puede provocar reacciones psiquiátricas adversas, algunas potencialmente graves, como ansiedad, paranoia y delirios.

Como probar los efectos de su consumo excesivo no puede realizarse con personas, la única manera de medir realmente lo que le sucede a nuestro organismo es a través de registros médicos de casos que impliquen una sobredosis en la vida real. Así lo han hecho investigadores canadienses, centrándose principalmente en tres casos de lo más llamativo, y que han relatado en la revista científica 'Journal of Studies on Alcohol and Drugs'.

550 dosis de LSD

Sin duda, el caso más notable. Una mujer de 46 años, llamada CB, que tenía antecedentes de usar morfina para tratar dolores en sus pies, accidentalmente esnifó una dosis de 55 mg de LSD puro en forma de polvo, pensando que era cocaína. "Esto es el equivalente a 550 veces la dosis recreativa normal de 100 microgramos", según los autores.

"Estuvo sentada en una silla la mayoría del tiempo con los ojos abiertos, cerrados o en blanco, echando espuma por la boca"

Durante las siguientes 12 horas, CB vomitó con frecuencia, tanto sentada como de pie como desmayada. A esto, le siguieron otras 12 horas en las que se sintió "agradablemente drogada", pero todavía se notaba enferma. "El informe de la compañera de cuarto reveló que ella estuvo sentada en una silla la mayoría del tiempo con los ojos abiertos, cerrados o en blanco, echando espuma por la boca, ocasionalmente vocalizando palabras aleatorias y vomitando con frecuencia", explican los investigadores. "Diez horas más tarde, fue capaz de conversar, fue al baño, y parecía coherente".

Después de su recuperación, CB experimentó con la microdosificación de LSD para ayudar con su dolor en el pie, y finalmente dejó de tomar morfina por completo, aunque experimentó episodios de ansiedad, depresión y abstinencia social.

Diez veces la dosis recreativa

Una mujer de 15 años llamada AV ingirió accidentalmente aproximadamente diez veces la dosis recreativa normal en una fiesta. AV tenía una historia de consumo de cannabis y psicodélicos, y había sido diagnosticada previamente con depresión, hipomanía y trastorno bipolar.

Durante varias horas después de su sobredosis, AV experimentó un comportamiento errático, seguido de lo que parecía una convulsión. Después del incidente, la depresión clínica de AV pareció mejorar, según señalaron su familia y los médicos. "El padre de AV observó que su hija parecía estar completamente recuperada de sus problemas de salud mental después del incidente de sobredosis", escriben los investigadores. "V informa que después del incidente de sobredosis con LSD experimentó un cerebro 'normal', mientras que su cerebro se sentía químicamente desequilibrado antes del incidente".

Cinco veces la dosis recreativa y embarazada

Una mujer de 26 años llamada NM, que asistió a la misma fiesta que AV, también sufrió una sobredosis de LSD en la misma celebración, ingiriendo cinco veces la dosis recreativa regular de 100 mcg. NM tiene un largo historial en la toma de psicodélicos y, sin saberlo, llevaba dos semanas embarazada en el momento del incidente. Afortunadamente, no hay evidencia de que la exposición a la droga haya afectado al desarrollo de su hijo, que ahora tiene 18 años.

"Parece haber secuencias impredecibles y positivas de mejoras en los síntomas de enfermedades mentales"

Como advierten los investigadores, estas sobredosis no deben ser imitadas por nadie bajo ninguna circunstancia, no obstante, señalan que, a pesar de las experiencias angustiosas que sintieron los participantes, "parece haber secuencias impredecibles y positivas de mejoras en los síntomas de enfermedades mentales, reducción del dolor físico y descenso de los síntomas de abstinencia de la morfina".

A pesar de ello, subrayan que se trata solo de tres acontecimientos que ocurrieron hace varios años, por lo que debemos ser muy cautelosos en la forma en la que se interpretan las conclusiones, más allá de reconocer que, afortunadamente, nadie parece haber sido perjudicado en estos casos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios