Las mejores formas de perder peso sin necesitar hacer dieta
  1. Alma, Corazón, Vida
BAJA LOS NÚMEROS DE LA BÁSCULA

Las mejores formas de perder peso sin necesitar hacer dieta

¿Harto de probar cualquier régimen y nunca cumplir con tus objetivos? A lo mejor todo lo que necesitas pasa por adoptar un nuevo enfoque directo al éxito

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cuando se trata de perder peso, los pasos que debes dar parecen ser muy claros. Todo lo que necesitas es desprenderte de las grasas, apostar por una dieta saludable y, sobre todo, realizar ejercicio físico para quemar calorías. Pero lo más importante, y de lo que parece que nunca habla nadie, es que se necesita una gran fuerza de voluntad para conseguir alcanzar tus metas con éxito.

En los últimos años, ha habido una gran explosión de dietas de moda, como la keto, la paleo o el ayuno intermitente. Decidas la que decidas, antes de empezar con cada una de ellas lo mejor es que consultes con tu médico de confianza si estas te convienen. Pero como decíamos, muchas de ellas demandan unos niveles de fuerza de voluntad de los que el más común de los mortales carece. Si nunca te has cohibido en cuestiones de nutrición, te resultará especialmente difícil seguir a rajatabla uno de estos regímenes alimenticios.

Si comes a un ritmo más lento te sentirás saciado. Cuando vas a toda prisa tu estómago no tiene tiempo para decirle al cerebro que ya está lleno

Es por ello por lo que hoy te proponemos que cambies el enfoque, te olvides de las frases motivadoras y de los pasos a seguir. Hay formas efectivas de adelgazar sin tener que pasar hambre necesariamente o bien estar condenando a ingerir productos ricos en fibra pero con cero carbohidratos. La revista 'WebMD' ha recopilado alguna de las tácticas que puedes adoptar desde hoy mismo para ver bajar los números de la báscula de manera progresiva.

Come más lento

Uno de los factores que más favorecen a los empachos es precisamente la velocidad a la que ingieres los alimentos. Aunque pueda parecer psicológico, si comes a un ritmo más lento te sentirás más saciado. Y no solo eso, sino que también disfrutarás más del proceso. Cuando comes a toda prisa tu estómago no tiene tiempo para decirle al cerebro que ya está lleno. Uno de los mejores consejos para cambiar el chip y disfrutar más pausadamente de tus comidas bien puede ser poner a contar un temporizador con un número de minutos establecido que te haga saborear más e ingerir porciones menos copiosas.

Duerme más y mejor

Uno de los hábitos que más influyen en la pérdida de peso es el hecho de disfrutar de un buen descanso. Es imprescindible dormir bien para que tu cuerpo queme calorías. Una de las claves para conseguirlo es evitar en todo lo posible el consumo de alcohol (y sobre todo por la noche), ya que aunque te confiera una sensación somnolienta, tu cuerpo y mente no descansan plenamente. Y, en segundo lugar, no caer en la tentación de los atracones nocturnos. Una mala digestión puede arruinar tu descanso, por lo que deberás optar por comidas frugales y sencillas en tus cenas. Al margen de estas dos cuestiones, hay estudios que aseguran que dormir menos puede estimular más el apetito.

Llena de verduras tu plato

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda ingerir cinco piezas de fruta o verduras al día, y es algo que tampoco deberías desdeñar si quieres perder peso. El alto contenido en fibra, vitaminas y agua te llena con menos calorías. Si tampoco te gustan mucho puedes combinarlas con alguna proteína magra a la plancha, como pollo o pescado. Pero eso sí, llena tu plato de verde, porque es vida.

Apuesta por los integrales

Si eres muy panero, lo mejor será que optes por el elaborado a base de cereales integrales. Al igual que si te encanta el arroz. Esta es una de las más conocidas estrategias para perder peso de manera lenta. Su particularidad es que te hacen sentir lleno por más tiempo y también pueden mejorar tus niveles de colesterol en sangre. No tienes que renunciar a una pizza o una buena tostada, siempre y cuando los ingredientes que pongas encima sean sanos y el pan sea integral.

Aléjate de las grasas

Parece una obviedad, pero merece la pena recordar que si quieres adelgazar debes poner atajo a cualquier tipo de grasa animal. Se acabaron los embutidos (y más aún los bocadillos, los cuales multiplican tus probabilidades de fracasar), el beicon o los fritos.

Reduce el azúcar

Si te encantan los refrescos gaseosos y no puedes vivir sin ellos, es mejor que les digas adiós o en su defecto compres productos sustitutivos al paladar, por ejemplo el agua con gas. Todavía estamos en invierno y no hay nada más placentero que llegar a casa después de un día frío y servirte un buen té caliente. Si este es de jenjibre o limón funcionará como un agente excelente contra las gripes y constipados estacionales. Por ello, rechaza los refrescos azucarados y apuesta por las bebidas sanas.

Adiós al alcohol

Esta bebida contiene infinidad de calorías vacías que te hacen engordar. Además, muchos de ellos como el vino o la cerveza también aumentan el apetito, haciendo que las expediciones al frigorífico se hagan más recurrentes. ¿Qué tomar en su lugar? O bien alternativas sin alcohol o bien buscar un nuevo producto que te sirva para relajarte. Algunos planes de adelgazamiento incluyen por ejemplo el consumo de nueces, un alimento de lo más sano. Ya lo dicen los expertos, si quieres dejar de hacer algo que te gustaba mucho, lo mejor que puedes hacer es engancharte a otra cosa.

Salud Trucos adelgazar Adelgazar Perder peso Ejercicio físico
El redactor recomienda