Ayuda a tu cuerpo al modo asiático

El mejor truco para tener una vida larga y sana: la dieta japonesa

La cocina milenaria nipona, también conocida como "washoku", se sirve en pequeños platos elaborados con ingredientes simples, frescos y de temporada

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

El mundo japonés nos apasiona a los españoles. Nos encanta descubrir sus costumbres milenarias para tratar de aplicarlas a nuestra vida y hacerla mejor. Desde el método para buscar empleo, hasta su concepto para alcanzar la felicidad, pasando por su modo de ahorrar dinero. Y, por su puesto, también queremos conocer su dieta.

El plan de alimentación tradicional japonés se basa en un régimen basado en alimentos integrales, rica en pescado y mariscos. Sus recetas están elaboradas a base de verduras y tienen cantidades mínimas de proteínas animales, azúcares añadidos y grasas. Además, la cocina milenaria nipona, también conocida como "washoku", se sirve en pequeños platos elaborados con ingredientes simples, frescos y de temporada.

Este patrón de alimentación es rico en nutrientes y puede proporcionar numerosos beneficios para la salud, incluida la pérdida de peso, la digestión, la longevidad y la salud en general.

En concreto, es rica en arroz al vapor, fideos, pescado, tofu, natto (un derivado de la soja), algas, frutas y verduras frescas (cocidas o en escabeche). Un menú bajo en azúcares y grasas. También puede contener huevos, lácteos o carne, aunque estos generalmente son una pequeña parte de la dieta.

Sus recetas están elaboradas a base de verduras y tienen cantidades mínimas de proteínas animales, azúcares añadidos y grasas

Esta forma de comer se asemeja a la dieta de Okinawa, el patrón histórico de alimentación de quienes viven en esta isla japonesa, pero incluye significativamente más arroz y pescado. Y contrasta con la cocina japonesa moderna, que tiene fuertes influencias occidentales y chinas e incluye grandes cantidades de proteínas animales y alimentos procesados.

Mejora la digestión

Las algas, la soja, las frutas y las verduras son naturalmente ricas en fibra, un nutriente que ayuda a la digestión. En concreto, un estudio publicado en el 'World Journal of Gastroenterology', la fibra mueve los alimentos a través del intestino y añade volumen a las heces, lo que reduce el riesgo de estreñimiento.

También son una fuente de fibra soluble, que alimenta las bacterias beneficiosas en el intestino y ayuda a reducir el espacio disponible para que se multipliquen las bacterias dañinas, recoge 'Alimentary Pharmacology & Therapeutics'.

Cuando las bacterias intestinales se alimentan de fibra soluble, producen ácidos grasos de cadena corta, que pueden reducir la inflamación y los síntomas del síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, recoge otro estudio de 'Alimentary Pharmacology & Therapeutics'.

Además, las frutas y verduras en escabeche que se consumen habitualmente en esta dieta son una gran fuente de probióticos. Estas bacterias beneficiosas promueven la salud intestinal y reducen los síntomas digestivos como gases, hinchazón, estreñimiento y diarrea.

Ayuda a adelgazar

La dieta tradicional japonesa es rica en vegetales, tiene raciones pequeñas y es baja en azúcar y grasa. Todos estos factores contribuyen a consumir pocas calorías, como recoge la revista científica 'Nutrients'. Además, la cultura japonesa anima a comer hasta solo el 80% de tu capacidad. Esta práctica impide comer en exceso y puede contribuir al déficit de calorías necesario para perder peso.

Asimismo, la investigación del 'Journal of American College of Nutrition' muestra que las verduras ricas en fibra, los alimentos de soja y las sopas típicas de la dieta tradicional japonesa pueden ayudar a reducir el apetito y aumentar la saciedad, ayudando al control de peso.

Los japoneses nunca comen hasta su máxima capacidad, lo que impide alimentarse en exceso y contribuye al déficit de calorías

La evidencia científica también sugiere que alternar los platos, como es común durante las comidas japonesas tradicionales, puede reducir la cantidad total de alimentos consumidos por comida.

Protege de infartos

La dieta tradicional japonesa puede proteger contra afecciones como la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón. Productos como pescado, algas, té verde, soja, frutas y verduras, bajos en azúcar, grasa y proteína animal, protegen de enfermedades del corazón, según un estudio recogido por 'Plos One'. De hecho, el riesgo de enfermedad cardíaca de los japoneses sigue siendo muy bajo a pesar de su alto consumo de sal.

Además, el alto consumo de té verde fomentado en esta dieta puede proteger contra la enfermedad de Alzheimer, el párkinson y ciertos tipos de cáncer.

Ayuda a vivir más tiempo

Japón tiene una de las expectativas de vida más altas del mundo, que muchos expertos atribuyen a la dieta tradicional japonesa, según indican investigadores de la Universidad de Okinawa.

La dieta tradicional japonesa puede proteger contra afecciones como la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón

De hecho, como ya contábamos en otro artículo de El Confidencial la isla japonesa de Okinawa se considera una 'Zona Azul'. Esto significa que es una región con una longevidad extremadamente alta. En concreto, la dieta isleña que se centra principalmente en la batata y tiene menos arroz y pescado que la dieta tradicional japonesa.

En un estudio del 'British Medical Journal', realizado en 75.000 japoneses durante 15 años, señala que aquellos seguían la dieta tradicional japonesa experimentaron hasta un 15% menos de riesgo de muerte prematura en comparación con aquellos que consumieron una dieta occidentalizada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios