Casi 100.000 divorcios al año

España 'pasa' de San Valentín: es el cuarto país de la Unión Europea con menos bodas

España es el cuarto país de la Unión Europea donde menos personas se casan, sólo por detrás de Luxemburgo, Italia y Portugal, mientras que se sitúa como el tercero con mayor número de divorcios

Foto: Una pareja se da la espalda. (iStock)
Una pareja se da la espalda. (iStock)

Cada 14 de febrero, miles de personas en todo el mundo celebran San Valentín, aunque la mayoría de ellas no son conscientes del sentido original de la celebración. No se sabe con seguridad quién fue el santo que dio nombre a la festividad, teniendo en cuenta que hubo multitud de sacerdotes llamados así en el Imperio romano y hasta tres mártires con el mismo apelativo, pero la leyenda cuenta que fue quien desacató una orden impuesta por Claudio II según la cual se prohibía casarse a los jóvenes porque de esta manera serían mejores soldados. Como si la estricta disciplina marcial hubiera vuelto, las parejas europeas pasan cada vez menos por el altar y, las que lo hacen, se divorcian más.

Así se desprende de los datos publicados por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat, coincidiendo con el Día de San Valentín, que muestran cómo en 2017, último año del que se tiene cifras, 1.950.935 parejas se casaron en los 27 países que conforman la Unión Europea, un dato que contrasta con los 3.315.614 matrimonios contabilizados en 1964, el primer año del que se tienen registros. Los europeos también rompen sus matrimonios con más frecuencia que entonces: si en 1964 se divorciaron 279.724 parejas, en 2015 lo hicieron 940.447, lo que supone un aumento del 236%.

Aterrizando aún más el informe, se puede concluir que España es el cuarto país de la Unión Europea donde menos personas se casan, con un ratio de 3,5 bodas por cada 1.000 habitantes. Además, se sitúa como el tercero con más divorcios, el 57,2% de los enlaces, según datos publicados por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat, coincidiendo con el Día de San Valentín. En la otra cara de la moneda, los Estados comunitarios con el mayor número de bodas en función de su población fueron Chipre, donde en 2018 se celebraron 7,8 matrimonios por cada 1.000 habitantes, Rumanía (7,4) y Lituania (7). Por delante de España en el grupo de países donde menos gente contrae matrimonio aparecen Luxemburgo, con un ratio de 3 bodas por cada 1.000 habitantes, seguido de Italia (3,2) y Portugal, mientras que Francia y Eslovenia obtendrían una puntuación similar a la española.

Entre los países más tolerantes

En cualquier caso, los divorcios españoles han descendido un 2,8% en 2018, hasta llegar a los 95.254, según la Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios (ENSD) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En total, se produjeron 99.444 casos de nulidad, separación y divorcio, lo que supuso una tasa de 2,1 por cada 1.000 habitantes. Por tipo de proceso, se produjeron 95.254 divorcios, 4.098 separaciones y 92 nulidades. Los divorcios representaron el 95,8% del total, las separaciones el 4,1% y las nulidades el 0,1% restante.

El 77,7% de los divorcios en el año 2018 fueron de mutuo acuerdo y el 22,3% restante contenciosos. En el caso de las separaciones, el 85,1% lo fueron de mutuo acuerdo y el 14,9% contenciosas. Además, en 2018 hubo 1.141 divorcios entre personas del mismo sexo (el 1,2% del total). De ellos, 595 fueron entre hombres y 546 entre mujeres. Además, hubo 11 separaciones (0,3% del total). El 43,1% de los matrimonios correspondientes a las resoluciones de separación o divorcio no tenían hijos (menores o mayores dependientes económicamente), mientras que el 45,1% tenían solo hijos menores de edad, el 5,1% solo hijos mayores de edad dependientes económicamente y el 6,7% hijos menores de edad y mayores dependientes económicamente.

Un estudio publicado en la revista 'Panorama Social', editada por la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS), sitúa a España entre los países más tolerantes con la cohabitación, así como con el hecho de que las parejas tengan hijos fuera del matrimonio y con el divorcio. Así por ejemplo, España se asemeja a Suecia tanto en los niveles de opinión sobre tener hijos fuera del matrimonio —un 31% de la población española frente al 27% de la sueca se mostraba en contra en 2012— como de la cohabitación —los porcentajes de apoyo son del 86% en España y del 84% en Suecia—. En el caso del divorcio, los países más tolerantes en 2012 eran España (83%), Alemania (71%) y Chile (63%).

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios