No empezó en un garaje, fue peor

Así fue el peor empleo que tuvo Elon Musk: "30 minutos más y habría muerto"

Antes de llegar a Estados Unidos, el fundador de Tesla y SpaceX tuvo multitud de empleos mundanos, incluido un peculiar puesto en el que asegura que se jugó la vida

Foto: Elon Musk, durante una conferencia. (Reuters)
Elon Musk, durante una conferencia. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Elon Musk se ha convertido en un auténtico gurú tecnológico y va camino acaparar una de las grandes fortunas a nivel mundial. Especialmente, gracias a su empresa Tesla, que pese a desplomarse en Bolsa durante las últimas jornadas tras anunciarse un retraso en la entrega de vehículos, se ha situado por encima de la cota de los 100.000 millones de dólares, mientras que su capitalización ha superado los 132.426 millones.

Sin embargo, sus comienzos no fueron sencillos. Antes de mudarse a Estados Unidos, Musk tuvo multitud de empleos mundanos. A los 17 años abandonó Sudáfrica, su país natal, para trasladarse a Canadá, donde trabajó en un granja de trigo regentada por su primo en Waldek, Saskatchewan, una aldea que apenas llegaba a 500 habitantes. Tal y como reza la biografía 'Elon Musk: Tesla, SpaceX y la búsqueda de un futuro fantástico', aprendió a cortar troncos con una motosierra y consiguió un empleo temporal en un aserradero de Vancouver.

Pero lo peor estaba por llegar. Después de preguntar en la oficina de empleo cuáles eran los trabajos mejor remunerados teniendo en cuenta su cualificación, el joven obtuvo un puesto que aún recuerda como el peor de su vida: limpiar la sala de calderas de un aserradero. Cobraba 18 dólares la hora por "ponerse un mono especial para materiales peligrosos y deslizarse a través de un pequeño túnel para limpiar los residuos", según se cuenta en el libro sobre su vida y ha confirmado el propio empresario en una entrevista para el programa de radio 'Thir Row Tesla'.

"Los residuos todavía están muy calientes y tienes que salir por el mismo agujero por el que entras", explica Musk. "Si pasas allí más de 30 minutos, te mueres", afirma, antes de explicar que si no cambiaba de posición cada 15 minutos podía llegar a contraer hipertermia, es decir, sufría un aumento de la temperatura del cuerpo por encima de lo normal. "No hay escapatoria", dramatiza. Unas 30 personas comenzaron a trabajar junto a Musk, pero al cabo de tres días apenas quedaban cinco y, al final de la semana, sólo continuaron dos.

¿Milonga o historia de superación?

El actual magnate tampoco quiso seguir trabajando en esas condiciones. Después de pasar dos años en la universidad pública Queen's de Ontario, en 1992 obtuvo una beca para estudiar en la Universidad de Pensilvania. Su principal preocupación entonces fue cómo pagarse el alquiler. Además de buscarse un alojamiento en el campus, alquiló una espaciosa casa que convirtió, junto a su compañero de habitación, Adeo Ressi, en un club nocturno que usaron para generar ganancias. "Podía pagar el alquiler entero de un mes en una noche", sostiene.

Después de graduarse, en mayo de 1997, se planteó cursar un posgrado de Ciencia de Materiales en Stanford, uno de los centros más prestigiosos del mundo, pero finalmente no fue admitido y decidió lanzarse a la aventura en el incipiente Silicon Valley. Probó suerte en Netscape, empresa a cargo de uno de los primeros navegadores de Internet, pero sufrió un nuevo rechazo. "Fue bastante vergonzoso", reconoce.

Sus penurias continuaron cuando montó su empresa Zip2. “Cuando mi hermano y yo fundamos nuestra primera compañía, en lugar de comprar un apartamento, alquilamos una pequeña oficina y dormimos en el sofá”, relataba en su discurso de graduación de 2014. “Nos duchamos en el YMCA [asociación cristiana] y lo pasábamos tan mal que solo teníamos un ordenador”, detalla. Incluso tuvo una novia que tenía que dormir con él en la oficina, según su versión.

Cuatro años después de sus comienzos, vendió la empresa a Compaq por 300 millones de dólares. Utilizó el dinero de la venta de Zip2 para fundar X.com, una plataforma de servicios financieros en línea que se fusionó con Confinity y que acabaría convertida en PayPal. La historia se repitió cuando eBay compró PayPal por 1.500 millones y, con parte de ese dinero, Musk dio vida a Space X en 2002 y Tesla en 2003.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios