Buenas noches

¿Duermes con los ojos abiertos y no lo sabes? Una de cada cinco personas lo hacen

Mantener los párpados cerrados mientras soñamos es una forma de que la luz no afecte al descanso y de proteger e hidratar los glóbulos oculares mientras descansamos

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Dormir con los ojos abiertos es una condición de sueño conocida como lagophthalmos nocturno y es mucho más común de lo que piensas. La National Sleep Foundation estima que un 20% de la población duerme con los ojos abiertos. Puede sonar a un extraño capricho del sueño, pero el lagophthalmos nocturno puede causar problemas tanto para el sueño como para la salud ocular y, a menudo, es un signo de una afección médica subyacente.

Hay varias razones por las que cerramos los ojos para dormir. Los párpados cerrados impiden que la luz sea absorbida por los ojos, lo que estimula el cerebro a la vigilia. Recuerda, la luz se absorbe a través de células concretas (conocidas como células ganglionares) de la retina. Estas contienen el pigmento melanopsina, una proteína sensible a la luz que transmite información al núcleo supraquiasmático del cerebro (SCN). Esa pequeña área es el centro del cerebro para controlar los ritmos circadianos, el hogar del reloj biológico principal del cuerpo, el regulador de los ciclos de sueño-vigilia y casi todos los procesos del cuerpo.

Cerrar los ojos durante el sueño también es la forma en que el cuerpo protege e hidrata los ojos mientras descansamos. Mientras dormimos, no podemos parpadear. Siendo esta acción la que mantiene permanecen lubricados nuestros ojos y ofrece protección contra el daño ambiental, ya sea demasiada luz o polvo en el aire. La frecuencia promedio de parpadeo es de 15-20 veces por minuto. Según la citada investigación científica, el parpadeo puede ser una especie de micro meditación. Muy bien, ¿verdad?

Puede causar problemas tanto para el sueño como para la salud ocular y, a menudo, es un signo de una afección médica subyacente

Uno de cada cinco de nosotros somos incapaces de cerrar completamente los ojos para dormir. El lagoftalmos nocturno es un trastorno del sueño y de los ojos bastante significativo. Hay varias razones por las cuales podrías estar durmiendo con los ojos abiertos, según explica en 'Psychology Today' Michael J. Breus, psicólogo clínico y diplomado de la Junta Estadounidense de Medicina del Sueño.

Problemas nerviosos y musculares

Los problemas con los nervios faciales y los músculos pueden evitar que el párpado se cierre durante el sueño. La debilidad en los nervios faciales puede ocurrir por varias razones:

-Lesiones.

-Golpes.

-Una parálisis temporal o debilidad de los músculos faciales.

-Enfermedades e infecciones autoinmunes.

-Un trastorno raro conocido como síndrome de Moebius, que causa problemas con los nervios craneales.

Daño en el párpado

El daño en el párpado, incluso por cirugía, lesión o enfermedad, también puede dificultar que los ojos se cierren por completo durante el sueño. Entre los tipos de daño en los párpados que interfieren con el cierre ocular se encuentra una afección conocida como síndrome del párpado flexible, que se asocia con la apneaobstructiva del sueño. Esta se encuentra relacionada con varios trastornos oculares, incluido el glaucoma y la neuropatía óptica, que pueden causar problemas con los ojos que pueden agravar los problemas del sueño.

Síntomas relacionados con la tiroides

Los ojos saltones son un síntoma común de la enfermedad de Graves, una forma de hipertiroidismo o tiroides hiperactiva y puede interferir con la capacidad de cerrar los ojos mientras se duerme.

También es posible tener problemas para cerrar los ojos durante el sueño sin una causa subyacente identificable. Hay un componente genético en el lagophthalmos nocturno: tiende a darse en familias.

Qué pasa si duermes con los ojos abiertos

Cuando está presente el lagophthalmos nocturno, el ojo pierde la protección del párpado cerrado, se deshidrata y queda expuesto a estímulos externos. Esto puede provocar:

-Infección ocular.

-Lesiones, incluidos rasguños en los ojos.

-Daño corneal, incluyendo llagas o úlceras.

El daño en el párpado, incluso por cirugía, lesión o enfermedad, también puede dificultar que los ojos se cierren por completo durante el sueño

El lagophthalmos nocturno también interferirá directamente con el sueño. La luz que se filtra a los ojos, la incomodidad y la sequedad ocular pueden contribuir a un sueño inquieto y de baja calidad.

Cómo se trata

Dependiendo de la afección subyacente que pueda estar presente y la gravedad de los síntomas, existen varias opciones diferentes para tratar el lagoftalmos nocturno:

-El uso de lágrimas artificiales durante el día ayuda a crear una película de humedad más robusta alrededor de los ojos, protegiéndolos durante la noche.

-Las máscaras para los ojos pueden proteger los ojos del daño y la estimulación. También hay gafas diseñadas específicamente para generar humedad para los ojos mientras duermes.

-Usar un humidificador también lo ayudará a dormir en un ambiente rico en humedad, en el que es menos probable que se seque los ojos.

-Los médicos recomiendan algunas veces los pesos de los párpados, que se colocan sobre el exterior del párpado superior. En lugar de pesas, a veces se recomienda cerrar los ojos con cinta quirúrgica.

-En los casos más graves, la cirugía se convierte en una consideración, pero la mayoría de los casos no requieren este paso.

Si tienes los ojos cansados, rojos, con picazón o dolor al despertar, o si crees que podrías tener problemas para cerrar los ojos durante el sueño, habla con tu médico. No dejes sin tratar este problema.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios