"PUEDES CON TODO"

Las dos cosas que debes tener en cuenta si padeces ansiedad

Este tipo de trastorno no deja de crecer en la sociedad española. Pero si tienes un par de cualidades en tu vida, será mucho más fácil de superar

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se trata de una de las enfermedades más comunes en el mundo contemporáneo. A no ser que seas una especie en peligro de extinción, seguramente hayas experimentado ansiedad en algún momento de tu vida. El acelerado ritmo de vida que llevamos y la presión por demostrar siempre a los demás son algunas de las razones que están detrás de este trastorno que ya supera a la depresión en incidencia entre la población española.

Concretamente, los últimos estudios reflejan que más del 40% de los españoles padece ansiedad en algún momento de su vida. ¿Cuáles son sus síntomas? Taquicardias imprevistas, sensación de ahogo u opresión en el pecho, miedo irracional y hasta náuseas o mareos. En algunos casos, los ataques de ansiedad pueden llevar al pánico, lo que agravará la situación.

Aquellos que contaban con alguien en quien confiar tenían tres veces más de probabilidades de gozar de una excelente salud mental

En cualquier caso, si crees que la sufres de manera muy frecuente, lo más recomendable es que acudas al médico de urgencia, o bien a un psicólogo. Muchos casos precisan de medicación para poder hacer vida normal, por lo que lo mejor será obtener la opinión de un profesional.

Otro de los grandes males de este trastorno es que muchas veces el paciente suele pensar que no va a curarse, que los episodios se repetirán continuamente a lo largo de su vida. Esto provoca que resolver el problema sea aún más complicado, ya que una de las formas de calmar la ansiedad es precisamente abordar la situación con tranquilidad.

Pero afortunadamente, la ciencia parece que está más cerca de nunca de conocer mucho más de la patología para así mejorar el diagnóstico y tratamiento de los casos clínicos. Un nuevo estudio publicado en 'Journal of Affective Disorders' ha concluido que recuperarse de esta enfermedad es totalmente posible. La clave para ello son tan solo dos cosas: tener alguien en quien apoyarse y buscar un sentido espiritual en nuestra vida. Parece broma o un tópico, pero así es. Los investigadores de la Universidad de Toronto examinaron los datos de 2.128 adultos canadienses con antecedentes de trastorno de ansiedad generalizada (TAG) y hallaron que el 72% de ellos, una gran mayoría, no volvieron a tener episodios de ansiedad durante al menos un año.

Un dato esperanzador que, además, contrasta con el historial psiquiátrico de los sujetos analizados, ya que la ansiedad no deja de ser una patología que está relacionada con otras aún más graves: el 60% declararon no haber abusado de sustancias estupefacientes, así como tampoco desarrollaron pensamientos suicidas durante el proceso, ni tampoco depresión, según informa 'Best Life'. De hecho, el 40% incidió en que se encontraba inmerso en un período de estabilidad mental “excelente”, lo que se traduce de cara a la encuesta en que en el último mes se sintieron bien casi a diario, experimentando altos grados de bienestar social y psicológico.

El valor de la amistad

Los científicos también hallaron algunos rasgos definitorios en aquellos que declararon sentirse libres de la ansiedad. En primer lugar, las personas que tenían al menos alguien en quien confiar y contarle todo lo relativo a su enfermedad tenían tres veces más de probabilidades de gozar de una excelente salud mental. “El apoyo social que ofrece un amigo puede fomentar en el paciente el desarrollo de un sentido de autoestima o pertenencia, lo que puede ayudar claramente a su pronta recuperación”, asegura Kandance Ryckman, coautora del estudio, a través de un comunicado.

Un sentido trascendente

De igual modo, ella y su equipo comprobó que también existía una relación entre “la recuperación de una enfermedad mental y la creencia en un poder superior”, lo que se traduce en que aquellas personas con sentimientos religiosos tendían a recuperarse antes o mejor de la afección. El estudio afirma que el 36% de los participantes en el estudio tenían más probabilidad de gozar de una excelente salud mental si desarrollaban cualquier tipo de espiritualidad que los que no. En el otro lado, se encuentran los rasgos que pueden condenar al paciente a sufrir ansiedad: insomnio, aislamiento social o mala salud física.

“Los resultados sugieren que la recuperación total es posible, incluso en aquellos que han sufrido durante muchos años este tipo de trastorno”, recalca Esme Fuller-Thompson, directora del Instituto Universitario de Toronto para la Vida y el Envejecimiento, a 'Best Life'. Por ello, este nuevo estudio demuestra que la ansiedad es una afección que se puede tratar. Lo más preocupante es que muchas personas no acuden al médico debido al estigma que existe en la sociedad. Es por ello que si crees que necesitas ayuda, te pongas en las manos de un profesional con el objetivo de curarte y poder vivir feliz y tranquilo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios