DEL AUTOR DE '1984'

"Mi esposa ve con buenos ojos que tenga un amante": las cartas de Orwell

A 70 años de su muerte por tuberculosis, el hijo del escritor saca a la luz las misivas de su padre con el primer amor de su vida en el que confiesa su adulterio

Foto: Foto: Wikipedia.
Foto: Wikipedia.

"Ella deseaba que durmiera contigo dos veces al año, solo para mantenerme feliz". Esta es la última frase que más revuelo ha causado en la sociedad británica. Su autor es George Orwell, conocido en todo el mundo principalmente por su obra '1984', y la misiva va dirigida a Brenda Salkeld, su primer amor. En ella, muestra la satisfacción de su mujer ante su relación epistolar (y más que íntima) con su amante, desvelando una supuesta infidelidad pactada con su entonces mujer, Eileen O'Shaughnessy, de quien se divorció en 1945 tras nueve años de matrimonio.

Orwell conoció a Salkeld en la primavera de 1933, apenas unos días antes de cosechar el éxito editorial con 'Sin blanca en París y Londres', en la cual narra sus años de vagabundeo por el centro de Europa. Ahora, en el 70 aniversario de la muerte del autor, ha aparecido la correspondencia que los dos amantes mantenían en la que detallaban parte de sus encuentros sexuales. Lo más llamativo es que Orwell admitía que su esposa veía con buenos ojos su romance extramatrimonial, alegando que era mucho más feliz si se veía con ella un par de veces al año. Evidentemente, todo parece tratarse de un engaño del narrador para poder acostarse con su amante sin que se hiciera demasiadas preguntas.

A él le gustaban las mujeres fuertes, que tenían una opinión sobre lo que pasaba en la sociedad. Eso es lo que le atraía de ellas

Esta revelación ha sido posible gracias al hijo del autor de 'Rebelión en la Granja', Richard Blair, que ha rescatado las cartas para donarlas al Archivo George Orwell del University College de Londres, según informa 'The Times'. Su apellido viene del nombre real de su padre, Eric Arthur Blair, que escogió George Orwell como seudónimo.

Su romance con Salkeld nació cuando el narrador estaba casado con Eileen O'Shaughnessy, de quien se divorció en 1936. En este sentido, el escritor deja patente en las cartas que acordó con su esposa una relación basada en el adulterio. "No sé si alguna vez has llegado a entender de verdad lo mucho que significas para mí", escribe Orwell en una de las cartas rescatadas por Blair. "Además, dijiste que al final pensabas tener un amante; si es así, no veo por qué no debería ser yo".

La pareja mantuvo una relación epistolar (y carnal, de vez en cuando) hasta el final de la vida de Orwell. Concretamente, hasta que se casó por segunda vez con Sonia Brownell, en 1949, según cuentan las biografías del escritor. Al año siguiente, él fallecería víctima de la tuberculosis. Otro conjunto de cartas adquiridas por Blair muestran la continua admiración de Orwell por otra amante del pasado llamada Eleanor Jacques.

Orwell y las mujeres

"Ellas dos tuvieron mucha más influencia en él y su escritura de lo que se creyó en un principio", asegura Blair al rotativo británico. "Eran cartas muy personales en las que existía una relación física ocasional en ambos casos. A él le gustaban las mujeres fuertes, que tenían una opinión sobre lo que pasaba en la sociedad. Eso es lo que le atraía de ellas. El hecho de que viera también el intelecto y no solo el sexo fue un claro punto a favor".

El amor en '1984'

Cabe mencionar el espacio que deja al amor en su obra más conocida, '1984'. En primer lugar, le pone su nombre a un Ministerio, el famoso Ministerio del Amor encargado de torturar, castigar y reeducar a todos los que se muestren en contra de la doctrina del Partido Ingsoc. Por otro lado, se da un romance entre el protagonista principal de la novela, Winston Smith, y una chica llamada Julia. Juntos escapan a un bosque y hacen el amor fuera de las miradas de los guardias y los ciudadanos (que también están comprometidos con el Partido y funcionan casi como un aparato policial subliminal). Winston y Julia se enamoran y a partir de ahí se afilian a la causa de la resistencia al socialismo totalitario del Gran Hermano, encabezada por Emmanuel Goldstein.

De algún modo y en base a las declaraciones de Blair, George Orwell tenía en muy alta estima a las mujeres más allá de su físico, es decir, en un plano intelectual y vital. Es por ello que, curiosamente, a partir de la historia narrada en '1984' podemos deducir que es el amor espontáneo y natural que surge entre dos individuos lo que les otorga el coraje para rebelarse contra el orden político imperante a pesar de las represalias y del miedo. Una gran lección para esta época en la que las dos palabras de 'Gran Hermano' está en boca de todos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios