A la cama

Siete posturas sexuales para un placer mucho más profundo

A la mayoría de los españoles les gustaría tener más y mejor sexo este 2020. Por eso, es importante conocer las posiciones que harán que el disfrute aumente

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Uno de los propósitos de año nuevo que muchos españoles se han hecho para el 2020 es tener más y mejor sexo, según la 8ª edición del barómetro 'Los jóvenes y el sexo' realizado por Control. El estudio señala que a más de la mitad de los ciudadanos de nuestro país -independientemente de su edad- les gustaría tener sexo entre dos y tres veces a la semana y cerca del 25% querrían practicar relaciones sexuales todos los días.

Para que estos encuentros sean lo más placenteros posibles hay que atender a diversos factores de estimulación de tu compañera sexual, pero lo que podría ser clave para que tu pareja llegue al clímax es la penetración. Si esta es más profunda podría hacer que el disfrute aumente, ya no solo por el hecho en si, sino por una cuestión de excitación psicológica. Para hacer que disfrutéis más en la cama, a continuación te describimos siete posturas para que la 'incursión' sea lo más óptima posible.

El misionero

Comencemos por la postura más sencilla y tradicional: el misionero. Para practicar esta posición la mujer debe acostarse boca arriba y el hombre colocarse sobre ella entre sus piernas. A partir de aquí todo viene rodado, ya que él puede penetrar fácilmente a su pareja.

Foto: iStock
Foto: iStock

Esta posición no solo permite una penetración profunda, sino que también es más íntima, ya que podéis besaros y mantener el contacto visual.

El puente de Londres

Aunque el nombre pueda sonar rocambolesco, la práctica es sencilla. La mujer se acuesta boca arriba con las piernas dobladas y en el aire. Estas extremidades deben estar un poco separadas a la altura de los hombros de él, al tiempo que la chica se agarra las plantas de los pies con las manos.

Foto: iStock
Foto: iStock

Si tu pareja hace yoga apreciará llevar esta práctica a la cama e, incluso si no le gusta, apreciará el orgasmo. Esta postura te permite alcanzar todos sus ángulos mientras está boca arriba. También es una posición ideal si quieres involucrar a su clítoris. Con una mano puede estimularlo y con la otra puedes ayudarla a aguantar en esta posición.

La carretilla de rodillas

Foto: iStock
Foto: iStock

¿Quién no ha jugado a correr sobre el césped o la arena de la playa cogiendo a un amigo por las piernas, mientras que él utiliza sus manos para avanzar? Esta es su versión sexual. Lo normal es que él estuviera de pie mientras ella, mantiene las manos al suelo y piernas en las caderas de él, pero mantenerla durante mucho rato puede ser realmente agotador. Por lo que la versión con las rodillas al suelo es mucho mejor, ya que es más cómoda para ambos.

La amazona

Foto: iStock
Foto: iStock

Ella se pone encima y comienza a "cabalgar" sobre él. No hace falta que cada pierna esté a un lado sentada a horcajadas. Se pueden mantener las dos piernas en el mismo lado. La postura procura un placer intenso entre ambos ya que se facilita la penetración casi total. Además, es posible practicarla a la inversa, la mujer no tiene por qué mirar al hombre, puede ponerse de espaldas a él y que este observe cómo ella leva el ritmo.

Piernas sobre los hombros

Mientras ella está boca arriba, haz que suba las piernas hasta tus hombros. El ángulo de su cuerpo debe ser aproximadamente de 90 grados. El movimiento de las piernas sobre los hombros debe considerarse un elemento básico, ya que permite una penetración vaginal profunda.

Foto: iStock
Foto: iStock

Si la versión más básica de esta postura no la hace reaccionar, intenta agarrarle el trasero e inclinar la pelvis hacia arriba. Y recuerda pregúntarle cómo le gusta más, ya que un pequeño cambio puede ser la diferencia entre no tener un orgasmo y tenerlo en cuestión de minutos.

La cucharita

Foto: iStock
Foto: iStock

La postura de la cucharita puede ser aún mejor de lo que esperabas como te contábamos en otro artículo de El Confidencial. Realizarla es bastante sencillo. Mientras ambos estáis acostados de lado como si fueseis dos cucharas juntas en un cajón, penetra a tu pareja. Para aumentar la intensidad, puedes abrazarla. Si por alguna razón te das cuenta de que no puedes penetrarla profundamente, aléjate de ella. Esto te permite reposicionarte en un ángulo donde puedas.

Pelvis arriba

Por último, pero no menos importante, te recomendamos esta postura con la que tendrás que ejercitar tu pelvis. Ella debe acostarse boca arriba, con las piernas apoyadas sobre tus hombros. Tú estarás de rodillas y te deslizarás dentro de ella. Deberás levantarle el trasero con las manos para que encaje adecuadamente en tu pene. Si vais a estar un rato, mejor pon una almohada bajo su coxis, así no tendrás que sujetarla y hará el mismo efecto.

Foto: iStock
Foto: iStock

Que ella tenga algo para elevar la pelvis también es bueno para que puedas dejar tus manos libres, con las que podrás tocarle los pechos, el vientre, el clítoris, peinarte, incluso. Si a ella le gusta que le comas los pies, no dudes en hacerlo, pues los tienes más 'a boca' que nunca.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios