La profesora que ha cambiado la forma de enseñar sobre sexo
  1. Alma, Corazón, Vida
PUBERTAD Y PEDAGOGÍA

La profesora que ha cambiado la forma de enseñar sobre sexo

La educadora lleva toda la vida dedicándose a formar en sexualidad a los adolescentes. Un quebradero de cabeza para muchos padres, pero no tanto si se utiliza su método

Foto: La profesora que ha cambiado la forma de enseñar sobre sexo
La profesora que ha cambiado la forma de enseñar sobre sexo

Uno de los temas más problemáticos cuando los niños no son tan niños y llegan a cierta edad evidentemente es el del sexo. Contar con un buen referente que les oriente es imprescindible para que los adolescentes desarrollen una relación sana consigo mismos y con los demás. A fin de cuentas, se trata de uno de los aspectos en muchos casos de gran relevancia e importancia dentro de los alumnos, y muchos padres tienden a cerrar los ojos y no encarar la temida conversación, evitándola por todos los medios.

Pero los jóvenes ya no son tan ingenuos, y mucho menos con la gran velocidad que han adquirido los tiempos y las distintas herramientas que tienen a su disposición. En este sentido, es mil veces mejor que los encargados de resolver dudas sean los progenitores o su entorno de confianza más que el buscador de Google. En realidad no es tan fácil y si ya de por sí el número de conflictos de los hijos con los padres se dispara en estas edades, en muchos casos resulta un verdadero apuro sacar el maldito tema de conversación. Por ello, en los últimos años la importancia de los profesores de la educación pública en este ámbito es imprescindible, ya que supone mantener un diálogo sobre el tema con una persona desvinculada del entorno familiar.

¿Cómo saber si estamos preparados para pasar al 'siguiente nivel' o cómo es la mejor forma de dejar a alguien?, son las preguntas más comunes

Perfiles como el de Deborah Roffman, quien lleva desde 1975 atendiendo las demandas en educación sexual de chicos y chicas estadounidenses de entre 13 y 17 años. "Existe la creencia de que el sexo debe enseñarse 'cuando los hijos sean mayores'. Mi trabajo ha sido desde siempre cambiar esto", asegura, en una entrevista a 'The Atlantic'. Por esta razón, no solo se ocupa de los jóvenes, sino que también imparte clases para padres en las que les asesora sobre el modo correcto en el que tienen que hablar de ello a sus hijos.

Las cosas han cambiado mucho desde la década de los 70. También en el sexo. En primer lugar, la concepción misma del coito, que antes estaba bombardeada por connotaciones religiosas que le otorgaban una dimensión tabú. Afortunadamente, la visión del sexo se ha suavizado, y ahora existe mucha más libertad a la hora de tratar el tema. En segundo lugar, las teorías de género, que comenzaron a despuntar precisamente hace 50 años, unidas al movimiento contracultural en Estados Unidos, han propiciado un cambio a la hora de relacionarnos que confiere más derechos y libertades a los colectivos LGTB, así como una mayor representación.

A los alumnos les preocupa más o menos lo mismo que hace 20 años, excepto temas como el género o la orientación sexual

Roffman les asesora no solo en el tema estrictamente sexual, sino también en la esfera social y económica que en su país comporta el hecho de practicarlo. La sanidad estadounidense difiere mucho de la española en cuanto a beneficios, por lo que la profesora les informa sobre las tarifas que deben abonar en caso de que necesiten hacerse una prueba de natalidad o tengan que acudir al médico porque han contraído una enfermedad de transmisión sexual. Pero sobre todo, los alumnos en sus clases profundizan en torno a la historia de los derechos del aborto, las concepciones cambiantes de los roles de género y sobre la base que se debe construir a la hora de mantener relaciones respetuosas e íntimas con otras personas.

Como toma de contacto, los más jóvenes comienzan aprendiendo lecciones sobre los sistemas reproductivos, la importancia de una comunicación abierta con otras personas y los cambios fisiológicos más típicos de la pubertad. Al año siguiente, los alumnos ya entran en materia y Roffman les explica en profundidad todo lo relativo a la sexualidad humana, la pornografía, el uso del sexo por parte de la publicidad, las identidades de género o las diferentes orientaciones sexuales. "Mis clases se basan en lo que yo llamo las características de un adulto sexualmente saludable, como por ejemplo mantenerse siempre sano, disfrutar del placer carnal y relacionarse con los demás de una manera cariñosa y no posesiva o explotadora", afirma en el medio norteamericano.

Foto: A las adolescentes les preocupa el sexo; a ellos el alcohol

Para asegurarse de la sinceridad de los alumnos a la hora de expresar sus dudas, Roffman les pide que envíen preguntas anónimas nada más comenzar el curso. "Las preguntas casi siempre suelen las mismas", asegura. "Por ejemplo, los de secundaria suelen solicitar información sobre sus propios cuerpos y si sus comportamientos son 'normales'. Muchos, me preguntan a qué edad es normal comenzar a masturbarse".

Un enfoque "directo y holístico"

"¿Quién da el primer paso? ¿Cómo saber si tanto yo como la otra persona está preparada para pasar al 'siguiente nivel'? ¿Cuál es la mejor forma de romper con alguien?". Estas son algunas de las preguntas más comunes que los estudiantes formulan a Roffman. En general, a los alumnos les preocupa más o menos lo mismo que hace 20 años, excepto cuando el tema a tratar tiene que ver con el género o la orientación sexual, un debate que gracias a las reivindicaciones de distintos colectivos se ha trasladado también a la escuela.

Foto: El hombre que ha cambiado la forma de enseñar Economía en Harvard

"Ya había preguntas hace dos décadas sobre la orientación sexual, pero no sobre la diversidad de género", indica la profesora. "Hay muchos que preguntan ¿Cuántos géneros hay?; ¿Qué significa eso de los roles de género?; ¿Qué significan las siglas LGTB?". Uno de los detalles a tener en cuenta es que Roffman trabaja para la escuela privada y, en este sentido, lamenta que en la pública todavía no se hayan acometido los cambios necesarios para implantar la asignatura de sexualidad desde este punto de vista, "directo y holístico", como lo define ella.

"Veo un movimiento muy limitado en el sector público", admite. "En un país donde solo una minoría de estados promociona las clases de educación sexual en sus escuelas, aún queda mucho por hacer. Yo viví una revolución sexual, tengo esperanza que la de esta época sea en la educación", explica. Si quieres más información, puedes consultar su libro 'Talk To Me First', que publicó en 2012.

Sexo Educación Google Sexualidad Alumnos Padres HIjos Enfermedades de Transmisión Sexual Noadex
El redactor recomienda