Un abordaje científico no invasivo

La nueva técnica contra la infertilidad que llega a España

De las 800.000 parejas en edad de tener hijos, alrededor del 17% tiene problemas para concebir, por lo que cada vez es más frecuente recurrir a especialistas

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

El ritmo de vida actual, la mala alimentación, el retraso de la edad para tener hijos, la contaminación o ciertas patologías son algunas de las causas que pueden afectar a la fertilidad. Alrededor del 17% de las parejas en edad de tener hijos (unas 800.000) tiene problemas para concebir vástagos, por lo que cada vez es más frecuente recurrir a técnicas asistidas. Una nueva práctica, menos agresiva que la fecundación 'in vitro' y más barata, comienza a destacar cada vez más en nuestro país: la Naprotecnología.

Se trata de un nuevo abordaje científico no invasivo, que busca las causas de la infertilidad y potencia la capacidad natural de procreación de la propia pareja. Esta metodología consigue identificar la causa de la infertilidad en el 99,5% de los casos. La Tecnología de Procreación Natural (traducido de 'NaPro Technology') surgió hace más de 30 años en Estados Unidos de la mano del ginecólogo y obstetra Thomas Hilgers. Pese a su larga trayectoria en países como Canadá, Irlanda, Reino Unido, Holanda, Alemania o Polonia (encontrándose integrada la técnica en el sistema público de salud), este novedoso método ha llegado a nuestro país hace escasos años.

Foto: iStock
Foto: iStock

La base del sistema es el Modelo Creighton, una modificación estandarizada realizada por Hilgers sobre el Método de la Ovulación Billings, desarrollado por John y Evelyn Billings en 1960. Se trata de un sistema de monitoreo de la salud ginecológica femenina a través del registro de una serie de biomarcadores a lo largo del ciclo de fertilidad de la mujer, como la duración y las características del moco cervical, la longitud del ciclo menstrual, el dolor menstrual, el dolor abdominal, el tipo de menstruación, etc. Estos datos se trasladan de forma sistemática a una gráfica que ofrece una información valiosa y objetiva al médico a la hora de decidir los estudios complementarios que son necesarios en cada caso para conocer las posibles causas de la infertilidad y qué días del ciclo de la mujer son los más apropiados para realizar esas pruebas.

La Naprotecnología, una técnica menos agresiva que la fecundación 'in vitro' y más barata, tiene un porcentaje de éxito del 52,8%

La Naprotecnología también emplea un estudio diagnóstico completo en el varón para identificar todos los factores que están afectando a su fertilidad y poder prescribir un tratamiento efectivo. Una vez alcanzado un diagnóstico completo de todo lo que está afectando a la fertilidad del hombre y de la mujer, se aplica un plan terapéutico personalizado.

En nuestro país, Fertilitas, una iniciativa social de la Fundación Ciento por uno, facilita un servicio integral de Naprotecnología a matrimonios con problemas de fertilidad. La entidad sin ánimo de lucro, que tiene sede en Madrid y en Málaga, cuenta con "una red multidisciplinar de especialistas", según explica a El Confidencial su director, Álvaro Ortega. "Contamos con varios ginecólogos especializados en Naprotecnología en Estados Unidos, monitoras de fertilidad especialistas en el Método Creighton y toda una red de colaboradores entre los que se encuentran urólogos, nutricionistas, endocrinos, hematólogos y psicólogos", relata. Del mismo modo, cuentan con "matrimonios mentores" que han pasado por la misma situación para que acompañen a las parejas en el proceso.

Éxito del procedimiento

Según los estudios realizados sobre esta técnica, el éxito del procedimiento no es nada desdeñable. Una investigación, publicada en el 'Journal of the American Board of Family Medicine', señala que el 52,8% de las parejas que realizaron el tratamiento durante 24 meses, lograron un embarazo a término con un recién nacido vivo. El equipo de científicos, capitaneado por el profesor de Medicina de familia y preventiva de la Universidad de Utah (EEUU) Joseph B. Stanford, analizó a un total de 1.239 parejas.

Foto: iStock
Foto: iStock

El perfil de las personas que recurren a la Naprotecnología es muy variable. "Nos llegan todo tipo de parejas, desde gente con 30 años hasta otros pasados los 40. Lo mismo pasa con las características socioeconómicas, acuden a nosotros parejas con recursos más limitados y más pudientes. La vocación de Fertilitas es llegar a toda la sociedad y ayudar a toda la gente que se pueda".

Convicciones morales

Cada vez es mayor el número de parejas con problemas de fertilidad que optan por la Naprotecnología. Muchas de ellas llegan a esta técnica por convicciones religiosas o morales, ya que esta técnica no recurre a la manipulación de embriones.

Se trata de un sistema de monitoreo de la salud ginecológica femenina a través del registro de una serie de biomarcadores

Ortega explica que "la Naprotecnología no presenta ningún dilema ético. Al fin y al cabo lo que se está haciendo es ayudar en temas de salud y no sucede como con la 'in vitro' que hay que generar embriones, quedando algunos de ellos en el camino porque mueren o son congelados". "La 'in vitro' no deja de ser un tratamiento agresivo", añade.

Naprotecnología y universidad

La Universidad Francisco de Vitoria colabora con Fertilitas y el Instituto Pablo VI para el Estudio de la Reproducción Humana de Omaha (EEUU) en la formación de médicos y especialistas, al considerar que existe un déficit de profesionales cualificados tanto en Naprotecnología como en el Método Creighton.

Foto: iStock
Foto: iStock

En concreto, el director de Fertilitas explica que su organización ha llegado a un acuerdo con el citado centro de estudios para proseguir en la investigación científica sobre el método "porque creemos que es muy importante ese soporte científico ante la práctica clínica y científica".
Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios