¡A POR ELLO!

Los mejores trucos para adelgazar si ya tienes más de 40 años

A medida que envejecemos, nuestros huesos y articulaciones también lo hacen y es más difícil ponerse en forma. Un grupo de expertos aporta sus consejos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hay una evidencia clara que asalta a muchas personas que quieren perder peso: cuanto más mayor te haces, bajar los números de la báscula se hace más y más complicado. Esto se debe, entre otras causas, a que perdemos entre un 3 y un 5% de masa muscular cada diez años después de haber pasado los 35. Y, lógicamente, esto afecta en gran medida a la forma en que el cuerpo quema la grasa.

"El cuerpo entra en una etapa de envejecimiento en el momento en que para de crecer", asegura Luiza Petre, especialista en pérdida de peso de Nueva York, a 'Prevention'. "Cuando sucede esto, el cuerpo ya no necesita tanta energía como antes", destaca. Según el American Council on Exercise, la tasa metabólica en reposo (la capacidad corporal de quemar calorías sin esfuerzo físico) se reduce alrededor de un 2% por cada década.

Sé honesto contigo mismo. ¿Cómo te sientes ahora mismo? ¿Crees que estás sano y preparado para afrontar la pérdida de peso?

Además, tampoco puedes llevar una doctrina de ejercicio físico muy exigente, ya que cuando entras en la media centena las articulaciones y los músculos se resienten y se vuelven más rigídos. "Existe una serie de obstáculos a los que se enfrentan las personas mayores de 50 años cuando intentan perder peso", recalca Brian Durbin, entrenador personal. "Pero una vez sepas cuáles son, y cómo solucionarlos, es fácil tener éxito", añade.

Habla con tu médico de cabecera

Lo más importante. Nunca es buena idea planificar un régimen de adelgazamiento sin la opinión de tu médico de cabecera, especialmente si has pasado por una enfermedad reciente o tienes alguna de tipo crónica. "Antes de comenzar con una dieta o un plan de entrenamiento, es muy útil tener en cuenta cuál es tu estado de salud actual", aconseja Petre.

Ante todo, sé franco y claro con tu médico a la hora de explicarle los objetivos que pretendes alcanzar y pídele consejo sobre la dieta que mejor se adapta a ti, así como los ejercicios. Incluso puede recomendarte algún terapeuta o entrenador personal.

Vigila tus hormonas

A medida que vamos envejeciendo la producción de testosterona, progesterona y otras hormonas disminuye lo que provoca que el cuerpo almacene grasa en vez de perderla. "Tan solo con llevar un control de las tiroides, las glándulas suprarrenales y otros productores hormonales bastará para ayudar enormemente a personas de más de 50 años a perder peso", asegura Jennifer Burns, médica especialista de Phoenix.

En lugar de volver a fracasar en nuestros propósitos, es esencial que sigas una dieta seria y totalmente fiable

Tami Meraglia, autora del libro enfocado en la pérdida de peso 'The Hormone Secret', incide en el control adecuado de la tosterona, sobre todo para las mujeres que están tratando de ponerse en forma. "Existe un largo debate entre los médicos sobre los efectos de la pérdida de estrógenos, pero pocas personas son conscientes de la importancia de la testosterona y su gran ayuda a la hora de adelgazar", afirma.

Establece objetivos realistas

Si te propones perder diez kilos en un mes a lo mejor estás apuntando demasiado alto. Por no hablar de que es bastante poco saludable. "Sé honesto contigo mismo", sugiere Petre. "¿Cómo te sientes ahora mismo? ¿Crees que estás sano? Hacer cambios en la vida requiere coraje y fuerza de voluntad", asegura. En definitiva, sé realista y procura que tus objetivos se puedan realizar, aunque por el momento no parezcan muy altos. Lo más importante es que te centres en cómo te sientes más que en los números de la báscula. "Los pequeños logros equivalen a un gran objetivo cumplido", añade.

Habla con un dietista

Si no estás muy seguro sobre la dieta que debes adoptar de cara a perder peso, lo mejor es que acudas a un profesional. Él te indicará cuál es el plan alimenticio más adecuado para ti. Recuerda que hay infinidad de régimenes: la keto, el ayuno intermitente o la dieta flexitariana... Un dietista podrá desglosar los pros y contras de cada uno de ellos y ayudarte a elegir el que mejor se ajuste a tus necesidades y objetivos.

Sigue un plan bien estructurado

"En lugar de volver a fracasar en nuestros propósitos, es esencial que sigas un plan de alimentación fiable y serio", avisa Petre. Por ejemplo, los planes de adelgazamiento supervisados por un médico obtienen una tasa de éxito de más del 75%. "Se ha demostrado que los programas de apoyo individual pueden alentar a un cambio significativo en el comportamiento y redoblar las posibilidades de éxito", destaca. Seguir una dieta bien marcada no solo hará que te sientas bien y te veas mejor delante del espejo, sino que también reducirás el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes o Alzhéimer.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios