SALUD SIN MITOS

Qué hacer (y no hacer) para poder cumplir nuestros propósitos de Año Nuevo

Cuando empieza el año, renovamos metas y la ilusión por cumplirlas. Sin embargo, para llegar a alcanzarlas es clave trazar un plan con los pasos adecuados

Foto:

Con la llegada del nuevo año es habitual que tengamos una serie de buenos propósitos. Dejar de fumar, hacer más ejercicio, pasar más tiempo con la familia y los amigos, comer más sano o perder peso son algunos de los más habituales. Sin embargo, en muchos casos, pasado un tiempo, no somos capaces de alcanzar la mayoría (en el peor de los casos, ninguno).

Según la doctora Gracia Lasheras, jefa del servicio de psiquiatría y psicología del Hospital Universitari Dexeus, esto se debe a que los lanzamos como ilusiones que se transforman en fantasías porque “no tenemos las estrategias adecuadas y necesarias para transformarlas en planes concretos y cumplirlos.”

Cumplir objetivos implica necesariamente que estemos plenamente convencidos de que queremos hacerlo y que tengamos la capacidad de trazar un plan de actuación con los pasos necesarios. “El componente cognitivo es muy importante. Tenemos que ser capaces de crear imágenes de la meta que queremos conseguir y que responda a un proceso jerárquico de objetivos menores o submetas que ir alcanzando hasta llegar al éxito", explica la doctora Lasheras.

"Tenemos que ser capaces de crear imágenes de la meta y que responda a un proceso jerárquico de submetas que ir alcanzando hasta llegar al éxito"

Es decir, no hay fórmulas mágicas, no van a realizarse por sí solos. Lo realmente importante es que una correcta formulación de estos propósitos, así como una serie de pasos a tener en cuenta van a incrementar notablemente nuestras posibilidades de alcanzarlos.

No es una tarea fácil, pero la especialista nos da las claves para conseguirlos:

1. Pensar en un área concreta de nuestra vida a mejorar (personal, afectiva, de salud, trabajo, ocio...).

2. Una vez hecho esto, es importante visualizar algo muy específico relacionado con ella, que nos gustaría conseguir de cara al nuevo año, e imaginarnos en el momento que lo hacemos.

3. Para trazar nuestro plan, empezaremos haciéndonos las siguientes preguntas: ¿Qué necesidades tengo para lograr este objetivo? ¿Qué obstáculos preveo que me voy a encontrar? Y así con todas las preguntas que puedan servirnos de apoyo para definir el camino para llegar al éxito.

(Unsplash).
(Unsplash).

4. Escríbelo, pásalo a un papel y que se convierta en tu hoja de ruta. Es importante formular siempre en positivo, porque los objetivos que empiezan por “no quiero” o “no voy” no suelen funcionar. No hablamos de negarnos cosas, sino de permitirnos otras mucho mejores.

5. Sigue la regla 'MARTE' para definir tus objetivos:

  • Medible: tenemos que poder cuantificarlo. ¿Cuántas veces voy a ir al gimnasio por semana? ¿Cuántos kilos quiero perder? ¿Cuántos libros quiero leer?

  • Alcanzable: no debemos ponernos metas que estén objetivamente fuera de nuestro alcance y para las que no dispongamos de recursos.

  • Realista: nada mágico o fantasioso. Como en el caso anterior, hemos de poder llegar a ello con nuestros propios recursos.

  • Temporizado: la cronología es esencial en nuestro plan. Debemos plantear un plazo, cuantos meses o semanas definiremos para alcanzar nuestro objetivo.

  • Específico: intenta plantear tu objetivo de la manera más detallada posible.

La importancia del seguimiento

Una vez hayamos definido esto, tomémoslo como un contrato con nosotros mismos que debemos verificar periódicamente (según como lo hayas planteado, día a día, semana a semana...) para ver si realmente lo estamos cumpliendo.

Aun así, si tropezamos por el camino (por ejemplo, si el objetivo es dejar de fumar, nos fumamos un cigarrillo), es importante ser pacientes con nosotros mismos, retomarlo, volver a intentarlo y no dejarlo de lado quedándonos en la culpabilidad. Es clave, además, que nos tomemos un momento para analizar qué puede haber fallado, cuáles son las causas que nos han llevado a ello y volver a empezar.

"Cuando lo consigas, no dejes de compartirlo con los que te importan, identifica qué es lo que te ha ayudado a conseguirlo y, ¿por qué no?, formula nuevos objetivos. No hace falta que sea año nuevo, ni lunes, ni vuelta de vacaciones ni nada especial para poder plantearte buenos propósitos", concluye la especialista.

 

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos para aclarar dudas referentes a mitos y creencias populares relacionados con la salud así como para combatir las falsas informaciones que se puedan generar en internet. Si tienes alguna duda sobre la consulta resuelta y quieres más información, puedes contactar con el Hospital Universitari Dexeus.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios