TU SALUD ESTÁ EN RIESGO

Las razones por las que deberías conocer tu tipo de sangre

A veces recordar un simple dato como, por ejemplo, cuál es el grupo sanguíneo al que perteneces, puede ayudar a saber algunos problemas de salud. Pon atención

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

De repente alguien te pregunta y no tienes ni idea de cuál es tu grupo sanguíneo. "Creo que...A+, no... era 0-..., bueno, no sé", acabas respondiendo. Si creías que no era importante conocerlo, estás equivocado. Según un estudio publicado en 'Wiley Interdisciptionary Reviews: Systems Biology and Medicine', saberlo puede ayudarte.

Es posible que hayas escuchado que el grupo sanguíneo AB es el más raro de encontrar (solo un 0,6 de la población lo tiene). Aunque es cierto, si se comparan las 8 combinaciones diferentes que se pueden hacer con A, B, O y D + o D-, los porcentajes cambian un poco dependiendo de la etnia.

¿Cómo afecta entonces el tipo de sangre que tengas a tu salud? Desde riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, demencias, norovirus hasta infecciones de tracto urinario, que sepas este simple dato puede ayudarte. Si bien los estudios no son concluyentes sobre la causa y el efecto, la investigación destaca la importancia de conocer el tipo que tienes para saber cómo podría afectar a tu bienestar.

Infartos

Tu tipo de sangre ayuda a determinar si estás en riesgo de sufrir un ataque cardíaco, según sugiere una investigación presentada en 'Heart Failure 2017-4th World Congress on Acute Heart Failure'.

Las mujeres pertenecientes al grupo 0 tienen más dificultades para quedarse embarazadas por una menor calidad y un recuento más bajo de óvulos

Los investigadores analizaron datos de más de 1.300.000 personas de nueve estudios previos y concluyeron que aquellos con sangre tipo A, B o AB tenían un 9% más probabilidades de sufrir un infarto que aquellos tipo 0. Lo que produce el aumento del riesgo cardíaco no está exactamente claro, pero una posibilidad podría ser porque las personas con este tipo de sangre tienen mayores concentraciones de una determinada proteína en el momento inicial de la hemostasia, lo que se llama factor von Willebrand.

Coágulos de sangre

Investigadores daneses estudiaron cómo el tipo de sangre interactúa con una predisposición genética para la trombosis venosa profunda (TVP) o coágulos de sangre en la parte inferior de las piernas que pueden ir hacia los pulmones e incrementar el peligro de muerte. Después de analizar datos de aproximadamente 66.000 personas durante más de 30 años, descubrieron que las personas con tipo AB, A o B tenían un riesgo 40% mayor de padecerlo que las personas con tipo 0.

Cuando los científicos realizaron un análisis adicional para ver qué factores tienen el mayor impacto a nivel de población, se dieron cuenta de que los que eran AB tenián un 20% más de probabilidades de padecerlo, las mutaciones genéticas representaron el 11%, el sobrepeso el 16% y el tabaquismo el 6%

Cáncer de estómago

Los investigadores han descubierto que las personas con sangre tipo A tienen mayor riesgo de padecer cáncer de estómago. Pero la investigación publicada en 'BMC Cancer' muestra que los tipo AB también están en peligro. Utilizando datos genéticos de una gran cantidad de casos y controles, los expertos encontraron un vínculo entre la enfermedad y ambos grupos sanguíneos en las poblaciones chinas. Una revisión de 39 estudios anteriores confirmó sus hallazgos.

Fertilidad

Científicos de la Escuela de Medicina Albert Einstein y de la Universidad de Yale descubrieron en 2010 que las mujeres pertenecientes al grupo 0 tenían más dificultades para quedarse embarazadas que el resto debido a una menor calidad y un recuento más bajo de reserva ovárica. El estudio involucró a 560 mujeres de una media de 35 años que estaban siendo sometidas a tratamientos de fertilidad.

Aquellos con sangre tipo A, B o AB tienen un 9% más probabilidades de sufrir un infarto que los que pertenecen al grupo 0

Se cree que los niveles altos de una hormona (foliculoestimulante o FSH) son un indicador de que esta reserva está disminuyendo más rápidamente, lo cual puede reducir las posibilidades de un embarazo una vez que la mujer llega a sus 35 o 40 años.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios