Programó fallos en su propio software para que le contrataran y arreglarlos
  1. Alma, Corazón, Vida
DURANTE 14 AÑOS

Programó fallos en su propio software para que le contrataran y arreglarlos

El programa, cada cierto tiempo, daba una alerta de error (falsa) y él lo solucionaba (haciendo nada) y cobraba por ello

Foto: Código informático. Foto: Pixabay
Código informático. Foto: Pixabay

David A. Tinley, un informático estadounidense de 62 años, acaba de ser condenado a pasar seis meses en la cárcel y a pagar una multa de 7.500 dólares por hackear, durante 14 años, un programa de gestión de pedidos de Siemens con un fallo recurrente que hacía indispensable que él mismo lo arreglara.

La historia, según nos cuenta Inquirer, se remonta a 2002, año en el que Tinley fue contratado para programar un software, basado en hojas de cálculo de Microsoft, que se encargara de la gestión de los pedidos de equipos eléctricos de Siemens en Pensilvania (Estados Unidos).

Foto: Icono de la 'app' de WhatsApp.

El programador, temeroso de perder su fuente de ingresos tras la entrega del proyecto, insertó código en el programa que se encargaba de mostrar un fallo cada cierto tiempo. Un fallo, inexistente, que él únicamente podría solucionar.

Paga caro un despiste

Su plan se vino al traste en 2016, cuando uno de los recurrentes fallos pilló a Tinley fuera de Pensilvania y se vio obligado a dar la contraseña para entrar en el panel del control del software. En ese momento, Siemens encontró "bombas lógicas" en el código de las hojas de cálculo e inició una investigación, contratando a programadores y abogados para ver qué estaba sucediendo con el software.

En un primer momento, Tinley señaló que lo había hecho para proteger su código propietario

Posteriormente, Siemens demandó a Tinley, acusándole de fraude, de añadir código innecesario a las hojas de cálculo y de arreglar (y cobrar por ello) problemas inexistentes en el software.

Tinley, en un principio, negó las acusaciones, alegando que había introducido "bombas lógicas" en el código para proteger su código propietario y no para que Siemens requiriera sus servicios cada vez que hubiera un fallo, algo que achacó a las actualizaciones de Microsoft para Excell.

No obstante, Tinley finalmente admitió la culpa y ha sido condenado a seis meses de prisión y a pagar una multa de 7.500 dólares, bastante menos de lo que pedía la acusación: 10 años de cárcel y una multa de 250.000 dólares.

Estafa Informática Software Microsoft
El redactor recomienda