TEN MUCHO CUIDADO

5 errores matrimoniales que nunca debes cometer si ya tienes 40 años

Con el paso del tiempo, la convivencia de pareja pierde pasión e interés. Es un proceso que puede parecer natural, pero puede ser evitable si se pone solución a tiempo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hacer que una relación de pareja funcione es una tarea difícil, pero un matrimonio, cuando el compromiso es mucho mayor, todavía más. Da igual que creas que vas por el camino correcto y que hagas todo lo posible porque las cosas vayan bien, siempre hay problemas y baches que parecen imposibles de superar.

Si deseas que lo que has ido construyendo a lo largo de los años funcione y no cometer los errores comunes que muchas personas después de los 40 suelen realizar, y no hablamos de infidelidades, querido lector influyente sigue estos consejos.

¿Has invadido alguna vez la privacidad de tu pareja o le has impuesto reglas estrictas sobre cómo debería progresar vuestra relación o su forma de ser? Estás abusando de la confianza, así que ten mucho cuidado. Pero no te lamentes, hay soluciones. Hay fallos comunes que casi todo el mundo comete cuando llega a cierta edad, y que sin darse cuenta, están destrozando a partes iguales el matrimonio y la vida social. Ponles remedio, que no es tan complicado.

Esperar demasiado

Si estáis pasando por problemas desde hace algún tiempo y ninguno de los dos le ha puesto solución, debes saber que tenéis que ponerle remedio cuanto antes. Es posible que te sea incómodo llamar a un especialista o terapeuta cuando tu matrimonio pasa por una situación así, pero no pedir ayuda y evitar lo que está sucediendo solo empeorará las cosas.

El día a día puede hacernos caer en la monotonía si no se fomentan los detalles, aunque estos parezcan a primera vista insignificantes

Es mucho más fácil corregir el rumbo que establecer hábitos nuevos o soportar actitudes negativas. Un experto puede echaros una mano, pero está en vuestra mano querer empezar la terapia. Debes saber que tu postura no tiene por qué ser la correcta, solamente hay dos perspectivas diferentes sobre un mismo tema y hay que llegar a un acuerdo entre las partes. No significa que tu punto de vista no sea válido o incorrecto, solo que el otro puede ser igual de bueno. Honrar las diferencias de los demás es lo que hace que las relaciones funcionen.

Sexo

La vida sexual a partir de ciertas edades comienza a disminuir. No sucede en todas las relaciones, pero es algo bastante común. Las asfixiantes rutinas de trabajo, el cuidado de los hijos (en caso de tenerlos) o la simple y llana cotidianidad a raíz de llevar ya bastantes años juntos son algunos de los factores que producen que tu libido caiga una vez entras en esta década.

Sin embargo, para muchas personas las cosas son completamente distintas: haber llegado a la cuarentena también puede implicar una confianza más férrea con tu pareja que permite investigar en deseos y fetiches personales que gritan por ser liberados. Si este no es tu caso, es muy posible que tu matrimonio no mantenga firme por mucho tiempo. La comunicación en estos temas es clave para que todo vaya perfectamente. Mantén una conversación y empezad a disfrutar del sexo. Las cosas han cambiado, ahora sabes con mayor exactitud qué es lo que más te gusta y qué es lo que aborreces, coméntalo y no dejes que la llama se apague.

Límites

El hecho de que estéis casados no significa que tengas que aceptar todo lo que hace tu pareja. En muchos casos, no dejar claro hasta dónde no estás dispuesto a llegar, ya sea que eso signifique ser explícito acerca de tus expectativas de fidelidad o simplemente decirle a tu pareja que no te gusta que te toque el pelo o los pies, puede afectar a tu relación.

Saber escuchar es una cualidad imprescindible en la vida matrimonial. Dejar de prestar atención a la persona con la que se convive es uno de los síntomas más claros de que la relación está en una etapa de decadencia.

Espacio

Respeta las distancias con tu cónyuge. Cada uno debe contar con su propio espacio para desarrollar sus metas personales, objetivos profesionales o, simplemente, para estar con su familia o amigos. Tan perjudicial es centrarse solamente en uno mismo y dejar a la pareja al margen de todo, como ser excesivamente dependiente. Cuando tu pareja pasa por un mal momento y decide cortar la comunicación y distanciarse, no la presiones.

Tu postura no tiene por qué ser la correcta, solo hay dos perspectivas diferentes sobre un mismo tema y hay que llegar a un acuerdo entre las partes

Si se atosiga a alguien cuando está en esta situación lo único que se conseguirá es que se aleje más de nosotros. Cuando vuelva a sentirse mejor y con espacio para respirar volverá a acercarse a nosotros y valorará que hemos sabido respetar su momento de duelo.

Atención

Que dejes que tu pareja tenga sus momentos de tranquilidad y soledad no significa que debas dejar de cuidar y alimentar la llama del amor. A veces con la rutina diaria se nos olvida ser algo detallista o cariñoso. No te olvides de hacer sentir que es especial y capta su interés. Además, el sexo no es una única manera de tener intimidad de forma regular. Aunque parezca una tontería, abrazar, dar besos o decir "te quiero" es importante para la salud de la relación.

El día a día puede hacernos caer en la monotonía si no se fomentan los detalles, aunque estos parezcan a primera vista insignificantes. Tu pareja agradecerá las sorpresas y su preocupación por las pequeñas cosas que de forma aislada nos parecen banales, pero que en su conjunto marcan la diferencia entre una pareja feliz y una amargada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios