LAS HORMONAS TIENEN LA CULPA

Cambiar tu rutina de sueño puede ayudarte a adelgazar desde la cama en pocas semanas

Varios estudios coinciden en que las personas que no duermen lo suficiente tienden a alimentarse peor que quienes sí lo hacen y, por tanto, a engordar

Foto: Dormir bien y las horas necesarias puede marcar la diferencia entre adelgazar o no hacerlo (Foto: Pixabay)
Dormir bien y las horas necesarias puede marcar la diferencia entre adelgazar o no hacerlo (Foto: Pixabay)

Cuando se trata de buscar trucos para adelgazar no se puede fiar uno de todo lo que aparece en internet. Hay miles de dietas a un solo click de distancia, pero muchas de ellas solo nos ayudarán a perder peso al comienzo del proceso y terminaremos cogiendo más kilos después. Son las llamadas dietas milagro con las que hay que tener mucha precaución.

Sin embargo, en la red también encontramos buenas ideas para adelgazar, sencillos consejos que, por simples que parezcan, pueden marcar la diferencia entre quienes buscan perder peso y quienes, finalmente, lo consiguen. Y una de esas recomendaciones que pueden ayudarnos a adelgazar sin hacer apenas ningún esfuerzo es dormir más cada día.

Es algo tan simple como increíble, pero según el doctor Michael Mosley, la clave para conseguir un cuerpo mejor es, tan solo, dormir una hora más todas las noches. La causa es que si dormimos muy poco, el metabolismo puede llegar a cambiar, evitando que el organismo procese los alimentos con eficacia. Pero si añadimos una hora más de sueño cada día, el metabolismo no cambiaría y eso podría ayudadarnos a perder peso en pocas semanas.

Consenso sobre el sueño

Mosley no es el único que piensa en ese sentido. La doctora Karen Collins, del Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, también cree que cuando se alargan las noches normalmente comemos más y hacemos menos ejercicio: "Todos sabemos que, cuando estamos cansados, buscamos comida en primer lugar como algo reconfortante. Ahora parece que hay una base biológica para esto, que no habíamos visto antes".

Una hora menos de sueño significa una hora más para comer, beber y, en el fondo, no descansar

Además, la doctora Collins apunta a los cambios en los niveles hormonales que son provocados ​​por la falta de sueño. Se trata de una teoría que investigó la Universidad de Toyama, en Japón, en la que se vincula la falta de sueño en los niños con cambios en la forma en que el cuerpo procesa el azúcar.

Para demostrar su hipótesis, los investigadores reunieron a niños de entre seis y siete años que dormían de nueve a diez horas diarias. Este grupo fue comparado con otro de niños de la misma edad, pero que dormían una hora menos, entre ocho y nueve horas diarias. El resultado fue incuestionable: quienes dormían menos horas tenían el doble de posibilidades de sufrir sobrepeso. Y en quienes dormían menos de ocho horas diarias, esa probabilidad aumentaba exponencialmente.

Si no dormimos bien, las hormonas que regulan el apetito pueden descontrolarse (iStock)
Si no dormimos bien, las hormonas que regulan el apetito pueden descontrolarse (iStock)

Karen Collins ha explicado a Express que "una hormona, el cortisol, regula el metabolismo del azúcar, las proteínas, las grasas, los minerales y el agua. Junto con los niveles más altos de resistencia a la insulina, que también se han detectado en personas privadas de sueño, los cambios en los niveles de cortisol pueden hacer que la pérdida de peso sea mucho más difícil para aquellos que no duermen adecuadamente".

Cambios en pocas semanas

La doctora Collins no quiere lanzar las campanas al vuelo: "No estamos diciendo al cien por cien que el peso disminuirá si duermes una hora más, pero esperaría encontrar cambios en pocas semanas en lugar de en meses". El doctor Mosley, por su parte, también apunta a las hormonas: dormir menos significa tener más cortisol, lo que se traduce en un aumento de peso.

El cuerpo contiene dos hormonas que se encargan de controlar el hambre: la leptina y la grelina. Ambas trabajan juntas, pero mientras la grelina promueve el apetito, la leptina lo anula. En un estudio de la Universidad de Chicago se demostró que las personas que dormían pocas horas cada día tenían estas hormonas alteradas: sus niveles de leptina eran un 18 por ciento más bajos, mientras los de la grelina, que genera el apetito, eran un 28 por ciento más altos.

No solo eso: los científicos comprobaron que también se producía una mayor preferencia por alimentos dulces, salados y almidonados, que a la postre también provocan un aumento de peso. Mientras, las personas que dormían más horas de lo normal se comportaban con los niveles completamente alternos: leptina más alta y grelina, más baja.

No dormir lo suficiente puede provocar una alteración de las hormonas que se encargan de controlar el hambre: la leptina y la grelina

Los expertos y los estudios coinciden: cuanto mejor es nuestro sueño, mejor es nuestra alimentación. La lucha por perder peso puede tener un aliado inesperado, la cama, y dormir bien y las horas necesarias cada día puede ayudarnos, por extraño que parezca, a deshacernos de los kilos que nos sobran. Y como intentarlo no cuesta dinero… ¿a qué esperamos para pasar una hora más en la cama?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios