¿Agua helada para los músculos después del ejercicio? Puede que no sea la mejor opción
  1. Alma, Corazón, Vida
SINO TODO LO CONTRARIO

¿Agua helada para los músculos después del ejercicio? Puede que no sea la mejor opción

Hacer ejercicio tiene muchos beneficios para nuestro organismo, tanto a corto como a largo plazo. No obstante, hay algunas “incomodidades” que sufrimos practicándolo y, sí, te

Foto: ¿Agua helada para los músculos después del ejercicio? Puede que no sea la mejor opción
¿Agua helada para los músculos después del ejercicio? Puede que no sea la mejor opción

Hacer ejercicio físico tiene muchos beneficios para nuestro organismo, tanto a corto como a largo plazo. No obstante, hay algunas "incomodidades" que sufrimos practicándolo y, sí, te estamos hablando de las agujetas.

Son un mal necesario y para muchos son síntoma de que el esfuerzo ha sido intenso y ha merecido la pena. ¿Cómo paliarlas? Hay diversas soluciones, pero hoy vamos a poner en entredicho una muy típica entre los deportistas, esa de sumergir el músculo en baños de agua helada.

Foto: Así debes hacer ejercicio físico, según los mejores entrenadores

Durante mucho tiempo, deportistas, entrenadores, e investigadores han pensado que el sufrimiento que se produce durante un baño de hielo merecía la pena por los beneficios que acarreaba para nuestros sufridos músculos, aliviando la hinchazón producida por las agujetas y calmando así los músculos.

Regeneración muscular detenida

No obstante, en los últimos tiempos se está poniendo en duda las bondades de esta práctica, aunque muchos atletas sigan jurando y perjurando que obra milagros. Un reciente estudio, publicado en la revista científica 'The Journal of Physiology', sostiene lo contrario. Los investigadores descubrieron que cuando un grupo de deportistas utilizaba baños de hielo después de hacer ejercicio, en realidad se detenía la regeneración muscular, un componente clave para construir y mantener el músculo.

Los músculos recuperados en hielo absorbieron menos aminoácidos y se produjo menos síntesis de proteína

Según nos cuenta Popular Science, a medida que entrenas, generas pequeñas cantidades de daño muscular, lo que lleva a tu cuerpo a reconstruir esas áreas, más grandes y más fuertes. Pero dos efectos secundarios de este daño muscular son dolor y algo de hinchazón. El agua helada baja la temperatura corporal y, como resultado, también reduce el flujo sanguíneo, la hinchazón y la inflamación.

Durante mucho tiempo se pensó que reducir la inflamación era positivo para la recuperación muscular. Pero estudios recientes han descubierto que bajar la inflamación (y por lo tanto la hinchazón) realmente obstaculiza el crecimiento muscular. Esto se debe a que la hinchazón en sí es esencial para una recuperación muscular adecuada: aporta flujo sanguíneo y nutrientes esenciales a los músculos necesitados.

Hamstring sprain or cramps. Running sports injury with male triathlete runner.
Hamstring sprain or cramps. Running sports injury with male triathlete runner.

En el estudio antes citado, los investigadores realizaron un experimento con 12 hombres de 20 años. En una primera prueba, los hombres llegaron al laboratorio y bebieron una solución de carbohidratos (no tener suficiente energía antes del ejercicio podría afectar la recuperación muscular) y tomaron infusiones de fenilalanina y leucina (aminoácidos involucrados en la producción muscular).

A continuación realizaron un ejercicio de entrenamiento de resistencia y, una vez terminado, colocaron una de sus piernas en agua helada y otra en agua tibia. Los investigadores tomaron biopsias musculares justo después de los tratamientos de agua y de nuevo cinco horas más tarde. Todo esto era para obtener una línea de base de cómo los participantes respondieron al ejercicio

Alivia el dolor, pero...

En la siguiente prueba, los mismos 12 participantes se sometieron a 2 semanas de entrenamiento de resistencia, donde cada sesión fue seguida por un baño de hielo para una pierna y sin agua para la otra. Los investigadores volvieron a tomar biopsias musculares, esta vez dos horas después de los baños de hielo.

Los investigadores descubrieron que la pierna que se estuvo recuperando en agua fría después del ejercicio absorbió menos aminoácidos y se produjo menos síntesis de proteína muscular que la que no lo hizo. A pesar de lo pequeño del estudio, su conclusión apoya anteriores investigaciones que también sugerían que los baños de hielo realmente obstaculizan la recuperación muscular. Aplacan el dolor, sí, pero no ayudan a la recuperación del músculo.

Hielo Frío Ejercicio físico Regeneración muscular Dolor
El redactor recomienda