síndrome Stevens-Johnson

La odisea de Lucas o cómo un niño puede perder la piel por un exceso de medicación

Lucas, de 11 años, sufre daños en el hígado, desprendimiento de piel y de pezones por un presunto error médico: le recetaron una dosis de fármacos cuatro veces superior a la debida

Foto: Lucas fue diagnosticado con el síndrome Stevens-Johnson. (iStock)
Lucas fue diagnosticado con el síndrome Stevens-Johnson. (iStock)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Los padres de Lucas, un niño de 11 años que fue tratado en el Hospital San Pedro de Alcántara, en Cáceres, han presentado una denuncia contra el Servicio Extremeño de Salud (SES) por una presunta negligencia médica. Al parecer, el menor sufrió una reacción alérgica agresiva ante una dosis excesiva de antiepilépticos que ha provocado el desprendimiento de su piel y de los pezones e incluso tuvo que recibir quimioterapia. Cuando fue trasladado a otro centro hospitalario descubrieron que padecía el síndrome Stevens-Johnson.

Fue en febrero de 2018 cuando los progenitores del menor lo llevaron al pediatra porque "tenía las encías inflamadas", según ha relatado su madre al diario Hoy Extremadura. Por entonces, la doctora le recomendó tomar Lamictal, a pesar de que era "incompatible" con los otros medicamentos que estaba tomando.

Ese día, tras comprobar que el niño tenía fiebre, lo llevó al Hospital de Plasencia donde fue ingresado. En ese mismo hospital comenzaron un tratamiento para él tras diagnosticarle el síndrome Stevens-Johnson. Según la Federación Española de Enfermedades Raras (Feder), es la forma más grave de eritema multiforme exudativo.

El perito médico revela que estuvo sometido a una dosis de Lamictal "muy superior a la que debía"

Se trata de una afección inflamatoria de la piel de inicio agudo que afecta, sobre todo, a niños y jóvenes y se caracteriza, entre otros síntomas, por lesiones bucales, fiebre elevada y eritemas (enrojecimiento con inflamación persistente de la piel). Desde Feder aseguran que la mitad de los casos diagnosticados con esta enfermedad no tiene causa conocida, mientras que el otro 50% se debe a agentes infecciosos, vacunas o determinados medicamentos.

Debido a que Lucas padecía esta enfermedad dermatológica rara, decidieron trasladarlo de nuevo a Badajoz, donde disponen de una UCI pediátrica. Sin embargo, según ha contado su madre al medio, no fue desplazado hasta esa unidad hasta días más tarde. No fue hasta su llegada al Hospital de La Paz, en Madrid, donde le atendieron varios especialistas, ya que, por entonces, presentaba daños en "el hígado, los pulmones, los riñones, la vesícula". Además de estos síntomas, el niño seguía presentando problemas cutáneos y úlceras en las córneas que lo hacen fotosensible a la luz de sol, por lo que se ve obligado a llevar gafas para protegerse.

Tras presentar la pertinente denuncia al SES, un perito médico llevó a cabo un informe sobre el estado del menor que revela que estuvo sometido a una dosis de Lamictal "muy superior a la que debía darse" — casi cuatro veces superior —, un fármaco que estuvo complementando con Valproato, un antiepiléptico que ayuda a estabilizar el estado de ánimo. Desde el poral médico Medline Plus advierten de que el ácido valproico puede provocar daños en el hígado y destaca la necesidad de consultar al médico en caso de estar tomando otros medicamentos, haciendo especial mención en la lamotrigina (Lamictal).

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios