HAY QUE SABER APROVECHAR LA EXPERIENCIA

Tres pasos imprescindibles para dejar el trabajo y encontrar un nuevo empleo

Cambiar de sector profesional no es sencillo, pero una experta en recursos humanos nos da los mejores consejos para que el salto sea lo menos brusco posible

Foto: Cambiar de sector laboral no es sencillo, pero tampoco imposible: hay que aprovechar el pasado
Cambiar de sector laboral no es sencillo, pero tampoco imposible: hay que aprovechar el pasado
Autor
Tiempo de lectura4 min

Hay momentos a lo largo de la vida profesional en la que necesitamos un cambio laboral: ya sea porque hemos tocado techo, porque no nos sentimos valorados, porque no nos gusta el ambiente de trabajo o por cualquier otra razón, buscamos dar un giro a nuestra carrera y buscar nuevos horizontes en otro lado. Pero cambiar de sector profesional no es sencillo.

Solo el hecho de plantearnos esa situación ya es suficiente para que muchas personas den un paso atrás: enfrentarse a los cambios es algo para lo que no todo el mundo está preparado y afrontar nuevos retos no es fácil. Ya sea por una razón o por otra, la decisión de hacer un cambio en nuestra carrera y buscar un nuevo empleo hay que tomarla con seguridad.

Rachel Montanez, experta en recursos humanos, explica a Forbes cómo deben afrontar los trabajadores un cambio en su carrera: "Siempre hay un par de cosas a las que no quieren renunciar y otras que quieren conseguir". Sus consejos pueden ser muy interesantes para quien esté pensando en cambiar de sector profesional en un futuro próximo.

Primer paso: investigar

Está claro que quien llegue a una nueva industria partirá en cierta desventaja con quien lleve toda su vida dedicándose a eso. Sin embargo, los recién llegados tienen mucho que ofrecer y su historial profesional es la clave. Pero para afrontar con franqueza la situación, lo mejor es hacer una lista con aquellas cualidades que nos hagan sentir inseguros.

Rellenar las lagunas en nuestro futuro empleo con los éxitos que hemos acumulado en el pasado es el primer paso

¿Qué es aquello que solemos esconder en el currriculum?, ¿en qué circunstancias no nos sentimos cómodos hablando?, ¿la falta de experiencia nos hace sentir peores profesionales? Afrontar todas esas posibilidades es vital y puede ayudarnos a conseguir nuestra meta, incluso en aquellas personas en las que no hay títulos universitarios, otra de esas situaciones que hacen que nos replanteemos nuestra decisión.

Lo mejor, según Rachel Montanez, es tener confianza en nosotros mismos tanto al comenzar esta aventura como si flaqueamos en algún momento de la travesía hacia nuestro nuevo destino. Esa confianza procede normalmente de la motivación que tenemos, de las influencias que hemos recibido en el pasado y de nuestra experiencia. Rellenemos esos espacios vacíos respecto al nuevo sector en el que queremos trabajar con lo que hemos hecho bien en el pasado.

Segundo paso: aceptar el pasado

Retroceder en el tiempo es algo que, hasta ahora, solo es posible en el mundo del cine. Por lo tanto, si no estamos en una película y tenemos la posibilidad de volver a escribir nuestro pasado, lo mejor es aceptarlo tal y como ha sido y encontrar valor en lo que hemos hecho. Ser conscientes de nuestras virtudes nos ayudará a encontrar el camino.

Saber vender nuestra experiencia puede ser vital ante otros candidatos
Saber vender nuestra experiencia puede ser vital ante otros candidatos

Cambiar de sector profesional no es un camino de rosas, nadie lo va a negar, y hay muchos intereses en juego: clientes a los que atender, sueldos que pagar y dinero en juego en decisiones que se deben tomar. Pero todos esos riesgos, que existen, son también posibilidades que se abren ante nosotros una vez que conozcamos nuestras debilidades.

Si sabemos lo que hemos hecho bien y mal en el pasado, sea cual sea el sector en el que nos hemos desarrollado profesionalmente, tenemos mucho trabajo hecho y sabremos qué es lo que podemos hacer después. Una vez que hemos identificado nuestras carencias en el paso 1 y hemos aceptado nuestro pasado en el paso 2, todo será mucho más fácil.

Tercer paso: aprovecha la ventaja

Una vez que sabemos qué nos falla podremos pensar en cómo actuar a partir de ese momento y aprovechar alguna debilidad para convertirla en fortaleza. Por ejemplo, elige la empresa correcta para tu pasado. Puede que cambies de sector, pero que lo que hayas hecho en tu anterior empleo se acomode a las necesidades de otras empresas diferentes: investiga, pregunta, busca y encuentra trabajos que se adapten a tu experiencia.

Destaca tanto las habilidades como los resultados que has conseguido en el pasado y aplícalos a la empresa en la que quieras trabajar. Convence a los responsables del proceso de selección que seleccionándote a ti conseguirán introducir en su empresa a la persona ideal en un determinado rol. Tu experiencia en otro sector profesional puede ser una ventaja para ellos.

Muestra tu liderazgo, ya sea hablando, escribiendo o participando en eventos especiales en tu nueva empresa. Puede que haya personas que no tengan títulos o una educación universitaria, pero pueden mostrar un liderazgo ante los demás. Así conseguirás ganar respeto entre los compañeros, aumentar tu visibilidad en la empresa y, además, hacer crecer tus influencias.

Si identificamos y aceptamos nuestras debilidades podremos estar más cerca de cambiar de empleo aprovechándolas en nuestro futuro trabajo

Por último, es muy importante mostrar empatía hacia los demás. Cambiar de trabajo no es fácil y si, además, lo hacemos también de sector profesional, las cosas se complican. Por eso, crear nuevas redes personales y laborales en nuestro nuevo empleo nos ayudará a situarnos cuanto antes en una situación de confort en nuestro nuevo trabajo, facilitando al mismo tiempo todo el desarrollo profesional.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios