Los adolescentes obesos podrían sufrir daños cerebrales que les impedirían adelgazar
  1. Alma, Corazón, Vida
SEGÚN UN ESTUDIO

Los adolescentes obesos podrían sufrir daños cerebrales que les impedirían adelgazar

Investigadores de la Universidad de Sao Paulo han detectado daños cerebrales en adolescentes obesos que les 'obligarían' a seguir comiendo y les impedirían perder peso

Foto: Los adolescentes obesos no podrían parar de comer debido a daños cerebrales, según un estudio (Pixabay)
Los adolescentes obesos no podrían parar de comer debido a daños cerebrales, según un estudio (Pixabay)

Investigadores de la Universidad de São Paulo (Brasil) han encontrado señales de daños que podrían estar relacionadas con la inflamación en los cerebros de adolescentes obesos. Aunque la obesidad se asocia principalmente con el aumento de peso, estudios recientes sugieren que la enfermedad desencadena una inflamación en el sistema nervioso que podría dañar regiones importantes del cerebro.

[¿Cómo afecta al cerebro uno de los alucinógenos más potentes?]

En un trabajo que se presentará ante la Sociedad de Radiología de Norteamérica (RSNA, por sus siglas en inglés), los investigadores utilizaron la resonancia magnética por tensores de difusión (DTI), una técnica que rastrea la difusión del agua a lo largo de los tractos de materia blanca que transportan la señal del cerebro, para comparar el estado de salud de 59 adolescentes obesos y 61 adolescentes sanos, de edades comprendidas entre los 12 y los 16 años.

Por medio de esta técnica, los investigadores pudieron establecer una relación entre la anisotropía fraccional (AF), una proporción que mide el grado de definición de los tractos neuronales, y la condición de la materia blanca del cerebro, según la cual de darse una reducción del AF se producirían un mayor número de daños cerebrales.

De esta manera, los participantes obesos de este estudio presentaban unos valores bajos de AF en regiones localizadas del cuerpo calloso, la estructura de fibras nerviosas encargada de conectar ambos hemisferios del cerebro. Una de las zonas cerebrales afectadas según este estudio sería la corteza orbitofrontal, aquella parte del cerebro que está íntimamente relacionada con la toma de decisiones, la inhibición de conductas, el control emocional y el circuito de recompensa, por lo que a estos pacientes les resultaría más complicado poner límites a la hora de comer y regular sus hábitos alimenticios para conseguir perder peso.

Foto: Estar más horas delante de las pantallas evita que los niños hagan otro tipo de cosas que favorecen el desarrollo cerebral (Foto: Pixabay)

"Los cambios cerebrales encontrados en estos adolescentes obesos se relacionan con regiones importantes responsables del control del apetito, las emociones y las funciones cognitivas", tal y como explica la investigadora Pamela Bertolazzi, coautora del estudio. Este patrón de daño se correlacionó con algunos marcadores inflamatorios como la leptina, una hormona producida por las células grasas que ayuda a regular los niveles de energía y las reservas de grasa, ya que en algunos casos, las personas obesas no reaccionan a esta hormona, provocando que sigan comiendo a pesar de las reservas de grasa ya acumuladas.

El empeoramiento de la materia blanca también se asoció con los niveles de insulina, la encargada de regular los niveles de azúcar en sangre, al comprobar que el organismo de algunas personas obesas opone a menudo resistencia a los efectos de esta hormona. "En el futuro, nos gustaría repetir la resonancia magnética cerebral en estos adolescentes después del tratamiento para evaluar si los cambios cerebrales son reversibles o no", ha indicado Bertolazzi, con el propósito de refutar al 100% con estudios adicionales si la inflamación en los jóvenes con obesidad es producto del daño ocasionado en sus cerebros.

Obesidad Adelgazar
El redactor recomienda