inspira y respira

El motivo por el que tu perro se pone tan nervioso cuando tú lo estás

Si tienes nervios, tu mascota también los sufrirá. Eso es lo que ha concluido un estudio realizado en Suecia con una muestra de 58 personas y canes

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Son peludos, suaves y tan blandos por fuera que se diría todos de algodón, que no llevan huesos. Además, son amigables, fieles y nos hacen compañía. Sin duda los perros se encuentran en el top de mascotas, pero a veces sufren los mismos problemas que sus dueños humanos. El estrés, por ejemplo, es uno de ellos. ¿Se ha quejado algún vecino últimamente porque no deja de llorar cuando le dejas solo en casa?

Pues quizá deberías estudiar tus propios niveles de ansiedad. Al menos, así lo dice un reciente estudio, que asegura que no es casualidad que cuando veas a una persona por la calle que no te inspira confianza, tu perro acabe ladrándolo. El can siente tu nerviosismo y responde de esta manera, o en otras palabras, se estresa cuando tú lo estás.

Los dueños nerviosos

El estudio surgió en la Universidad de Linkoping en Suecia. El estudio, publicado en 'Scientific Reports' se realizó con 58 mujeres propietarias de border collies o pastores alemanes y se analizaron los niveles de la hormona del estrés cortisol mediante muestras de cabello del perro y de sus dueños. Debido a que el estudio se separó en función de las razas de los canes, y se realizó con seis meses de diferencia, también se consideró el efecto de las temporadas (verano o invierno) y se analizaron los niveles de actividad de los perros utilizando collares de rastreo.

 Si desconfias de alguien, ellos ladrarán.
Si desconfias de alguien, ellos ladrarán.

No solo eso, los dueños también tuvieron que rellenar un famoso cuestionario de personalidad denominado "los Cinco Grandes", que analiza los rasgos relacionados con la sociabilidad, responsabilidad, apertura, amabilidad y neuroticismo. Este es uno de los modelos psicológicos más conocidos y pretende describir la personalidad de aquellos a los que se les realiza el test mediante diversas preguntas. Después de acabar sus preguntas, tuvieron que hacer lo propio con los rasgos de sus perros. Tras analizar tanto el cabello como las respuestas, el resultado fue tajante: independientemente de cómo fuera la personalidad general de las mascotas, basada en el cuestionario de los Cinco Grandes, sus niveles de estrés coincidían siempre con los de sus dueños. Es decir, los propietarios afectan a sus perros, pero no al revés.

Las personas que mostraron los rasgos de neuroticismo más altos tenían perros hembra con niveles muy altos de cortisol (hormona del estrés)

"Si el dueño está estresado, es probable que el perro también lo esté" aseguró Lina Roth, coautora del estudio. "Es la personalidad del humano la que influye en el nivel de cortisol del pelo de su mascota en lugar de la propia personalidad del can". De igual manera, también es curioso mencionar que el grado de estrés relacionado entre ambos fue mayor cuanto más tiempo pasaban juntos. Es decir, todas aquellas personas que llevaron a la investigación a su perro parecieron mostrar un vínculo más fuerte al tener los niveles de ansiedad más similares. "Al aumentar la cercanía emocional" apunta Roth, "también lo hace el estrés". También, las mascotas que se dedicaban a la competición parecían tener niveles de la hormona más bajos en invierno.

Ellos también sienten

"Durante años, algunos humanos intentaron negar que los animales pudieran sentir emociones, creyendo que esos sentimientos eran los que separaban a las personas de los animales" apunta Sloviova Llumdmyla en 'The Conversation'. "Por supuesto, los estudios recientes sugieren que es una percepción completamente falsa y que animales tan diversos como las cabras, los caballos y los perros no solo pueden sentir emociones sino que también pueden responder a ellas".

El estudio puso de manifiesto otras cosas interesantes. Por ejemplo, coincidió en que las personas que mostraron los rasgos de neuroticismo más altos tenían perros macho con niveles muy bajos de cortisol. Las hembras, sin embargo, los poseían muy altos. La teoría es que en muchas especies de mamíferos ellas son más sensibles a las emociones de otros, lo que hace que se vean directamente afectadas por la ansiedad de sus dueños.

Sea como fuere, este nuevo estudio quizá puede ayudar a los propietarios a canalizar sus propias emociones. Si tienes perro, ten en cuenta que tanto tu estilo de vida como la relación con él podría afectar al bienestar mental de ambos. Si estás pasando un periodo de especial nerviosismo, esto también podría afectar a tu mascota. Intenta reducir tu ansiedad, si no es por ti que al menos sea por él. Y si quieres una guía efectiva para frenar el estrés, pincha aquí.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios