depende de la situación

¿Trabajar a media jornada? Estos son los pros y contras

Tienes a favor mayor tiempo libre y menos carga de estrés, pero no es oro todo lo que reluce, ya que tu bolsillo se resentirá... no solo con el sueldo

Foto: La hostelería engloba muchos trabajos de media jornada. Foto: EFE Alejandro Prieto
La hostelería engloba muchos trabajos de media jornada. Foto: EFE Alejandro Prieto

Si estás en búsqueda activa de empleo o ya estás trabajando a jornada completa, quizás se te haya pasado por la cabeza coger un empleo a media jornada. Puede ser una solución interesante dependiendo de las circunstancias de cada uno, ya que tiene sus luces… aunque también sus sombras.

Hay diferentes tipologías en las que puede ser interesante adoptar un trabajo a media jornada. Las personas que están estudiando o preparando una oposición pueden ser grandes defensores de este tipo de jornada laboral, ya que les permite dedicar una parte de su tiempo a la formación o a la preparación para un futuro estable y, al mismo tiempo, recibir una compensación económica por una cantidad de horas de trabajo.

Otro ejemplo son aquellos que quieren (y no pueden por sus interminables jornadas laborales) compaginar su trabajo con el cuidado de sus hijos o de una persona con dependencia. La tantas veces reseñada conciliación no resulta nada fácil cuando tienes un empleo de, como mínimo, ocho horas.

Experiencia y conciliación

También trabajar a media jornada puede ser una oportunidad de introducirse en el mercado laboral para las personas más jóvenes, que, muchas veces, tienen complicado adquirir experiencia. Lo ideal sería empezar con un contrato indefinido a tiempo completo, pero, por desgracia, en muchas ocasiones eso no es posible.

Un trabajo a media jornada puede ser compatible con tus estudios o con sacarte una oposición

Finalmente, hay personas que realmente no necesitan el dinero pero sí quieren estar ocupadas y para ellos, un trabajo de estas características les permite seguir activos sin demasiado estrés y pudiendo gozar de suficiente tiempo libre.

Todas estas tipologías de trabajadores contarán con las ventajas que puede ofrecer un trabajo a media jornada, como son la de mayor tiempo de ocio, menos presión (aunque eso depende mucho de cada persona), menos responsabilidades, mismas vacaciones que un trabajo de ocho horas, plus de transporte y mayor tiempo para dedicarlo a otra cosa (formación, cuidado de hijos, descanso, etc).

No obstante, trabajar a media jornada también tiene sus puntos negativos. La mayor problemática, como podrás imaginar, es la del salario. La cuenta es fácil, trabajas menos horas, ingresas menos dinero, por lo que has de echar tus cuentas para ver si te resulta interesante.

Ojo al bolsillo

No es el único pero, sin embargo. Aparte de tener menos posibilidades de ascenso, ya que en las promociones se suele tener más en cuenta a aquellos que trabajan a jornada completa, y una menor probabilidad de que te suba el sueldo, hay otros dos apartados que has de valorar muy mucho.

Tu cotización será inferior, algo que has de tener muy presente pues repercutirá en tu pensión de jubilación, y lograrás, al mismo tiempo, una menor prestación por desempleo en caso de que te quedes sin trabajo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios