Según un estudio

Las drogas más habituales que se utilizan para tener sexo

Aunque acostarte con tu pareja pueda ser sinónimo de salud, si combinas esta actividad con sustancias estupefacientes el resultado podría ser el contrario

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

El sexo tiene muchos beneficios para la salud. Ayudar a fortalecer el sistema inmunológico, disminuir la presión arterial o eliminar el estrés, son algunas de las cosas positivas que conseguirás si pasas un buen rato entre las sábanas con tu pareja. Pero si esta acción tan positiva (siempre que se realice con protección, consentimiento y sentido común) se mezcla con drogas, la insalubridad está servida. Y es que hombres y mujeres de todas las orientaciones sexuales los mezclan, según sugieren los resultados de un nuevo estudio.

Cuando los investigadores estaban realizando una encuesta más amplia, descubrieron que muchas personas homosexuales, bisexuales y heterosexuales admitían haber mantenido relaciones mientras se encontraban bajo el efecto de las drogas. De hecho, algunas personas las usaron de manera explícita para mejorar sus experiencias sexuales. Estos datos se obtienen de la Encuesta mundial de drogas, un sondeo sobre los hábitos de consumo de estupefacientes en varios países. Los expertos obtuvieron respuestas de aproximadamente 23.000 personas, entre ellas había una pregunta sobre si habían consumido estupefacientes justo antes de la actividad sexual.

En concreto se descubrió que la droga que más se mezcla con el sexo, independientemente del género o preferencias, es el alcohol. Aproximadamente el 60% de la población había bebido antes de acostarse con alguien. El cannabis fue la siguiente opción más popular, con un poco más de un tercio de los hombres y aproximadamente una cuarta parte de las mujeres que dijeron que se fumaban un porro antes de enredarse en las sábanas. El tercero fue el MDMA, o éxtasis: alrededor del 15% de la población lo consumieron antes del sexo. La encuesta también recoge, en menor medida, otras sustancias como ketamina, popper y citrato de sildenafil (Viagra). Estos resultados fueron publicados en el 'Journal of Sexual Medicine'.

Independientemente del género o preferencias, el alcohol es la droga más combinada con el sexo. El 60% de la población los mezcla a menudo

Cabe destacar que algunas personas que participaron en el estudio pudieron haber empleado drogas, pero no admitirlo ante los encuestadores. “Nuestros resultados no son representativos de la población general, por lo que no conocemos la prevalencia real del sexo relacionado con estas sustancias”, admite el autor principal de la investigación, Will Lawn, a 'Gizmodo'.

Cambiar los mensajes de salud pública

“Sin embargo, lo que sí muestra es que muchas drogas que a la población le gusta usar en general son las mismas que se usan con el sexo, lo que tiene sentido. Así que tal vez deberíamos centrar los mensajes de salud pública en esas drogas, en lugar de solo hablar de las drogas en el sexo para hombres homosexuales”, destaca el investigador, que también es psicólogo de la University College London.

Y es que casi todas las investigaciones que estudian la relación entre estos dos parámetros se han centrado en los hombres homosexuales. Más específicamente, se analiza a aquellos que usan drogas para mejorar su experiencia sexual, un fenómeno denominado chemsex. Este se ha relacionado con un mayor riesgo de prácticas inseguras que pueden aumentar el riesgo de ETS. Pero Lawn aclara que esta atención tan grande sobre el chemsex en hombres homosexuales y bisexuales, aunque no es completamente injustificada, debería ampliarse. "Durante muchos años, nos hemos centrado en los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, pero necesitamos saber cómo se comportan los diferentes grupos”, destaca.

Según los datos del estudio, los hombres homosexuales y bisexuales combinan sexo y drogas. Pero las mujeres bisexuales en comparación con las heterosexuales también realizaron un mayor uso de drogas para mejorar su experiencia. Y en general, más del 20% de todos los grupos, independientemente del género u orientación, reconocieron que usaban drogas para pasarlo mejor.

Cómo afectan

El estudio apunta a diferencias en cómo afectó cada droga a la experiencia sexual entre los diferentes grupos. El MDMA y el ácido γ-hidroxibutírico / γ-butirolactona (GHL) / γ-hidroxibutírico (GHB), drogas con efectos intoxicantes similares al alcohol, fueron consideradas por los encuestados como positivas. En particular, el MDMA se asoció con el aumento de la intimidad, mientras que el GHL / GHB fue calificado como aumento de los deseos sexuales de la mayoría de las personas. Es importante destacar que el consumo de MDMA pueden poner en riesgo la vida potencialmente, con síntomas como presión arterial alta (hipertensión), desfallecimiento o mareos, ataques de pánico y, en casos graves, pérdida del conocimiento y convulsiones.

Teniendo en cuenta las drogas más consumidas se deberían formular mensajes de salud pública específicos para cada población

Pero el estudio no realizó cuestiones como el lugar de residencia de los encuestados. Este tipo de datos son importantes para elaborar el tipo correcto de mensajes personalizados de salud pública, explican los autores. Estos no solo deben transmitirle a la gente que evite hacer algo, sino que traten de reducir el daño general que podría ocasionar.

“El GHB aumenta claramente el deseo sexual que puedes estar buscando. Sin embargo, recuerda no combinarlo con alcohol u otros depresores”, señala Lawn como ejemplo de los mensajes que se pueden transmitir. “Intenta no tomar más de un mililitro, y asegúrate de buscar el consentimiento de tu pareja cuando tienes relaciones sexuales”, añade como sugerencia.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios