ADAPTARÁS TU METABOLISMO

Dieta inversa, una opción para después de adelgazar y evitar el efecto rebote

Volver a comer normal tras un plan de adelgazamiento puede provocar un efecto rebote. Esta es una de las posibilidades para evitarlo

Foto: La dieta inversa requiere de hacer ejercicio (iStock)
La dieta inversa requiere de hacer ejercicio (iStock)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Adelgazar es una tarea que suele costar mucho. Soltar esos kilos de más de nuestro cuerpo suele implicar, aparte de mayor práctica de deporte, sacrificios en nuestra alimentación para reducir el aporte calórico que recibe.

Una vez que hemos conseguido nuestro objetivo y nuestra báscula muestra los dígitos por los que tanto nos hemos esforzado, existe un miedo generalizado a sufrir el temido efecto rebote.

Pasar de una alimentación con menos calorías a volver a una ingesta de alimentos convencional puede hacer que los kilos que tanto trabajo nos ha costado eliminar vuelvan a nuestro cuerpo… y con creces.

Acostumbrar al cuerpo

Por eso, la dieta inversa, de la que nos habla Times of India, puede ser una solución. En pocas palabras, se trata de un aumento progresivo y gradual de las calorías que consumimos para restablecer los niveles hormonales adecuados y que nuestro metabolismo se adapte y se recupere.

Debes ir tomando más calorías de manera paulatina y no descuidar la actividad física

Cuando estamos a dieta, nuestro organismo va cambiando su metabolismo y va exigiendo menos calorías como “combustible”, por lo que va quemando menos grasa paulatinamente.

Es decir, a la larga el cuerpo se adapta y trabaja de forma menos eficiente por lo que se adelgaza menos e, incluso, se puede ganar algo de peso aun siguiendo una dieta baja en calorías.

Con la dieta inversa puedes forzar a tu cuerpo a salir de su rutina metabólica, aunque, como te decimos de una manera controlada y paulatina.

Más hidratos y grasas

¿Cómo hacerlo? Aumenta los hidratos de carbono y las grasas que consumes, pero en torno a un 3-5 por ciento cada dos semanas. Sigue consumiendo similar cantidad de proteínas.

Más tarde, deberás incrementar tu consumo calórico, pero en porcentajes muy pequeños (menos de un 5% cada semana). Lo más habitual es que aumentes el consumo de las mismas entre 50-100 calorías por semana y este proceso ha de desarrollarse en un período de entre 4 y 10 semanas, dependiendo de tus objetivos.

Aquí es importante controlar cuántas calorías consumías en tu época de régimen y cuántas son necesarias para ti en función de tu peso, edad y actividad física. Si percibes que vuelves a engordar, debes reducir los porcentajes y la ingesta que te comentamos.

Esta dieta está especialmente recomendada para aquellas personas que hagan ejercicio, si no es tu caso no te servirá de mucho, por lo que no te invitamos a seguirla.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios