Escucha a tu cuerpo

Síntomas silenciosos del cáncer de pulmón

Cualquiera puede padecer esta enfermedad mortal, lo que hace que sea aún más importante saber qué buscar cuando se trata de las señales de advertencia

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

En España se detectan 28.645 nuevos casos de cáncer de pulmón cada año. Es el tipo de cáncer más frecuente en el mundo, según la Asociación Española Contra el Cáncer. De hecho, cada 20 minutos una persona en nuestro país muere por la patología, según el Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP).

Además, en la última década la incidencia del tumor ha crecido un 17% espoleada por el aumento del número de casos entre el sexo femenino. Y en 2020, se calcula que más de 29.000 personas recibirán un diagnóstico de cáncer de pulmón. Una situación por la que el GECP (formado por 500 especialistas de toda España) reclama medidas urgentes.

El síntoma inicial más común, que puede estar presente en el 96% de los pacientes, es el dolor de hombro y brazo

Cualquiera puede padecer esta enfermedad mortal, lo que hace que sea aún más importante saber qué buscar cuando se trata de las señales de advertencia. Estos son algunos de los síntomas del cáncer de pulmón que todos deberían conocer.

Dolor de hombro y brazo

En algunos casos, el cáncer de pulmón se desarrolla en un área del órgano llamada surco pulmonar superior. Cuando se desarrollan estos tumores, no aparecen más signos reveladores como toser hasta el final de la enfermedad. En cambio, "el síntoma inicial más común que puede estar presente en el 96% de los pacientes es el dolor de hombro y brazo", explica a 'Best Life' Francesco-Maria Serino, fundador de Médicos en Italia.

Caída de un párpado superior

Los tumores de Pancoast se definen por su capacidad de afectar el tejido cercano, lo que significa que a veces causan un grupo de síntomas relacionados con los nervios conocidos como síndrome de Horner, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer. Los síntomas del síndrome de Horner incluyen caída o debilidad de un párpado superior, una pupila más pequeña en el ojo afectado y poca o ninguna sudoración en el lado afectado de la cara.

Dolor de pecho

No debes dar por sentado de inmediato que el dolor en el pecho es indicativo de problemas cardíacos. Los pulmones están revestidos por una membrana llamada pleura y, según Michael Chen, especialista de medicina interna de Ezra, "si el cáncer de pulmón irrita este revestimiento, puede causar dolor en el pecho".

Debilidad muscular

Según Chen, "el sistema inmunitario puede reconocer el cáncer de pulmón y luego producir una respuesta de anticuerpos que causa una enfermedad autoinmune llamada síndrome miasténico de Lambert-Eaton (LEMS por sus siglas en inglés)". Esta enfermedad hace que el cuerpo ataque sus propios tejidos en el área donde se unen los nervios y los músculos, lo que provoca debilidad muscular.

Neumonía recurrente

Lawrence Shulman, jefe de la división de medicina pulmonar y del sueño de Prohealth Care, señala que si se ha recibido un diagnóstico recurrente de neumonía en la misma área del pulmón, podría ser un signo de cáncer de pulmón.

Una tos crónica puede estar causada por una irritación provocada por el cáncer, explica el oncólogo Adil Akhtar

En la web especializada en medicina Johns Hopkins Medicine también se destaca que cualquier infección respiratoria que aparece a menudo podría ser un síntoma de cáncer de pulmón, así que asegúrate de consultar a tu médico de atención primaria si sientes que estás enfermando con mucha frecuencia.

Hinchazón en la parte superior del cuerpo

"La vena cava es la principal que drena la sangre desoxigenada de regreso al corazón", apunta Chen. Sin embargo, cuando un tumor en el pulmón crece lo suficiente, puede comprimirla. Este fenómeno, conocido como síndrome de la vena cava superior, causa una disminución del flujo sanguíneo al corazón y al resto del cuerpo, lo que puede provocar hinchazón en la cara, el cuello, la parte superior del cuerpo y los brazos.

"Cara de luna"

El cáncer de pulmón a veces puede producir desequilibrios hormonales que causan el síndrome de Cushing, un trastorno caracterizado por demasiado cortisol en el torrente sanguíneo, destaca Chen. Un síntoma de este síndrome es que la cara se vuelve más redonda y ancha, también conocida como "cara de luna".

Tos imparable

Una tos que no desaparece es desagradable, pero no necesariamente activa las alarmas (especialmente durante la temporada de resfriados y gripe). Sin embargo, el oncólogo Adil Akhtar dice que una tos "implacable" es algo que debe tomarse en serio. "Una tos crónica puede estar causada por una irritación provocada por el cáncer", señala, y añade que también puede ser un síntoma de otros trastornos pulmonares más comunes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios