Experiencia personal

Estuve un año entero sin tomar cerveza y estos son los efectos que causó en mi cuerpo

La iniciativa One Year No Beer (OYNB) -Un año sin beber- pretende que conozcas qué le pasaría a tu físico y mente si abandonas el alcohol

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Reconozcámoslo: los españoles somos muy cerveceros. Prueba de ello es que el consumo de esta bebida marcó su récord histórico en nuestro país el año pasado. Superó por primera vez los 40 millones de hectolitros, hito al que contribuyó que la hostelería haya vuelto a los niveles previos a la crisis económica, según el Informe Socioeconómico de la Cerveza de 2018.

Pero, aunque se consuma tanto porque es nuestro medio para socializar, la mayor parte de nosotros pensamos en esa tripita cervecera que nos ocasionará tomar una caña seguida de otra. Además, el consumo de alcohol no es recomendable -por lo general- en ninguna circunstancia, como explica a El Confidencial Iñaki Elío, director del Grado de Nutrición Humana y Dietética de la Universidad Europea del Atlántico. La iniciativa 'One Year No Beer' (OYNB) -traducido al español como 'Un año sin cerveza'- pretende que conozcas qué le pasaría a tu cuerpo si pasas un año sin tomar esta bebida fermentada.

La iniciativa 'Un año sin cerveza' ha conseguido que miles de personas abandonen el alcohol y experimenten fuertes mejorías en su salud

El programa anima y ayuda a sus usuarios a dejar las bebidas alcohólicas a través de una serie de retos, aunque sea temporalmente. El principal aliciente que señalan para seguir este programa son las mejoras para la salud que experimentan quienes abandonan las cervezas de los viernes y las copas de los sábados. Según datos de los encargados del proyecto, unas 60.000 personas han seguido este reto que se plantea de tres programas de 28, 90 y 365 días sin beber. En su página web varias de las personas que han triunfado siguiendo OYNB cuentan su experiencia personal después de bastante tiempo si tomar ni gota de alcohol.

"Recuperé el control de mi vida"

Sheri Brillhart bebía varios litros de cerveza y alcohol durante la semana. Pero después de un año siguiendo este desafío: "Recuperé el control de mi vida". "Mi confianza en mí misma se disparó por primera vez en mucho tiempo. Mi ansiedad, estrés, cambios de humor y enfados se redujeron significativamente y me convertí en una persona mucho más feliz", apunta esta mujer de mediana edad.

"Hubo una serie de cambios físicos, pero no se produjeron automáticamente como resultado de la eliminación del alcohol de mi vida: no perdí peso (probablemente gané alrededor de dos kilos en los primeros meses) y mi piel empeoró durante unos pocos meses antes de empezar a mejorar lentamente. Hasta que no pasó un año no experimenté un cambio real", apunta.

"La mejor decisión que he tomado"

"Antes de unirme a OYNB no me había percatado de que bebía tan a menudo", cuenta Lou Short, otra de las usuarias. "Tomaba vino y sidra todos los fines de semana y, a veces, disfrutaba de botellas de vino con amigos o sola en casa. Si tenía un día estresante, bebía. Si tenía un buen día, también", ejemplifica.

Después de seguir con la abstinencia durante un año, Short adelgazó y se puso en forma. Además, la relación con su marido "es mejor que nunca" y la comunicación "se ha vuelto fantástica".

Los usuarios pueden elegir entre tres programas para mejorar su estado físico y mental: 28, 90 ó 365 días sin ingerir una gota de alcohol

"Recomiendo comenzar con el desafío de los 90 días a cualquiera que esté pensando en cambiar sus hábitos con la bebida pero no esté seguro de por dónde tenía que empezar", relata. "¡Empieza hoy! No hay nada de lo que te puedas arrepentir. Tienes mucho que ganar. Es la mejor decisión que he tomado y estoy muy agradecida de haber aprendido tanto de mi misma en este proceso", añade.

"Me siento imparable"

Freddie Bennett-Willetts cuenta que las dos primeras semanas fueron difíciles: "Me sentía avergonzado por todos mis errores de borrachera, ¡todos los fantasmas de mi pasado alcohólico me perseguían! También me sorprendió la cantidad de personas que se sorprendieron por mi decisión de no consumir alcohol, pensando que era una estupidez porque creían que no lo iba a conseguir".

El progreso de este joven fue bastante desigual y aunque tuvo altibajos, consiguió correr "una maratón el día 30 sin alcohol y el día 140 me hice un triatlón". "Me siento imparable", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios