Un águila pudo haberlo trasladado

Un "perro adorable" cae del cielo y las pruebas genéticas revelan su increíble origen

Es muy raro que un cachorro caiga del cielo al jardín de casa y más todavía que se trate de un tipo de animal que está a punto de desaparecer

Foto: Wandi pasa el rato con uno de sus juguetes preferidos.
Wandi pasa el rato con uno de sus juguetes preferidos.
Autor
Tiempo de lectura3 min

Era un día cualquiera en la vida de una mujer australiana hasta que escuchó un llanto procedente de su patio trasero. No dio crédito cuando encontró allí a un cachorro escondido entre las plantas. ¿De dónde había salido el animal? ¿Cómo había podido llegar hasta un recinto cerrado? Para resolver sus dudas, decidió acogerlo en su casa —situada en el pequeño pueblo de Wandiligong (Victoria)— y llevarlo al veterinario un día después.

"Era adorable, una ternura de cachorro. No tenía miedo a la gente y estaba bastante tranquilo durante el proceso", explica a Australian Broadcasting Corporation (ABC) la veterinaria Bec Day, que estimó en ocho o diez semanas su edad. El diagnóstico también arrojó luz sobre cómo pudo caer del cielo: "Tenía una marca en la espalda, de lo que podrían ser las garras de un águila, y no había otros cachorros cerca".

Pero las sorpresas no habían hecho más que empezar. El centro veterinario realizó pruebas genéticas a Wandi (bautizado así en referencia al lugar donde apareció) para determinar su raza y el resultado fue sorprendente: no se trataba de un perro doméstico, y ni siquiera de un zorro como sospechaban algunos expertos, sino que era un dingo (canis lupus dingo), una subespecie de lobo considerada vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

"Es sencillamente increíble", celebró Day, que inmediatamente se puso en contacto con la Fundación Australiana del Dingo para trasladar al pequeño Wandi a un refugio. "Una vez que tenemos los resultados, puede ser presentado al refugiado y utilizado como parte de su programa de reproducción", pues uno de los principales objetivos este preservar y conservar el acervo genético de este espécimen único en el mundo.

El tipo más amenazado

De hecho, únicamente hay tres clases de dingo en Australia: dingos tropicales, en las áreas de Kimberley y Pilbara; dingos interiores, que viven en los desiertos y partes centrales del país; y dingos alpinos, entre los que se encuentra Wandi. Los de este último tipo son los que más preocupan a los zoólogos. "Este tipo, el dingo alpino, desafortunadamente comparte las áreas de la costa este con el 80% de la población australiana", asegura Lyn Watson, directora de la Fundación Australiana del Dingo.

"No sólo el hábitat del dingo alpino se está reduciendo a la mínima expresión, sino que nuestra persecución a este animal es cada vez mayor, porque tristemente parece un perro", lamenta Watson. A diferencia de los dingos tropicales y del interior, el digno alpino está muy cerca de desaparecer, lo que hace que el descubrimiento de Wandi sea tan importante. "Para nosotros será muy valioso, aunque dependerá de su desarrollo y de la forma en que continúe llevándose bien con todos los demás en el santuario", afirma, para después aclarar que "por el momento cumple con todos los requisitos" que exigen antes de buscar la reproducción de un animal.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios