LES IMPIDE HACER OTRAS COSAS MÁS PRODUCTIVAS

Asocian el menor tamaño del cerebro al tiempo que los niños pasan ante pantallas

Un estudio revela que estos menores tienen menos desarrollada la sustancia blanca del cerebro y lo asocian a padres que también exceden las horas recomendadas

Foto: Estar más horas delante de las pantallas evita que los niños hagan otro tipo de cosas que favorecen el desarrollo cerebral (Foto: Pixabay)
Estar más horas delante de las pantallas evita que los niños hagan otro tipo de cosas que favorecen el desarrollo cerebral (Foto: Pixabay)

Cada vez es más común ver cómo los niños se pasan horas delante de la pantalla del ordenador, de la tablet o de un teléfono móvil. Muchas familias han encontrado en la tecnología la solución a algunos de los problemas de los pequeños, como que no se estén quietos para comer, que molesten, etc. Pero un nuevo estudio revela que esa sobreexposición a las pantallas de los aparatos tecnológicos podría provocar que el cerebro no se desarrolle lo suficiente.

Los investigadores escanearon el cerebro de 47 niños de entre 3 y 5 años (27 niñas y 20 niños) y analizaron el tiempo que pasaban a diario delante de pantallas. Así, han llegado a la conclusión de que aquellos menores que usaban aparatos tecnológicos durante más tiempo de la hora recomendada tenían un nivel más bajo en el desarrollo de la sustancia blanca del cerebro, una materia que es clave en el progreso del lenguaje, la alfabetización y las habilidades cognitivas de los niños.

El autor principal del estudio, el pediatra e investigador clínico John Hutton, explica a la CNN que "este es el primer estudio que documenta las asociaciones entre el mayor uso de pantallas y el menor tamaño de la estructura del cerebro y de las habilidades de los niños en edad preescolar. Esto es importante porque el cerebro se está desarrollando más rápidamente en los primeros cinco años: ahí es cuando los cerebros lo absorben todo, formando estas fuertes conexiones que duran toda la vida".

Niños y adultos

Según Hutton, hay que "pensar en la materia blanca como cables, como las líneas telefónicas que conectan las distintas partes del cerebro para que puedan hablar entre sí". Por eso, si esos "cables" no se desarrollan bien se puede provocar una disminución de la velocidad de procesamiento del cerebro. Y mientras las pantallas generan ese problema, encontramos la solución en todo lo contrario: se sabe que leer, tocar un instrumento o hacer malabares mejora la organización y la estructura de la materia blanca que hay en el cerebro.

Los  niños comienzan a usar las pantallas cada vez antes (Foto: iStock)
Los niños comienzan a usar las pantallas cada vez antes (Foto: iStock)

Algunos estudios anteriores ya habían analizado la relación entre el consumo excesivo de televisión y la incapacidad de los niños para prestar atención y pensar con claridad. Esas mismas investigaciones asocian las horas de más televisión con problemas de comportamiento, retraso del lenguaje, falta de sueño e, incluso, malos hábitos alimenticios: "Se sabe que los niños que pasan más tiempo frente a la pantalla tienden a crecer en familias en las que los adultos también pasan más tiempo del debido delante de la pantalla".

Pero el problema actual es que no solo se trata de la televisión ya que los nuevos aparatos tecnológicos permiten llevarse las pantallas a la cama, a la mesa durante las comidas, al coche o al parque. Y cada vez los padres permiten que los menores comiencen a utilizar antes estos aparatos, incluso desde que los bebés apenas tienen dos o tres meses de vida.

Los menores que pasan más horas delante de las pantallas suelen vivir en familias en las que los adultos también superan el tiempo recomendado

El director del estudio, que se ha publicado en la revista científica JAMA Pedriatrics, señala que el problema, más allá de las horas de exposición a las pantallas, tiene que ver con lo que se hace con ellas: "No es que el tiempo que pasamos frente a la pantalla dañe la materia blanca. Quizás ese tiempo evitó que se llevaran a cabo otras experiencias que podrían haber ayudado a los niños a reforzar estas redes cerebrales con mayor fuerza". Es decir, si por usar las pantallas más tiempo se están dejando de hacer otras cosas más importantes para el desarrollo de los niños, tenemos un problema.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios