¿MISTERIO RESUELTO?

El túnel secreto de los aztecas

Ciudad de México esconde bajo sus cimientos edificios y templos del Imperio Azteca. Hace una semana ha aparecido el fragmento de un laberinto de Moctezuma

Foto:  Teotihuacan. (iStock)
Teotihuacan. (iStock)

Varios arqueólogos han desenterrado un túnel secreto azteca que ha estado sepultado bajo las bulliciosas calles fuera de Ciudad de México durante más de 600 años. Está adornado con tallas y pinturas y su pasadizo, que data del siglo XV, fue construido por el emperador Moctezuma I y vinculado al dios del agua y la fertilidad: Tlaloc.

En 1978, un grupo de electricistas encontraron un monolito gigante enterrado muy cerca de la actual Catedral Metropolitana de México DF. Durante cinco años se estuvo excavando en la zona hasta descubrir que eran restos de la antigua metrópolis de Tenochtitlán, capital del Imperio Azteca y sobre la que los españoles comenzaron a construir la catedral en 1573.

El objetivo era ocultar los templos sagrados de los aztecas y simbolizar su poder, pero ahora se ha descubierto que no solo hay antiguos altares enterrados. Podría haber toda una ciudad bajo el suelo de la actual capital mexicana: de hecho, se han excavado más de 500 metros cuadrados de terreno y se han encontrado similitudes históricas con siglos de diferencia.

Oculto durante años

El antiguo descubrimiento es parte de un proyecto de conservación de 15 años alrededor de la Calzada de San Cristóbal que alberga una estructura masiva construida por indígenas hace cientos de años. Los hallazgos han sido anunciados por el Instituto Mexicano de Antropología e Historia (INAH), que ha señalado también que el muro estaba adornado con varias esculturas y estatuas de piedra, considerándolas como un "gran valor arqueológico en la ciudad de Ecatepec de Morelos, en el estado central de México", según informa 'Express'.

La ley obliga a las empresas que trabajan hoy en día en el centro de la ciudad a informar de posibles hallazgos cuando hagan obras y paralizarlas

Según los medios locales, los investigadores han encontrado 11 imágenes talladas en la pared del túnel (pertenecientes al dios del rayo y de la lluvia), que medía 84 metros de largo, así como los restos de una puerta de madera. A pesar del aspecto benévolo de la divinidad, los aztecas aprendieron a temerlo cuando se hizo 'evidente' que podía enviar granizo, truenos y relámpagos, además de su capacidad para manipular el agua.

Raúl García Chávez, coordinador del proyecto de la excavación, afirma a los medios locales que su equipo ha estado trabajando en esa zona desde 2004, hace más de 10 años. Fue entonces cuando lanzaron un proyecto de conservación alrededor de la Calzada de San Cristóbal, lugar donde los pueblos indígenas construyeron infraestructura en el siglo XVII, según informó el monje de la época, Juan de Torquemada.

Obras públicas

Se cree que este túnel fue construido por el famoso emperador Moctezuma I, quien introdujo una reforma social, económica y política para fortalecer el dominio de la famosa civilización. Este gobernador estuvo aproximadamente del 1440 hasta el 1469, periodo anterior al que Hernán Cortés se hiciera con Tenochtitlán.

Entre los restos de ese espacio, que cuenta con el apoyo del gobierno estatal para crear un parque público, también se han encontrado materiales de relleno de la Colonia, entre ellos, la base de una escultura humana hecha en basalto. En el conjunto de petroglifos se distinguen las tallas de un chimalli o escudo de guerra, así como la cabeza de un ave de rapiña.

El objetivo de construir la catedral y otros edificios era ocultar los templos sagrados de los aztecas y simbolizar el poder del nuevo imperio español

Los aztecas eran famosos por su agricultura, en la que introdujeron el riego, el drenando pantanos y la creación de islas artificiales en los lagos. Esta civilización también desarrolló una forma de escritura jeroglífica, un complejo sistema de calendario y construyó famosas pirámides y templos. Además, también eran conocidos por su canibalismo y sus rituales de sacrificio humano.

La ley obliga a todas las empresas que trabajan hoy en día en el centro de la ciudad a informar de posibles hallazgos cuando hagan obras y paralizarlas. Así se pudo encontrar en 2017 lo que se conoce como 'el gran tzompantli': se trata de una estantería de 35 metros de largo llena de calaveras donde los mexicas, los antiguos pobladores de la ciudad, exhibían cráneos de sus víctimas después del sacrificio. Los investigadores encontraron casi 700 cráneos, así como estacas de madera para mostrarlos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios