una forma de ejercitarse al completo

La clave para adelgazar pasa por caminar: así debes hacerlo si quieres perder peso

Para bajar de peso, andar puede ser una actividad mucho más certera que correr

Foto: Así debes caminar si lo que buscas es adelgazar
Así debes caminar si lo que buscas es adelgazar

Más de la mitad de los españoles padecen sobrepeso u obesidad, enfermedades que pueden poner en riesgo la salud y provocar la aparición de ciertas patologías. Un 39,3% de la población nacional tiene más peso del que debería tener, miemtras que un 21,6% de ciudadanos residentes en España presenta obesidad, superando con creces el número de kilos que se han de tener para estar en buena condición física. Esta idiosincrasia da lugar a un grave problema de salud pública, con el aumento de la diabetes tipo 2 o o de algunas enfermedades cardíacas en personas que sufren de sobrepeso u obesidad. Una vía sencilla para perder algunos e iniciarse en el mundo del deporte poco a poco puede ser caminar.

Lo cierto es que no necesitas pagar una cuota mensual ni ropa a la moda para adelgazar. Andar para bajar de peso puede ser, incluso, más efectivo que correr, según un estudio de 2015. Investigadores británicos descubrieron que las personas que realizaban regularmente caminatas rápidas pesaban menos que las dedicadas a otros tipos de actividad física, como correr, nadar o montar en bicicleta.

Por qué es bueno

Caminar literalmente transforma tu cuerpo y tu mente. De hecho, el citado informe muestra que puede añadir dos años a tu vida. Por supuesto, ayuda a perder peso, pero también puede influir positivamente a tu cuerpo de otras maneras significativas, según recoge 'Prevention'. Una de ellos es que protege tu cerebro: dos horas de caminata cada semana reducen el riesgo de accidente cerebrovascular en un 30%. Igualmente, protege las regiones cerebrales asociadas con la planificación y la memoria, y hacerlo durante 20 minutos al día podría reducir los síntomas de la depresión.

Pegarte una caminata al día podría alargar tu vida dos años, según un estudio. Además fortalece tus huesos y mejora la salud de tu corazón

Asimismo, fortalece tus huesos: otra investigación ha demostrado que realizar alguna actividad física todos los días, como caminar o montar en bicicleta, puede reducir la tasa de fracturas de cadera y de roturas de huesos en general. En otras palabras, cuanto más te muevas ahora, más movilidad tendrás en el futuro.

Además, caminar mejora la salud de tu corazón. Un estudio realizado en más de 89.000 mujeres comprobó que aquellas que caminaron enérgicamente durante 40 minutos dos o tres veces por semana tenían hasta un 38% menos de probabilidades de insuficiencia cardíaca después de la menopausia que aquellas que lo hicieron con menos frecuencia o más lentamente. Los investigadores también descubrieron que caminar solo 20 minutos por día reduce el riesgo de enfermedad cardíaca en un 30% y también puede reducir a la mitad el riesgo de obesidad.

Consejos para adelgazar caminando

Si no has hecho mucho ejercicio en tu vida, lo primero que deberías hacer es consultar a tu médico, recomienda Scott Mullen, cirujano ortopédico del Centro de Medicina y Rendimiento Deportivo del Hospital de la Universidad de Kansas (EEUU): "Es recomendable que lo haga tu médico de atención primaria, solo para asegurarse de que no necesitas ninguna prueba". Igualmente debes tener cuidado si comienzas a ejercitarte y sientes dolor en el pecho, el brazo, el cuello, o dolores de cabeza severos.

Otro de los consejos del especialista es que compres un buen par de zapatos para caminar y que sean de medio número más ya que "los pies tienden a hincharse cuando haces ejercicio".

Por otro lado señala que caminar no requiere un fondo de armario deportivo muy caro, pero invertir en algunas piezas clave puede hacerte sentir mucho más cómodo. Busca partes superiores e inferiores de telas que absorban la humedad y que sean un poco elásticas. Del mismo modo recomienda que en la época fría del año "es mejor que te pongas varias capas en lugar de solo una más abrigada", así podrás ir quitándote en función de lo que se eleve tu temperatura corporal.

Por otro lado es recomendable “prestar atención al pie trasero y moverlo como si lo estuviéramos despegando del suelo como un velcro (que no suene como un movimiento plano y seco), lo que activará los músculos correctos”, señala Joanna Hall, periodista científica y gurú del 'fitness', en 'The Guardian'. Lo ideal es que el pie que se quede atrás llegue a estar en una posición parecida a la de una bailarina de ballet, es decir, que solo la punta toque el suelo. “Llegados a este punto, solo vale intentarlo. La concentración requiere algo de fe”, cuenta la periodista

No olvidemos lo importante que es la postura para realizar este ejercicio. Con todo en su sitio, caderas levantadas y el cuello recto, los brazos deberían tener libertad para adecuarse al patrón de movimiento correcto, como si fuera un péndulo. Si quieres usarlos para fomentar tu aceleración, debes tener ímpetu: muévelos hacia el centro de tu cuerpo y luego muy atrás, este último movimiento con más vigor que hacia delante. No aprietes los puños con fuerza, ya que esto impide la posición correcta del hombro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios