DIVERTIRSE ES LA CLAVE

9 zonas erógenas que provocan mucho placer y no son los usuales

Hay muchas partes del cuerpo que harán subir la temperatura y que nunca has explorado. Pon atención a esta guía para disfrutar al máximo

Foto: ¡Disfruta al máximo!
¡Disfruta al máximo!

Que cada persona es un mundo en cuanto a lo sexual se refiere es una verdad universal. Si te obsesionas con la penetración y lo que necesitas es dedicar más tiempo a los preliminares, pon atención a lo que te vamos a contar.

El sexo es una parte fundamental en la vida de cualquier pareja, pero es difícil que todo vaya siempre sobre ruedas. ¿Sabías que las mujeres prefieren tirarse horas en los juegos previos? ¿Crees que es más fácil excitarlas porque tiene más zonas erógenas? Estás muy equivocado, los hombres también las tienen y es muy posible que las estés pasando por alto.

El cerebro juega un papel fundamental en el erotismo pero, con imaginación o sin ella, estas zonas son capaces de ejercer por sí solas como estimulantes sexuales. Las diferencias de sexo siempre se han impuesto a la hora de clasificar estas partes del cuerpo, caracterizadas por tener una mayor concentración de terminaciones nerviosas. No, no solo tienes los testículos y el pene. Y aunque es cierto que ellas son más sensibles, existe una "correlación entre ambos sexos", según un estudio pulicado en la revista 'Cortex'.

Pies, ombligo y manos

"Al interactuar con otros centros de placer en el cuerpo, tu pareja puede excitarte antes para hacer que tus orgasmos sean más poderosos", asegura el terapeuta sexual Gigi Engle a 'Prevention'. Las zonas erógenas pueden generar respuestas sexuales similares o tan satisfactorias como jugar con las partes privadas de tu pareja, gracias a la liberación de los mismos químicos que se activan en el cerebro durante el sexo.

Si esto no te convence, un estudio ha respaldado los nueve puntos más sensibles en los hombres y aunque el pene es el número uno, hay otros que pueden estimular y hacerte disfrutar, como por ejemplo tus pies. "Dejando a un lado los fetiches, son sensibles y pueden ser muy eróticos", dice Engle. Estás de pie todo el día prácticamente así que te dolerán de vez en cuando, entonces, ¿qué mejor que un masaje después de un largo día, antes de poneros juguetones? "Asegúrate de que presione uno de los numerosos puntos que están "directamente relacionados con los genitales", añade.

Para aumentar la sensación en el clímax, dile a tu mujer que cuando vayas a llegar al orgasmo apriete tus pezones

El ombligo es un área del cuerpo que rara vez recibe suficiente atención (especialmente en los hombres). Pero una vez que hayas limpiado la pelusa, te darás cuenta de que este lugar se presta al toque sensual. Por supuesto, es una zona que no se activará para todos igual, pero puedes averiguarlo rápidamente si tu pareja hace círculos suavemente dentro de con el dedo o la lengua (prueba con comida).

Como utilizas mucho las manos durante el sexo, es fácil pensar en ellas como partes sensuales del cuerpo. Pero lo que quizás no hayas considerado es que las usas para prácticamente todo, relacionado con el coito o no. Están llenas de terminaciones nerviosas y tienen una tonelada de tensión que tu pareja puede aliviar con un masaje. Una vez que las cosas realmente comienzan a calentarse, di que las acaricie con los suyos o los chupe y meta en su boca.

Pelo, boca y pezones

"La sensación de que las uñas corren suavemente por el cuero cabelludo es un simple movimiento, pero es suficiente para enviar escalofríos por todo el cuerpo", promete Engle. Es un relajante instantáneo que hará subir la temperatura para la intimidad intensificada que viene después. A la mayoría de los hombres nos encanta besar: "Los labios son una de esas membranas más sensibles del cuerpo", dice Gloria Brame, sexóloga. Habla con ella para que te los muerda, acaricie con su lengua y frote sus dedos suavemente.

Mientras que algunos hombres tienen pezones ultrasensibles, otros no son muy aficionados a que nadie se los toque, por lo que Brame sugiere ir despacio. Si te gusta, puedes intentar los rocen poco a poco con el dedo o que los besen Para subir la apuesta, explica Engle, que los aprieten suavemente justo cuando vayas a tener un orgasmo, para hacer que el clímax sea más poderoso.

Perineo, cuello y zona lumbar

Las terminaciones nerviosas en el perineo en realidad abarcan desde tu hueso púbico hasta tu ano y muslos. Un punto muy sensible que está justo debajo del escroto. Debes intentar presionar muy suavemente o mover ligeramente tu lengua en este punto. Además, también está el ano en sí, que alberga la próstata (también conocido como el punto P, o " G masculino"). No te vamos a obligar, y debes tener en mente que no porque tu pareja juegue con esta zona significa que seas homosexual. Jugar juntos y disfrutar es lo importante.

El cerebro juega un papel fundamental en el erotismo, pero las zonas erógenas ejercen por sí solas como estimulantes sexuales

"La estimulación de la parte baja del cuello envía señales a su sistema circulatorio, aumentando el flujo sanguíneo", afirma Brame. Que te hagan caricias o besen poco a poco durante los juegos previos y mientras mantenéis relaciones sexuales. ¡Te pondrá como una moto!

El sexo puede ser un gran enemigo del estrés, por lo que no debería sorprenderte que si masajean la parte inferior de la espalda, un lugar que soporta una gran cantidad de tensión durante todo el día, también puede ayudar a crear un estado de ánimo caldeado por la noche.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios