LA TECNOLOGÍA LA HA AYUDADO A MEJORAR SU VIDA

Una jubilada utiliza las aplicaciones de su iPhone para adelgazar más de 20 kilos

Llego a pesar 90 kilos, pero su hija la explicó cómo usar su teléfono móvil y se involucró de lleno en este proceso con el que se siente una persona nueva

Foto: La transformación de Joan, a sus 73 años, es espectacular: ha conseguido adelgazar más de 20 kilos (Foto: Instagram)
La transformación de Joan, a sus 73 años, es espectacular: ha conseguido adelgazar más de 20 kilos (Foto: Instagram)

El saber no ocupa lugar y llegar a una avanzada edad no es sinónimo de quedarse tecnológicamente obsoletos. Esos dos axiomas los ha confirmado una mujer canadiense de 73 años a quien su hija involucró en un programa de adelgazamiento que se hacía online, gracias al cual ha sido capaz de adelgazar más de 20 kilos utilizando diversas aplicaciones tanto de deporte como de comida.

La protagonista de esta historia se llama Joan McDonald, tiene 73 años y vive en la provincia canadiense de Ontario. A su edad, Joan tiene que controlar su estado de salud y el hecho de pesar más de 90 kilos le hizo replantearse el futuro. Por eso, cuando su hija la animó a seguir un plan de transformación, no se lo pensó: y solo hay que verla para ver que ha funcionado.

Todo comenzó en enero de 2017: Joan había alcanzado los 90 kilos de peso y no se encontraba bien de salud. Su hija Michelle, de 48 años, quiso involucrarse con su madre y la propuso seguir juntas un programa para adelgazar. Joan aceptó y hoy, menos de tres años después, ha perdido más de 20 kilos, volviendo a bajar de la barrera de 70 que superó hace años.

Gracias al móvil

Joan ha explicado a LadBible que "había sido una persona bastante activa durante toda mi vida, pero también había tenido que luchar con mi peso y, desafortunadamente, durante varias décadas tuve más sobrepeso que un peso saludable". Por eso, cuando su hija le presentó la oportunidad de adelgazar juntas, no se lo pensó: iba a ganar esa batalla.

Pero no fue fácil: el programa al que madre e hija se apuntaron era totalmente online, por lo que Joan tuvo que empezar desde cero tecnológicamente hablando: "Comencé bastante abrumada ya que todo era online: tuve que comprar un iPhone y aprender todo sobre las aplicaciones. A veces lloraba, estaba a punto de tirar la toalla, pero por suerte, fui demasiado terca".

Tanto su hija como el marido de ésta se encargaron de que Joan pudiera seguir adelante: "Mi hija y mi yerno me enseñaban una y otra vez a usar mi teléfono. Se podría decir que llevó un mundo". Pero después aprendió a hacerlo: "Había un plan de comidas preparado por Michelle con un número 'X' de calorías; principalmente proteínas, carbohidratos y grasas buenas, y cuando el peso y el volumen disminuyó, mi consumo de alimentos aumentó".

La hija ha sido el motor del cambio de su madre y la cuenta que le abrió en Instagram fue decisiva para que pudiera explicar su transición

No solo eso, también volvió a hacer ejercicio paulatinamente: "También comencé a ir al gimnasio cuatro o cinco días a la semana, siguiendo un programa de ejercicios que cambiaba cada cuatro semanas y, además, hacía ejercicios de cardio diariamente". Sólo necesitaba contar a todo el mundo lo que estaba haciendo y la tecnología volvió a ponerse de su lado, con una cuenta de Instagram para dejar constancia de su viaje.

Todo por descubrir

Su hija también la ayudó en esto y crearon la cuenta @trainwithjoan en la que Joan comparte vídeos y fotos de sus entrenamientos, sus comidas y cómo ha conseguido el objetivo que se marcó: "Ha cambiado la forma en que me siento acerca de mí misma; la gente de mi gimnasio se me acercaba y me felicitaba por los cambios que veían en mí".

El antes y el después de Joan es impresionante (Foto: Instagram)
El antes y el después de Joan es impresionante (Foto: Instagram)

En menos de dos años Joan consiguió adelgazar más de veinte kilos y es una persona nueva: "Ahora me siento mucho mejor conmigo misma: recibir elogios de hombres y mujeres más jóvenes aumenta la autoestima. Mi esposo comenzó a comentar lo bien que me veía y mi familia estaba muy orgullosa de mis esfuerzos".

Joan es ahora feliz y gracias a la tecnología y a su fuerza de voluntad ha conseguido cambiar su vida: "La gente es muy halagüeña y se muestran incluso sorprendidos de que me haya mantenido todo este tiempo. Pero incluso ahora sigo cambiando: tengo más definición muscular que cuando perdí peso por primera vez".

Por eso, Joan McDonald solo puede mandar un mensaje para aquellas personas que quieren adelgazar, pero no encuentran la manera: "Para aquellos que realmente se sienten perdidos, yo diría que cambien algunas cosas de dieta diaria y que hagan deporte, agregando algún ejercicio nuevo cada semana. Y no esperen milagros de inmediato: hay que tomarlo con calma, pero sin descanso". Y si por nosotros mismos no somos capaces de lograrlo, Joan nos recomienda contratar a un entrenador personal que nos ayude tanto con el ejercicio como con la alimentación: no nos arrepentiremos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios