Vacaciones en el mar

Las siete cosas que la gente educada nunca hace en los cruceros

Viajar en barco es un placer a la que cada vez se suman más españoles. Pero si uno de tus compañeros a bordo es una persona maleducada, podría arruinarte el trayecto

Foto: Foto: EFE
Foto: EFE

Cada año un mayor número de españoles se anima a hacer un crucero. En 2018 fueron más de 500.000 y esta cifra va en aumento, según una encuesta elaborada por Aquotic. Los recorridos son infinitos y, aunque no parezca posible, cada temporada se proponen nuevos. Pero dejémoslo claro, si nuestros compañeros de viaje son personas maleducadas, pueden arruinarte unas buenas vacaciones.

Aunque sea una oportunidad maravillosa para relajarse y disfrutar del agua y el sol, una persona grosera podría suponer un hándicap en tus vacaciones a bordo. Para evitar que puedas convertirte en una de ellas -sin darte cuenta- aquí van algunas de las cosas que nunca deberías hacer en un barco si quieres ser una persona educada.

Discutir en los camarotes y pasillos

Especialmente si es por la noche, sé cortés. "Las habitaciones de los cruceros tienden a tener unas paredes muy finas, por lo tanto, siempre debes ser respetuoso cuando camines por los pasillos para no molestar a otros huéspedes", señala en 'Reader´s Digest' Bonnie Tsai, experta en protocolo. "Esto también incluye estar lo más tranquilo posible cuando estés dentro de tu camarote", añade.

Pensar que estás en tu yate privado

El barco se convertirá en tu casa durante un período de tiempo determinado. A pesar de ello, debes cuidar tu comportamiento porque no estás solo. "No hay necesidad de mostrar tu inmensa colección de joyas, lencería o pijama en los pasillos", señala Tsai. Hay muchos otros huéspedes que comparten el mismo espacio y seguramente no te quieran ver en calzoncillos.

El barco no puede ser el patio de recreo de los niños. Las familias educadas saben que no todos los viajeros quieren ver o escuchar a sus hijos

Igualmente, debes vestir correctamente durante todo el día, aunque generalmente no hay código de vestimenta en los cruceros. Sin embargo, la especialista en protocolo señala que si planeas una experiencia gastronómica formal con otros invitados, vístete apropiadamente para la ocasión. En general, los requisitos del código de vestimenta para la noche están en el programa diario del crucero, apunta Tsai.

Guardar asientos

Es de mala educación guardar asientos para tu familia o amigos, ya sea en la piscina o en el teatro. Tsai aconseja que si debes guardar un asiento, como mucho, deberías hacerlo durante 30 minutos. Los barcos tienen una cantidad limitada de butacas, así que tenlo en cuenta.

Otro consejo importante a tener en cuenta si viajáis en grupo y queréis sentaros juntos es aparecer al mismo tiempo en el espacio que queráis compartir. "Si se trata de una situación en la que cada tumbona, seguramente, estará ocupada a las 10 de la mañana, muchos cruceros permiten a los huéspedes colocar toallas en ellas durante un máximo de 30 minutos antes de llegar", destaca Tsai. "Calcula la situación y actúa con consideración para otros huéspedes", destaca.

Quejarte constantemente

No hay motivo para ser grosero si algo no sale bien durante el crucero. La gente educada nunca tiene problemas con los miembros de la tripulación, según Emilie Dulles, experta en protocolo de eventos y etiqueta. "La tripulación está ahí para garantizar que cada viajero tenga la mejor experiencia a bordo posible, pero debes recordar que también son seres humanos que deben ser tratados con respeto y amabilidad", destaca.

"Nada es tan ofensivo como gritarle a un camarero o quejarse al personal por olvidar llevar una manta o golpear a un barman después de demasiados daiquiris", señala. Tienes que ser respetuoso con todos los miembros de la tripulación y personal que están trabajando para que disfrutes tu viaje.

Emborracharte

Todos el mundo debe disfrutar del crucero y si eso significa hincharte a cócteles es tu asunto. Pero si beber alcohol no es lo tuyo o no sabes cómo manejar tu borrachera, podrías realizar un comportamiento desagradable.

Foto: iStock
Foto: iStock

"La desinhibición aumenta a medida que se sube el nivel de alcohol en sangre, por lo que, para evitar avergonzarse y perturbar la experiencia del crucero de otros viajeros, es más educado no beber mucho", apunta Dulles.

Dejar que los niños vayan solos

Dulles señala que muchas familias no vigilan de cerca a sus hijos durante un crucero. "Hay áreas asignadas para que los niños corran, salten y sean ellos mismos con toda la energía, bajo la supervisión de personal capacitado", apunta. "Pero todo el barco no puede ser su patio de recreo", apostilla. Las personas educadas reconocen que no todos los viajeros quieren ver o escuchar a los niños todo el tiempo.

Las paredes del barco suelen ser muy finas, por lo que deberías procurar no discutir ni elevar el tono en tu camarote y los pasillos

Ten en cuenta las señales que muestran qué ciertas áreas son solo para adultos, familias o niños. "Si los pequeños respetan esos límites, no solo se divertirán más, sino que también los adultos podrán relajarse y aprovechar al máximo su tiempo en el mar", destaca. De hecho, existen algunos cruceros especiales para familias.

Acumular comida

El todo incluido es muy atractivo, pero también es fácil llevar las cosas al extremo. Aunque el buffet es tentador, recuerda no desperdiciar alimentos. "Cuando se trata del todo incluido de los viajes en crucero, muchos viajeros ven esto como una oportunidad para aprovechar al máximo lo que han pagado", apunta Dulles.

"Al acumular más comida de la que puedes consumir y pedir copa tras copa, solo porque puedes hacerlo, los viajeros pueden ser muy derrochadores y desconsiderados con la tripulación que dedica mucho tiempo y energía a preparar las comidas y bebidas disponibles", manifiesta. Lo que deberías hacer es comer lo que te apetezca, sin forzar tu estómago.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios