no podrás creértelo

El truco gracias al cual esta mujer de 56 años se mantiene tan joven

Heather Hill lleva toda su vida estudiando maneras de mantenerse sana gracias a la alimentación. Su investigación la ha servido para tener un físico envidiable

Foto: Fuente: Instagram @rawgrandma.
Fuente: Instagram @rawgrandma.

Envidiamos (de manera sana, claro) a aquellas personas que parecen conocer la fórmula para estar eternamente jóvenes. Nos gustaría llegar así a su edad. Pero, ¿cuál es la verdadera clave? La alimentación, las cremas, la baba de caracol, el ejercicio, dormir ocho horas, llevar una vida relajada... No nos ponemos de acuerdo. Quizá uno de los trucos es no temer envejecer.

Eso es, por lo menos, lo que cuenta la chef Heather Hill. Esta GILF ('grandmother I'd like to fuck') tiene 56 años, pero podría tener diez menos. Vive en Ontario, Canadá, y siempre ha tenido una pasión muy clara en la vida: todo aquello relacionado con la salud y el estado físico. Prueba de ello es que en los años 80 se entrenó para ser enfermera y ayudar a otros a mantenerse saludable. Pero cuando conoció a su marido, Ken, abandonó ese sueño y se centró en formar una familia y cuidar de sus tres hijas (que ya son adultas).

La eterna juventud

Cuando estas eran aún unas niñas decidió estudiar formas con las que mejorar la calidad de vida de las personas y la longevidad. Cuando tenía 30 años se hizo vegetariana y en 2016 llevó su dieta al límite: se decantó por una alimentación basada únicamente en alimentos crudos. Aquello era difícil de llevar a cabo, pues implica comer solamente alimentos crudos no procesados y que no se calientan, por lo que las enzimas y los nutrientes naturales no se destruyen y el cuerpo puede descomponer los alimentos más fácilmente.

Una de las ideas erróneas que las personas tienen sobre la dieta de alimentos crudos es que se trata únicamente de comer ensaladas

En una entrevista concedida a 'Daily Mail', aseguró que desde que se volvió crudivegana: "Tengo más energía, menos dolores y molestias y me siento mucho más feliz. Ya no me da miedo envejecer". Ese renovado vigor le permite practicar un sinfín de deportes, desde yoga a pilates, senderismo, natación o ciclismo. "Una de las ideas erróneas que las personas tienen sobre la dieta de alimentos crudos es que se trata únicamente de comer ensaladas. No es así en absoluto, yo disfruto de hamburguesas, pizzas, sándwiches y otros de platos deliciosos".

Cuando se le pregunta sobre su físico envidiable, se ríe y asegura que es gracias a las enzimas: "A mediados de los 90 leí un folleto titulado 'No cenes sin enzimas'. Al poco tiempo me volví vegetariana, y en 2008 di un paso más y me hice vegana cruda. Al principio tomaba leche, queso, kéfir o yogur pero desde que en 2016 cambié mi alimentación no he vuelto a mirar atrás" indica. "Cuando calentamos nuestros alimentos estamos matando enzimas y nutrientes preciosos que se usan para reparar nuestro cuerpo".

Asegura que una vez que pruebas esta dieta, jamás miras atrás. "Hay muchísimos alimentos de los que puedes disfrutar, y además de tener más energía y sentirme mucho más joven, mi peso se ha estabilizado y mi piel está mejor". Aunque también confiesa que al principio le costó un poco controlar los antojos, pero que a día de hoy cocina tantos platos crudos variados que puede con ello. "Mi comida favorita es probablemente la pizza cruda. También me encanta preparar postres, son verdaderamente deliciosos".

Para ella, el verdadero truco para llegar a la vejez es hacerlo sin molestias ni dolores, en otras palabras, no preocuparte por cumplir años. Y la alimentación, asegura, tiene mucho que ver en este proceso. "Son muchos los beneficios de llevar a cabo esta alimentación, yo le diría a todo el mundo que se decidiese a probarla por lo menos una vez en la vida. Probablemente no vuelvan al estado anterior. En mi caso, me siento mejor que nunca", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios