la importancia del optimismo

La investigación sobre el cáncer que podría cambiar muchas cosas

A menudo, ver la enfermedad como una catástrofe puede impedir que busques tratamiento o realices cambios verdaderamente útiles en tu estilo de vida

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Desgraciadamente, en la actualidad es complicado no conocer a alguien que padezca esta temible enfermedad que en realidad son muchas y muy diversas. El cáncer, sorprendentemente, no es la primera causa de defunción en el mundo (lo son las enfermedades cardiovasculares) pero aun así es una palabra temida por todos. Tampoco ayuda que constantemente nos bombardeen con sus posibles causas y las hipotéticas maneras de prevenirlo.

Más allá de la alimentación, los aerosoles, la contaminación, el tabaco o el teflón de las sartenes están, como hemos escuchado en muchas ocasiones, el ánimo y la actitud con los que enfrentas la enfermedad. "Gastamos millones de dólares cada año tratando de curar y prevenir el cáncer" explicó en un comunicado Alia Crum, directora del Mind & Body Lab de la Universidad de Stanford. "Pero se trata de algo más que una enfermedad física. A medida que nos esforzamos por atacar las células malignas con los últimos tratamientos de vanguardia deberíamos esforzarnos simultáneamente por proporcionar tratamientos igualmente precisos para las ramificaciones psicológicas y sociales de la enfermedad", informa 'Best Life'.

La actitud

Un nuevo artículo publicado en la revista 'Trends in Cancer' indica que animar a los pacientes a cambiar su mentalidad sobre el diagnóstico de la enfermedad podría ayudarlos. Cuando alguien recibe la noticia de que lo padece, generalmente sufre un shock que viene acompañado de síntomas de ansiedad, depresión e incluso pensamientos suicidas, lo que puede impedir que busque tratamiento o realice cambios verdaderamente útiles en su estilo de vida. Para combatir esto, Crum y su equipo proponen alentar a los pacientes a pensar en su cuerpo como un amigo en lugar de un enemigo y de esa manera tener una concepción de la enfermedad como algo manejable y que podrá curarse, en lugar de una cadena perpetua.

Pensar en la enfermedad como un "viaje" en lugar de una "batalla" incrementa la creencia de que existe algún control y no se perderá la pelea

Por supuesto, no están tratando de convencerte de que no le des importancia a la enfermedad, simplemente aseguran que tener la mentalidad de que el cáncer es algo "manejable" y que podrás con ello conducirá a formas más productivas de interactuar con la enfermedad que tener la idea de que es una catástrofe. Un artículo de 2018 publicado en la revista 'Metaphor and Symbol' descubrió que enmarcar las circunstancias de la enfermedad como un "viaje" en lugar de una batalla hacía que los pacientes tuvieran más probabilidades de creer que tenían control sobre la enfermedad, y menos probabilidades, por tanto, de pensar que podían perder la pelea y morir.

Quizá suene frívolo o difícil de creer, pero no es algo nuevo. "Una forma de afrontar [la enfermedad] es volviendo a conceptualizar nuestras experiencias" se lee en el artículo. "Por supuesto, hay muchos casos en los que un cambio de mentalidad no conducirá a un mejor resultado físico pero sí a una mejor calidad de vida". Del mismo modo, un estudio reciente sobre el tratamiento de las adicciones descubrió que las personas con problemas de abuso de sustancias a las que se les dio un mensaje positivo sintieron seguridad en su capacidad para vencer la adicción. También se las consideró más propensas a buscar tratamiento frente a las que se las hizo pensar que era una enfermedad.

Es fundamental comprender que el cáncer no es una batalla, que no hay vencedores ni vencidos y que obligar a alguien a que sea optimista solo es una manera de culpabilizarle. No se trata de eso, simplemente de entender que, según los últimos estudios, sí parece que las personas optimistas tienen menos miedo a someterse a controles necesarios y como última anécdota: una mujer joven que luchaba contra un linfoma explicó en una entrevista que creía que mantener una mentalidad optimista le había salvado la vida. "Nunca me permití tener miedo", indicó.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios