Es noticia
Menú
Por qué llevas toda la vida haciendo mal los cubitos de hielo: la ciencia te lo explica
  1. Alma, Corazón, Vida
SE TRATA DEL DENOMINADO 'EFECTO MPEMBA'

Por qué llevas toda la vida haciendo mal los cubitos de hielo: la ciencia te lo explica

Un joven tanzano de solo 13 años descubrió casi por casualidad que el agua caliente se convertía en sólida más rápido que la fría... pero nosotros seguimos haciéndolo mal

Foto: Por qué llevas toda la vida haciendo mal los cubitos de hielo: la ciencia te lo explica. (iStock)
Por qué llevas toda la vida haciendo mal los cubitos de hielo: la ciencia te lo explica. (iStock)

Has quedado con tus amigos para celebrar tu cumpleaños en casa. Después de hacer la compra y de llevar a cabo una buena limpieza a fondo de la casa, llega el momento de comenzar los preparativos antes de que la gente empiece a llegar y te das cuenta del terrible olvido que todos sufrimos: no tenemos hielo en casa. Por no hacer a un invitado parar a recogerlos, decides rellenar los moldes y meterlos en el congelador... pero lo que no sabes es que lo estás haciendo mal.

Posiblemente, algo en lo que buena parte de la población está de acuerdo es en la creencia de que la mejor manera para conseguir hielo de manera rápida es utilizar agua fría, cuanto más mejor. La lógica nos lleva a pensar que el agua fría tardará menos tiempo es convertirse en hielo, pues existen menos grados de diferencia que con el agua tibia o caliente para cambiar de estado líquido a sólido. Pero la ciencia tiene la respuesta: estamos completamente equivocados.

Foto: Foto: iStock.

Así, de hecho la mejor manera de hacer cubitos de hielo es rellenar los moldes con agua caliente. Se trata del denominado 'efecto Mpemba' -en honor al tanzano Erasto Bartholomeo Mpemba, quien descubrió este hecho-, por el que se confirma que cuando la diferencia de la temperatura que tiene el agua con la del frío del congelador supera los 30 grados, el líquido se convierte en sólido mucho más rápido que si el agua está fría.

Fue en 1963 cuando Mpemba, de entonces solo 13 años de edad, se dio de bruces con esta realidad casi sin querer. En su escuela de Magamba, una de las actividades consistía en hacer helados con leche: para ello, la hervían y después la enfriaban para, posteriormente, meterla congelar. Pero un día, en vista de que casi no quedaba espacio en la nevera, este joven metió su leche recién hervida en la nevera para evitar quedarse sin espacio.

Cuál fue su sorpresa cuando, al poco tiempo, descubrió que su helado estaba perfectamente formado, mientras los de sus compañeros aún estaban líquidos. No existía explicación física para ello. La respuesta vino por parte de Denis Osborne, un profesor del University College Dar es Salam: tras dar una charla en su colegio, Mpemba le contó lo que había descubierto, ante lo que el profesor le prometió que lo probaría en su laboratorio para comprobar si era así.

Poco después, Osborne confirmaba científicamente la realidad: el agua caliente se congela antes que la fría. El profesor se puso en contacto con Mpemba y ambos publicaron en 1969, de manera conjunta, los resultados de la investigación en el Journal of Physics Education. Desde entonces, este hecho no demasiado conocido a nivel popular es llamado 'efecto Mpemba', quedando demostrado que el líquido pasa a sólido más rápido si su temperatura es muy elevada.

Y no solo se queda ahí, sino que incluso si nos interesa la estética de los cubitos -por tratarse de un acto social donde queremos quedar lo más elegantes posible-, cuando los hacemos con agua caliente su composición es mucho más fina y transparente que si lo hacemos con agua fría. El tipo de evaporación, los gases que emite y la masa que forma provocan que tenga una estética mucho más delicada. O, dicho de otra manera, hemos estado haciendo los cubitos de hielo mal toda la vida.

Has quedado con tus amigos para celebrar tu cumpleaños en casa. Después de hacer la compra y de llevar a cabo una buena limpieza a fondo de la casa, llega el momento de comenzar los preparativos antes de que la gente empiece a llegar y te das cuenta del terrible olvido que todos sufrimos: no tenemos hielo en casa. Por no hacer a un invitado parar a recogerlos, decides rellenar los moldes y meterlos en el congelador... pero lo que no sabes es que lo estás haciendo mal.

Estudio científico Agua Calor