SALVA TU MATRIMONIO

Por qué las parejas deben irse a la cama a la vez todos los días

Llega la noche y tú eres todo un búho mientras que tu media naranja está muy cansada y se va a dormir. ¿Afecta esto a tu relación amorosa? Lee con atención

Foto: Fotografía 'Matrimonio...con hijos'. (TriStar Television/ Everett Collection)
Fotografía 'Matrimonio...con hijos'. (TriStar Television/ Everett Collection)

Cuando tienes una relación amorosa estable a veces la convivencia se vuelve un desastre. Compaginar los horarios laborales, el ocio, los niños, el gimnasio, la visitas familiares y todas las actividades rutinarias es difícil y puede hacer mella en cualquier pareja.

Llega la hora de dormir y mientras que uno está hiperactivo y con ganas de hacer cosas con su media naranja, el otro lo único que quiere es descansar. ¿Eres el que se queda solo viendo la tele o el que se va a la cama? Estés en una u otra posición, tenéis los horarios descompensados y ninguno de los, seguramente, dé su brazo a torcer.

Muchos matrimonios no se acuestan al mismo tiempo. Algunas personas son noctámbulas y prosperan por la noche y existen las que son alondras matutinas, más enérgicas a primera hora. Esas preferencias son las que más determinan los patrones de sueño compartido, también conocidos como modelos diádicos. La sincronización puede tener un impacto significativo en la relación, pero a diferencia de los supuestos comunes, estos efectos pueden ser tanto negativos como positivos y, a menudo, son una combinación de los dos.

A la vez, ¿sí o no?

Hay personas que prefieren irse a la cama a la vez por el mero hecho de que les encanta quedarse dormidas en un abrazo. Les resulta físicamente reconfortante. Además, tener el mismo tiempo de sueño representa que tu relación está en un buen lugar. Estar solo entre las sábanas provoca que el individuo se sienta ansioso porque asocia la ausencia de su pareja como un signo de conflicto o evitación, lo que conduce a la tensión. Si bien ese podría ser el caso a veces, probablemente también ocurra tras una discusión en la que uno decide no dormir con el otro sin mucha explicación. Sentirse inquieto cuando nuestra pareja se queda despierta hasta tarde, es signo de desconfianza. Estas tensiones pueden ser una señal de un problema psicológico más profundo.

Se pueden manejar las diferencias a la hora de acostarse, pero se necesita comunicación para resolver los problemas que surjan

Diferentes estudios vinculan este tipo de sentimientos de ansiedad al "apego" que cada persona tiene por el otro. La experiencia con nuestros padres impacta en las expectativas que tenemos con respecto a la capacidad de nuestra pareja de ser consistentemente cálidos, cariñosos y receptivos a lo que necesitamos. La falta de cariño puede hacernos sentir deseosos cuando el otro está presente y conducir a que le exijamos más tranquilidad de lo que las circunstancias podrían sugerir.

Dejando a un lado los problemas de afecto, para muchos matrimonios dormir separados es la norma y no refleja el estado de su relación. Además de las preferencias circadianas de cada uno, los hábitos de sueño a menudo son solo eso, rutinas que desarrollamos por una variedad de razones diferentes. En la mayoría de los casos, descansar cada uno cuando quiera es simplemente el resultado de tratar de controlar su tiempo, como cuando un miembro de una pareja ronca, tiene piernas inquietas o hace frecuentes viajes nocturnos al baño, o cuando una persona tiene insomnio y encuentra la facilidad para abrazar a Morfeo estando solo en la cama. Y dada la importancia para la salud y el funcionamiento cognitivo general, dormir bien es una prioridad sólida e importante.

Tiene ventajas

"Mi marido y yo dormimos separados desde hace años. Al principio me pareció una traición. Es cierto que tengo una máquina puesta por la apnea del sueño y tengo piernas inquietas, pero en mi cabeza no concebía no estar en la misma cama. Después lo entendí", asegura Soledad de 54 años a El Confidencial.

"El ruido y mis movimientos tampoco le dejaban descansar a él. Ahora lo pienso y me resulta egoísta haberme enfadado por aquello, pero dormir bien es primordial para todo. Hasta el humor se resiente", añade. Y es que descansar en colchones diferentes tiene beneficios: puedes valorar el tiempo que pasas solo mientras el otro sueña, si tienes niños puedes rotar las horas de dormir, el mero hecho de un sueño reparador...

Para muchos matrimonios, dormir separados es la norma y no refleja el estado de su relación. Los hábitos de sueño son a menudo son solo eso

Lo que debes valorar es cómo afecta a tu relación y discutir formas para abordar cualquier problema que pueda surgir si se da este acontecimiento. Quizá tengas que mantener una conversación y preguntaros si ese es el único momento del día en el que podéis compartir vuestras cosas, si es cuando tenéis relaciones sexuales, cuando necesitas intimidad o simplemente es la forma de pasar tiempo juntos.

Se pueden manejar las diferencias a la hora de acostarse, pero se necesita comunicación para establecer unas expectativas mutuas y resolver problemas que surjan cuando podáis relajaros juntos antes de dormir. Establece un tiempo para hablar y trabajar a la vez para ponerse en la misma onda.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios