NO TIENES LA CULPA

El verdadero motivo por el que engordas cuando envejeces

¿Por qué tu figura se va deformando a pesar de que tu alimentación es buena y practicas deporte? Científicos suecos y franceses tienen la respuesta

Foto: Russell Crowe con 55 años. (EFE)
Russell Crowe con 55 años. (EFE)

No sabes por qué, pero desde hace unos años no paras de engordar. Cada vez que soplas las velas, un par de kilos se unen a tus michelines. Has escuchado alguna vez algo así como que el metabolismo se ralentiza, pero los científicos hallan cada vez una razón nueva por la que este proceso tan molesto se adueña de tus carnes. ¿Ya no sabes qué pensar?

Una barriga cervecera a menudo es la primera señal de que has llegado a la mediana edad. Si tu alimentación no ha cambiado y sigues haciendo ejercicio cada día como antes, pero la báscula te está dando un disgusto cada vez que subes podría tener que ver con tu edad. Investigadores suecos y franceses afirman haber descubierto finalmente por qué aumentas de peso cuando envejeces.

Estos expertos rastrearon a 54 adultos durante trece años y analizaron sus reservas de grasa. Descubrieron que a medida que los voluntarios cumplían años, la velocidad a la que eliminaban y almacenaban lípidos de sus células disminuía. Esperan además que sus hallazgos puedan conducir a la creación de nuevos medicamentos o tratamientos para controlar este proceso tan molesto que se produce a partir de los 40 años.

Menos activos

Uno de los principales motivos por los que coges peso es bastante simple: te vuelves más sedentario. Puede que suene lógico, significa que todavía estás a tiempo de revertir la acumulación de grasa. Estudios anteriores han encontrado una serie de razones por las que engordas a medida que pasa el tiempo: desde cambios hormonales hasta pérdida muscular.

Todos los participantes mostraron disminuciones en el recambio de lípidos del tejido graso, independientemente de si engordaron o no

Pero los nuevos descubrimientos, dirigidos por los académicos del Instituto Karolinska y la Universidad de Uppsala en Suecia y la Universidad de Lyon en Francia y publicados en la revista 'Nature', muestran los procesos internos que impulsan la propagación de lípidos por primera vez. Peter Arner, uno de los autores, asegura a 'The Daily Mail' que el "recambio de grasa", como lo llaman, "indica por primera vez que su desarrollo en nuestro tejido graso regula los cambios en nuestro peso corporal a medida que envejecemos de forma independiente a otros factores".

"Esto abre nuevas puertas para tratar la obesidad", asegura. "Es la epidemia del siglo XXI y sus enfermedades derivadas se han convertido en un problema global", afirma Kisrty Spalding, otra de las directoras del estudio. ¿Qué quieren decir? La conclusión asegura que el metabolismo de los lípidos en el tejido graso se deteriora, lo que facilita la ganancia de peso aunque no comamos más ni hagamos menos deporte.

Vida saludable

"Entender la dinámica de la grasa y cómo regula su tamaño en los humanos nunca ha sido más relevante que ahora", asegura la experta. Durante la investigación, todos los participantes mostraron disminuciones en el recambio de lípidos del tejido graso, independientemente de si engordaron o no. Aquellos que no compensaron eso al ingerir menos calorías cogieron una quinta parte de sus kilos.

Los resultados indican que los procesos en nuestro tejido graso regulan los cambios en el peso corporal de forma independiente a otros factores

En el transcurso del estudio, 15 participantes aumentaron de peso, 19 se mantuvieron aproximadamente igual y 20 perdieron más del 7% de su peso corporal. Pero incluso aquellos que adelgazaron y permanecieron igual experimentaron también una ralentización en su capacidad para quemar la grasa.

Cómo vencerlo

Los expertos dicen que es importante que las personas de mediana edad realicen un entrenamiento de resistencia en lugar de uno puramente cardiovascular. Si bien los aeróbicos son beneficiosos para la salud del corazón, el desarrollo muscular es también importante para protegerse de las inflamaciones y la diabetes. Haz movimientos que involucren varios músculos y utiliza pesas o tu propio peso corporal. Puedes probar a hacer tablas, sentadillas y flexiones de bíceps.

Además, debes comer más proteína. Los batidos se venden sin problema y ayudan a fortalecer tus músculos, pero el nutriente es esencial para que las personas de tu edad desarrollen músculo y mantengan el metabolismo estable. Es esencial porque llena tu cuerpo con los aminoácidos para reparar y reponer el daño, y también lo necesitas si quieres construir y fortalecer tu musculatura.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios