Deberías conocerlos

Aprende a usarlo correctamente: los 9 peligros del ibuprofeno

Tomar este antiinflamatorio no esteroideo podría ocasionar problemas para la salud si no somos conscientes de cómo emplearlo correctamente

Foto: El consumo de ibuprofeno puede ser el detonante de sufrir una parada cardíaca. (iStock)
El consumo de ibuprofeno puede ser el detonante de sufrir una parada cardíaca. (iStock)

No es de extrañar que el ibuprofeno sea uno de los 10 medicamentos más vendidos de nuestro país. Esta pastilla sirve para tratar patologías varias, los atletas lo llaman 'vitamina I' y muchos piensas que cura cualquier dolor. El problema de este fármaco de la familia de los antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, naproxeno, celecoxib,...) es que la mayor parte de la población piensa que solo puede aportar beneficios, pero la realidad es que si se toma en determinados momentos podría dañar nuestra salud.

'Reader's Digest' ha recopilado varias situaciones en las que tomarse uno podría no servir para absolutamente nada, además de poder ser peligroso para nuestro cuerpo.

Problemas gástricos

Es de sobra conocido que este medicamento puede irritar el estómago y los intestinos. Pero lo que algunos desconocen es que también pueden reducir el flujo sanguíneo en las heridas y disminuye la capacidad de regenerar tejido. Si sumamos problemas digestivos y alguna enfermedad inflamatoria intestinal seguramente debas evitarlo.

Consumir este medicamento puede irritar el estómago, los intestinos, reducir el flujo sanguíneo en las heridas y disminuir la regeneración del tejido

Problemas del corazón

Aunque es cierto que una dosis baja de aspirina puede ayudar a prevenir un ataque cardíaco, otros analgésicos de la familia del ibuprofeno se asocian a un aumento de la probabilidad de infarto.

Un hombre sufriendo un infarto (Foto: iStock)
Un hombre sufriendo un infarto (Foto: iStock)

Un estudio publicado en el 'British Medical Journal' demuestra que el riesgo de ataque cardíaco aumenta entre un 20% y un 50% entre las personas que consumen casi a diario medicamentos de esta familia.

Si vas a hacer ejercicio

Tomar un ibuprofeno antes de hacer ejercicio intenso puede ocasionar problemas serios, ya que 'silencia' el dolor que sentimos en nuestro cuerpo y puede provocar que lo forcemos más, con la consiguiente lesión. Además, si está entrenando extremadamente fuerte tomar ibuprofeno puede aumentar el daño renal provocado por el entrenamiento.

Un estudio del 'Emergency Medicine Journal' observó que los participantes en maratones que tomaron ibuprofeno durante la carrera tenían un 18% más de posibilidades de padecer una lesión renal aguda que los que tomaron un placebo.

Infección urinaria

Un estudio publicado en 'PLOS Medicine' muestra que las mujeres que tomaron solo ibuprofeno para tratar una infección urinaria tardaron un promedio de tres días más en curarse que las que tomaron antibióticos. Además, si únicamente tomaban este antiinflamatorio estaban expuestas a un riesgo mayor de padecer complicaciones.

Mezclar con alcohol

Toda la vida nos han dicho que no se deben mezclar medicamentos con bebidas alcohólicas. En el caso concreto del buprofeno, más alla de que combinarlos pueda modificar los efectos, también puede afectar al estómago.

Varias personas tomándose una copa (Foto:iStock)
Varias personas tomándose una copa (Foto:iStock)

Si el alcohol irrita el vientre y los antiinflamatorios no esteroideos también, juntarlos puede ser una bomba para nuestro cuerpo. "Se debe evitar mezclarlos porque aumenta el riesgo de úlceras estomacales", explica Catherine Sherwin, miembro de la Asociación Americana de Científicos Farmacéuticos.

Si tienes asma

El ibuprofeno reduce la inflamación al inhibir una enzima que reduce la producción de sustancias llamadas prostaglandinas. El problema es que este medicamento antiinflamatorio es que interfiere con las prostaglandinas y podría aumentar el asma.

Se debe evitar este medicamento si vas a hacer ejercicio, beber alcohol, estás embarazada, padeces del corazón u otras patologías específicas

"Los asmáticos que tienen una sensibilidad demostrada podrían tener un broncoespasmo potencialmente mortal", señala David Craig, farmacéutico del Centro de Cáncer Moffitt.

Mezclar con anticoagulantes

Si estás tomando anticoagulantes como la warfarina o antiplaquetarios como Plavix (se suele recetar para personas con alto riesgo de accidente cerebrovascular o una embolia pulmonar) se debe evitar mezclar con medicamentos de la familia del ibuprofeno. "La combinación de estos podría aumentar significativamente el riesgo de complicaciones hemorrágicas", explica Craig.

En el embarazo

Si estás embarazada, o crees que puede estarlo, debes evitarlo: está más que demostrado que su consumo puede dañar al feto. Si se toma una de estas pastillas en las primeras semanas de la gestación aumenta considerablemente el riesgo de aborto espontáneo y en el tercer trimestre puede causar malformaciones cardíacas al feto.

Una mujer embarazada tomando pastillas (Foto: iStock)
Una mujer embarazada tomando pastillas (Foto: iStock)

Un estudio de la Universidad de Oxford establece una relación entre mujeres que tomaron ibuprofeno durante su primer trimestre y una posterior reducción en el desarrollo de óvulos en los ovarios fetales, lo que podría comprometer la fertilidad futura de una hija.

El ibuprofeno tampoco es una buena idea durante todo el proceso previo y del propio parto, ya que podría provocar un sangrado prolongado.

Si tienes artritis

Un estudio del 'European Heart Journal' desvela efectos negativos en la presión sanguínea al consumir medicamentos como el ibuprofeno en pacientes con osteoartritis y artritis reumatoide. Todos los medicamentos de esta familia se asociaron con un mayor riesgo de hipertensión y el ibuprofeno fue el que tuvo peor impacto en los pacientes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios