JUGÓ LOS MISMOS NÚMEROS DURANTE 20 AÑOS

Infinita paciencia: le tocan 40 millones en la lotería y no los cobra hasta 10 meses después

Bon Truong, un inmigrante vietnamita que vive en Canadá, ha tenido que pensar durante 10 meses cómo iba a afectarle ganar 40 millones de euros. Parece que ya lo tiene claro

Foto: Bon Truong, con su premio. Foto: Twitter
Bon Truong, con su premio. Foto: Twitter
Autor
Tiempo de lectura3 min

¿Qué haríamos todos o casi todos si descubriéramos que nos acaba de tocar la lotería en el sorteo de ayer? De seguro que lo primero que haríamos sería reclamar el premio, no sea que se caduque o simplemente para tener el dinero nosotros mismos: nunca se sabe.

Una opinión diferente ha tenido Bon Truong, un paisajista de Edmonton (Canadá), que el año pasado, más exactamente el 26 de octubre de 2018, ganó la nada despreciable cantidad de 60 millones de dólares (unos 40 millones de euros). Pues no ha sido hasta ahora, 10 meses después, cuando ha decidido reclamar sus ganancias.

El dicho “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” no parece casar mucho con el carácter de Truong. Señala, en unas declaraciones a The Stettler Independient, que cuando comprobó el billete en el establecimiento y descubrió que había ganado los citados 40 millones de euros, quedó en shock y se volvió a casa: necesitaba pensar.

La misma combinación

Y lo hizo a conciencia, como los hechos demuestran. “Me sentía abrumado por la magnitud del premio”, confiesa. "Me di cuenta de que iban a a cambiar muchas cosas y quería asegurarme de que todos (él y su familia) estuviéramos listos y preparados para esos cambios".

"Mi familia vino en un barco desde Vietnam después de la guerra. Vinieron sin nada”

Truong, un inmigrante vietnamita que vive en Canadá desde 1983, lleva jugando a la lotería durante los últimos 30 años, 20 de ellos con los mismos números (2, 3, 4, 8, 9, 20 y 30), que resultan de una combinación de fechas importantes y cumpleaños familiares.

Este padre soltero confiesa que no abandonará su trabajo actual (“Todavía soy joven y fuerte”) y que usara el dinero para pagar sus deudas, comprarse una nueva casa para su familia e irse con ellos de vacaciones. Destinará, además, una parte importante para ahorrarlo para el futuro… que nunca se sabe.

Truong afirma que no piensa contarles a sus tres hijos todos los detalles del premio porque quiere que sigan trabajando duro y esforzándose en la vida. "Tal vez después de 10 años o 20 años sea el momento de contárselo", asevera.

Una familia trabajadora

La sobrina de Truong, Mina, se muestra muy alegre por el premio de su tío y nos aclara algunos aspectos del carácter de Truong y su familia. “"Mi familia vino en un barco desde Vietnam después de la guerra. Vinieron sin nada”.

No piensa contarle los detalles del premio a sus hijos para que sigan trabajando duro

Tanto el padre de Mina como el protagonista de nuestra historia trabajaron muy duro como paisajistas. "Eso es todo lo que hicieron: trabajar y ahorrar dinero para comprar una casa y vivir sus vidas aquí. El objetivo es que sus hijos tuvieran una vida mejor de la que han tenido ellos”.

Un viejo amigo de la familia, Don Bishop, también está encantado con la suerte de Truong: “Conozco a la familia Truong desde los años 70 y los he admirado desde siempre, son la gente más trabajadora que jamás he conocido. Gente encantadora”.

De seguro que con los 40 millones de euros pondrán más fácil la vida de Truong y su familia, pero viendo el carácter del afortunado inmigrante vietnamita, nos da la sensación de que su familia valorará hasta el último dólar que se gaste.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios