iniciar la ruta hacia tu nuevo peso

Consejos para adelgazar cinco kilos de forma realista y duradera

Con estos simples trucos podrás dar un mejor enfoque a tu plan de adelgazamiento y conseguir una base para continuar con tu nueva rutina

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Autor
Tiempo de lectura3 min

Muchas de las dietas que se publicitan prometen resultados sorprendentes en períodos pequeños de tiempo. A todos nos gustaría adelgazar muchos kilos en poco tiempo y sin apenas esfuerzos, pero esto es algo poco realista y que, además, suele venir acompañado de efectos rebote y de prácticas poco saludables.

Lo que te proponemos hoy es una alternativa mucho más realista. Se trata de un plan que te ayudará a perder en torno a cinco kilos en un período de mes y medio aproximadamente, lo que nos da una pérdida de entre medio y un kilo por semana, una meta más realista que las que ofrecen las dietas milagrosas y, sobre todo, más fácil de mantener en el tiempo.

Aquí van algunas pistas de cómo poder lograrlo, evitando que, como decimos, nos suponga un sacrificio extremo, sin pasar hambre y de una manera saludable y segura para nuestro organismo.

Cinco trucos

Ponte duro. Los primeros días de tu plan de adelgazamiento son vitales. Se tarda un par de días en que la grasa corporal almacenada se empieza a quemar como energía. Esto significa que cualquier peso perdido en los primeros días de comer una dieta baja en calorías se recuperará rápidamente si no se sigue este régimen durante al menos 3 ó 5 día más.

La pérdida de bastante peso al principio será algo increíblemente motivante y, de seguro, que te ayudará a mantenerte en el camino correcto para lograr tus objetivos de pérdida de peso a largo plazo.

Olvida las noches. Un desayuno completo y rico en proteínas por la mañana y una comida que nos sacie a la hora del almuerzo harán que no necesites de mucho más a la hora de cenar. Para las cenas, apuesta por sopas, pescado o pollo a la plancha y ensalada: no pasarás hambre y la ingesta de calorías será muy reducida.

Caprichos. La pérdida de peso no requiere de una dieta perfectamente controlada, sino de consistencia. Esto significa que si cumples con tu régimen de control de calorías en un 95 por ciento de las veces, hay espacio cada semana para darte un capricho.

Deja que tu cuerpo descanse

No pasa nada porque una vez a la semana comas fuera o te tomes unas copas de vino (mejor pecar mucho una vez que pecar poco todos los días). Con estos necesarios descansos, tus objetivos de pérdida de peso no se te harán tan difíciles.

No hay que obsesionarse con contar calorías, incluso puede ser contraproducente en nuestro plan

Ejercicio. Es vital para adelgazar de manera saludable. Un simple paseo de 30-40 minutos antes del desayuno o después de la cena puede hacer maravillas y a partir de ahí, lo que quieras: correr, montar en bici, nadar y realizar entrenamiento dos o tres veces por semana en el gimnasio. Todo lo que muevas tu cuerpo, suma para tu salud y resta para tus kilos.

Las calorías correctas. Obsesionarse con la cantidad de calorías que ingerimos puede ser perjudicial para nuestro plan de adelgazamiento. Pensamos que tomar 1.200 calorías al día puede ser ideal cuando nuestro objetivo es la pérdida de peso, pero la realidad es que si estás haciendo ejercicio, esta ingesta es probable que sea demasiado baja, dejándonos con hambre y haciendo que sea difícil cumplir con la dieta.

Subir esa cantidad a, digamos, 1.400-1.500 calorías cada día puede ser algo más sensato, pues nos resultará más fácil cumplir con nuestro plan de alimentación y contar con la energía suficiente como para hacer ejercicio.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios