LA SALUD ES LO PRIMERO

Abandona las dietas drásticas y consigue adelgazar 47 kilos con poco ejercicio

Tras años engordando se dio cuenta de que debía perder peso irremediablemente y no fue un camino de rosas. Esta mujer te cuenta su experiencia

Foto: Foto: Instagram.
Foto: Instagram.

Una vez que Kristina Schneider terminó de jugar al baloncesto en el instituto y comenzó la universidad, la lucha contra su peso se volvió constante e interminable. Durante toda esa etapa engordó 45 kilos y tras graduarse, cuando tenía unos 20 años, trató de lidiar contra esta situación y empezó a intentar bajar de peso.

"Se hizo evidente que los típicos intentos de hacer dieta resultaron ser fatales porque elegí regímenes yo-yo y pronto volvía a coger peso, lo que estaba haciendo más daño a mi organismo", asegura la joven a 'Pop Sugar'.

Después de asistir a una reunión, Kristina tomó la decisión de adelgazar para siempre y tras hablar con una compañera se apuntó a Weight Watchers (WW), un programa de adelgazamiento del que aseguran buenos resultados. Hasta la fecha ha podido perder 47 kilos y no recuperarlos. "Como muchos otros me odié por mi peso durante años. Realmente se convirtió en un problema para hacer vida normal", continúa.

Vida nueva

Había intentado probar "dietas drásticas" e "hizo todo lo posible durante un tiempo", pero finalmente recurrí a "viejos malos hábitos y los kilos volvieron a aumentar", explica. "Me sentí horrible y estaba completamente avergonzada. Fue entonces cuando supe que tenía que hacer algo y que esto tenía que ser permanente", añade. Para adelgazar los 47 kilos ha tardado 10 años y afirma que "hacer las cosas despacio es lo mejor para que salga bien".

Nada está fuera de los límites, pero hay que encontrar un equilibrio saludable de los alimentos que debemos consumir

"Mi viaje nunca fue lineal. Ha sido una montaña rusa. En 2008 perdí una cantidad significativa y después lo recuperé todo", comenta. Eliminar grupos enteros de alimentos no funcionó en absoluto. "Siempre me encontraba extrañándolos y luego volvía a comerlos con ansia, lo que me llevó a entrar en una espiral en la otra dirección. Tras empezar con WW todo mejoró porque no me pareció una dieta. A diferencia de muchos de los otros programas que había probado, este me enseñó cómo encontrar ese equilibrio saludable", asevera.

Kristina comenzó a caminar lentamente, pero no fue suficiente. Después de que sus amigos la desafiaran a realizar otras actividades como correr un maratón de 5 km y medio, empezó a implementar nuevos estilos de entrenamiento en su rutina de ejercicios. Ahora, hace una variedad como kickboxing, pesas y yoga. "Me gusta mezclar las cosas y estoy en mejor forma que en la escuela secundaria. He vuelto también a jugar al baloncesto y siento que estoy reviviendo", afirma.

Menú diario

Nada está fuera de los límites, pero hay que encontrar un equilibrio saludable de lo que debemos consumir. No cuenta las calorías, pero sí usa una app para conocer la composición de lo que va a ingerir. Para desayunar toma una tostada de pan de masa madre con aguacate y dos huevos. A la hora del almuerzo elige una ensalada de hojas con pepinos, aceitunas, cebolla roja, queso feta, alcachofas y camarones o pollo.

Cuando le toca merendar toma fresas, plátano y galletas de romero y albahaca y para cenar un guiso de pollo con frijoles, maíz y coles de bruselas asadas. ¿Quieres postre? Helado de menta con chispas de chocolate.

"Lo que más he conseguido es confianza en mí misma. Ahora tengo una personalidad brillante y burbujeante. Solo quiero salir y divertirme con la gente. Hacerme fotos y selfies sin tomarme nada a pecho. He podido mantener mi pérdida de peso gracias a la constante responsabilidad que tengo sobre mi salud. Hay que esforzarse mucho en este viaje que es solo de ida", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios